viernes, 26 de septiembre de 2008

Presunto romance condimenta el caso de Antonini


PORTADA DE la revista argentina Noticias en la que aparece una foto de la hermosa Victoria Bereziuk, con quien Antonini tendría un romance.



La saga del hombre de la valija, Guido Antonini, que hasta ahora había sido una historia de intriga política, espionaje y escándalos de corrupción, fue sazonada el miércoles con un presunto romance extramatrimonial que podría explicar un episodio central del caso: el intempestivo viaje de Antonini de Venezuela a Argentina en un vuelo ejecutivo que culminó con un gran escándalo internacional.

En su esfuerzo por desacreditar el testimonio de Antonini, el abogado Ed Shohat, quien representa a un empresario venezolano acusado de ser agente de Venezuela, afirmó que Antonini habría hecho el vuelo gracias a su relación sentimental con Victoria Bereziuk.

Bereziuk era secretaria de Claudio Uberti, un ex funcionario argentino que para esa época, agosto del año pasado, estaba dedicado a recaudar fondos para la campaña de la presidenta argentina Cristina Fernández.

Antonini, Bereziuk y Uberti, integraban una comitiva de ocho funcionarios de Venezuela y Argentina que llegaron al aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires en la madrugada del 4 de agosto del año pasado. Según Antonini, el avión llevaba $800,000, que le fueron confiscados en el aeropuerto y otros $4.2 millones en efectivo, que habrían pasado la aduana argentina.

El paradero de los $4.2 millones se desconoce pero se sospecha que Uberti participó en la operación de introducción de una valija con esa cantidad, según declaraciones y documentos revelados durante el juicio en la corte federal de Miami contra el empresario Franklin Durán, ex socio y amigo de Antonini.

"Usted tuvo relaciones sexuales con ella y eso es lo único que explica ese viaje'', afirmó Shohat dirigiéndose a Antonini, en una intervención que fue de inmediato interrumpida por una fuerte objeción del fiscal Tom Mulvihill que fue aceptada por la jueza Joan Lenard.

A su turno Antonini negó el señalamiento categóricamente.

Al final del día Mulvihill exigió un pronunciamiento de Shohat en una próxima audiencia aclarando que no tiene ninguna prueba de esa relación. El fiscal anotó que se debe considerar que Antonini es un hombre casado y con dos hijas.

Shohat respondió que está dispuesto a sustentar su interrogatorio sobre el tema con correos electrónicos y una larga entrevista que sostuvo con Daniel Uzcátegui, otro de los pasajeros del avión y protegido de Antonini.

Con la referencia al supuesto romance, Shohat pretendía poner en contradicción una versión de Antonini del día anterior de que el motivo de su viaje a Argentina obedecía a su interés en participar en una licitación de tubos para un gasoducto en ese país, patrocionado por la estatal petrolera PDVSA.

En su versión inicial Antonini, quien reside con su familia en Key Biscayne, afirmó que decidió el viaje a Argentina de un día para otro cuando se encontraba en Caracas para asistir a una asado al que lo había invitado un amigo.

La juez Lenard, visiblemente disgustada, prohibió a Shohat nuevas referencias a este tipo de relaciones personales argumentando que no tienen relevancia para el juicio.

Minutos antes Antonini había explicado al jurado que su desafortunado incidente de la valija con los $800,000 se produjo cuando, por cortesía, ayudaba a llevar a un automóvil el equipaje del vuelo de la comitiva.

Antonini afirmó que vio que Bereziuk se acercaba a recoger la valija pero él se adelantó y en ese momento un guardia del aeropuerto lo inquirió por el contenido.

"Deben ser libros porque está muy pesada'', respondió.

La maleta estaba llena de billetes de $50 "muy bien cuadrados'', dijo Antonini, quien negó que fuera suya.

