lunes, 8 de septiembre de 2008

¡Madres de Venezuela!

¡Es claro que votamos en contra de un país socialista para nuestros hijos!

En estos días ha circulado una convocatoria a las mujeres venezolanas para que nos organicemos para rechazar las 26 leyes que NOS CLAVARON (sicum dixit el propio Presidente de la República). ¿Por qué el llamado a las mujeres?...

Todas las mujeres somos madres, o madres en potencia. Y eso es un vínculo que nos hace solidarias, que nos une, que nos hermana, que nos iguala.Y es que como se ama a un hijo no se ama a nadie. Quienes tenemos hijos, quienes aún no los tienen e incluso quienes no los tuvieron, saben a qué me refiero. Por eso el llamado es a todas las mujeres, a su fuerza, su capacidad de lucha y su entereza, para defender la Constitución Nacional por el bien de los hijos de todas.

Venezuela era un país democrático. Una democracia que además ayudó a construir democracias en países donde había dictaduras, dictaduras con las características del cambio constitucional que hoy nos ha CLAVADO Hugo Chávez. Hemos cambiado una democracia perfectible por un socialismo sólo empeorable.

Un socialismo donde el irrespeto y el maltrato moral son la constante, pues quienes nos gobiernan parecieran tener la necesidad de obtener la sumisión total de la población, como lo ha logrado el régimen tiránico de Cuba. Un socialismo donde la seguridad jurídica no existe, pues somos sospechosos de todo. Un socialismo donde los medios de comunicación privados pueden ser "cerrados por golpistas". Un socialismo donde no habrá propietarios sino "adjudicatarios". Un socialismo donde la Fuerza Armada se diluirá progresivamente para dar paso a milicianos que sustituirán a los ciudadanos, con todas sus terribles implicaciones.

Madres de Venezuela, ¿es éste el país que queremos para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos? ¿Queremos un país en el que el poder omnímodo decida cómo contarnos nuestro pasado, qué hacemos en el presente y hasta cuál será nuestro futuro? ¿Queremos un país de esclavos, de sumisos, de "bajacabezas"? ¿Queremos un país en el que las opciones para quienes desean quedarse sean callarse y convertirse en cómplices, dejarse subyugar y ser eunucos o venderse al régimen y prostituirse?... ¡Yo estoy segura de que la respuesta a todas estas preguntas es un rotundo NO!

Madres de Venezuela: ¡Reaccionemos! Las 26 leyes no sólo son inconstitucionales: ¡son inaceptables!

El Universal
Carolina Jaimes Branger
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3202/1/