Antonini había dicho el martes que horas después del fiasco del maletín se enteró de que en el mismo vuelo iba otro equipaje con $4.2 millones, pero Mulvihill se abstuvo de preguntar sobre el destino de ambas valijas.

El miércoles, la audiencia de interrogatorio de la defensa no cubrió la versión de Antonini sobre esta segunda valija. Se espera que Shohat interrogue sobre el tema hoy al testigo.

Tras la confiscación del dinero, Antonini viajó a Estados Unidos y empezó a colaborar con el FBI a partir del 16 de agosto.

En una carta enviada al presidente Chávez y preparada por el FBI, Antonini aseguró que, "al llegar a Buenos Aires (...) la maleta más grande pasó los controles de Aduana y Uberti se quedó con ella''.

En la mañana, Antonini ayudó al fiscal del caso a analizar el contenido de una conversación que sostuvo el 6 de noviembre del 2007 con un funcionario a quien identifico como el director de los servicios de inteligencia de Venezuela (DISIP), general Henry Rangel Silva.

En la conversación se escucha a Rangel informar a Antonini que el gobierno de Venezuela aceptó todas las condiciones que exigía a cambio de su silencio en torno al origen y el destino de la valija, entre ellos un pago de $2 millones, documentos forjados para justificar el origen de los $800,000 y la solución de los problemas legales en Argentina.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/167/story/290692.html




Antonini declara que lo presionaron en Argentina



Guido Alejandro Antonini Wilson sale de una corte federal en Miami, el martes 23 de septiembre del 2009. Antonini Wilson desató un escándalo internacional cuando fue detenido al intentar meter un maletín con dinero a Argentina en un vuelo fletado por el gobierno.



Un empresario venezolano-estadounidense al que le confiscaron un maletín con 800.000 dólares presuntamente destinados a una campaña política en Argentina, dijo el jueves que admitió que el dinero era suyo porque una funcionaria de aduanas lo presionó.

Asimismo, Guido Alejandro Antonini Wilson manifestó en un tribunal federal de Miami que después que los agentes de aduana descubrieron el dinero del maletín que llevaba, le pidió reiteradas veces a las autoridades argentinas en el aeropuerto que llamaran a Claudio Uberti para que aclarara lo que había sucedido.

Uberti, que viajaba con Antonini y otras siete personas en el avión privado rentado por el gobierno argentino, al parecer no respondió los llamados. En ese momento era el titular del órgano de control de concesiones viales de Argentina. Tras el escándalo salió de su cargo.

Una funcionaria "dijo que si no firmaba el acta (de declaración de aduanas admitiendo que el dinero era mío) iba a estar en problemas", manifestó Antonini Wilson en su tercer día de declaraciones como testigo de la fiscalía en el juicio de Franklin Durán, acusado de haber actuado como agente del gobierno de Venezuela en Estados Unidos. Esa misma funcionaria del aeropuerto, a la que no identificó, también dijo que "lo arreglaría" todo, dijo Antonini Wilson, de 46 años.

Durán, un acaudalado empresario venezolano de 41 años, está acusado además junto a otras cuatro personas de haberse asociado ilícitamente en Estados Unidos para presionar a Antonini Wilson a que no declarara el origen ni el destino del dinero del maletín. Es el único que se ha declarado inocente y por ello es enjuiciado. Si el jurado lo considera culpable, podría ser condenado a un máximo de 15 años de prisión.

Otros tres acusados -dos empresarios venezolanos y un uruguayo- se declararon culpables y colaboran con el gobierno, a la espera de que les reduzcan sus condenas. El quinto, de origen venezolano, está prófugo.

Los fiscales sostienen que el dinero era del gobierno venezolano del presidente Hugo Chávez y estaba destinado a la campaña de la por entonces candidata oficialista a la presidencia, Cristina Fernández, la actual mandataria argentina. Las dos naciones sudamericanas han rechazado esas acusaciones, alegando que el juicio tiene motivaciones políticas.

Antonini Wilson, que el martes reveló la existencia de un segundo maletín con 4,2 millones de dólares que logró evadir la aduana, salió legalmente de Argentina pocos días después de la confiscación del maletín el 4 de agosto del 2007. A los pocos días de llegar a Miami, donde reside, resolvió colaborar con el FBI para evitar ser procesado y detenido. Actualmente tiene ordenes de extradición de Argentina y Venezuela.

En su prolongada declaración, reiteró que él no sabía que había dinero en el avión y expresó que el maletín incautado no era suyo. Dijo además, que al llegar a Miami se dio cuenta de que había en su maletín 3.000 dólares que supuestamente había colocado en el momento de la confiscación del dinero Daniel Uzcátegui, hijo del por entonces vicepresidente de la petrolera estatal venezolana PDVSA Diego Uzcátegui.

Declaró, asimismo que Daniel Uzcátegui habría sacado también dinero del maletín para uno de los agentes de aduanas que inspeccionaba en maletín, y otro tanto para colocar en su saco.

"Daniel estaba colocando dinero en mi maletín mientras el agente de aduanas estaba allí", manifestó el empresario. Y luego agregó que "Daniel le dio" dinero al funcionario, al ser interrogado por el abogado defensor de Durán, Ed Shohat.

Antonini Wilson se mostró vacilante y nervioso por momentos, y a lo largo de su testimonio ha ofrecido diferentes versiones sobre cómo fue que él tenía el maletín confiscado: primero dijo que lo agarró porque era la única maleta que quedaba después que los maleteros habían trasladado el resto a los automóviles, y luego señaló que lo tomó como un gesto de caballero porque una de las mujeres que viajaba en el avión lo estaba cargando.

Sobre los llamados que pidió a las autoridades aeroportuarias de Buenos Aires que hicieran a Uberti, explicó: "Le dije muchas veces que llamaran a Claudio Uberti" para aclarar la situación.

Shohat, le preguntó si las autoridades llamaron a Uberti, y Antonini Wilson le respondió que "sí". Aclaró, sin embargo, que no sabía si habían podido hablar con él.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/167/story/290800.html


Regiones opositoras de Bolivia buscan protección internacional



Un policía antimotines escolta una manifestación de seguidores de Evo Morales en la región de Santa Cruz el miércoles 24 de septiembre.



Los prefectos y líderes civiles de las regiones rebeldes de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando realizan gestiones para "un protectorado ante la eventualidad que el gobierno quiera arremeter contra las regiones autonomistas'', dijeron este jueves fuentes civiles de esas regiones.

"Hemos solicitado un protectorado ante la eventualidad de que el gobierno quiera arremeter contra las regiones autonomistas, como ya lo ha hecho con Pando dictando un estado de sitio, además de confinar y detener a su prefecto'', sostuvo el presidente del comité civil de Beni, Alberto Melgar.

"Las gestiones que se están haciendo de parte de la dirigencia cívica, como también de los prefectos de los cuatro departamentos, es de una protección internacional'', corrobó Patricia Galarza, vicepresidente del comité cívico de Tarija, a la radio Fides.

El prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, está confinado por el gobierno en La Paz. Además, la justicia lo recluyó en una cárcel de esa ciudad en el ámbito de medidas cautelares bajo la acusación de haber ordenado una masacre de campesinos por parte de sicarios bolivianos, peruanos y brasileños.

Dieciséis campesinos fueron abatidos a tiros el 11 de septiembre en una emboscada en una población en las afueras de Cobija, capital de Pando, en el marco de la violencia que vivió Bolivia las pasadas semanas.

De acuerdo a esas mismas fuentes es el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, el encargado de realizar gestiones ante países, cuyos nombres se rehusaron a revelar.

Las gestiones se realizan en momentos en que los acuerdos políticos que se negocian entre el gobierno y la oposición sufrieron este jueves una nueva postergación.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/noticias/america_latina/story/291397.html