lunes, 15 de septiembre de 2008

Bolivia: Chávez puede causar un final horroroso


El diálogo perfila un acuerdo y se acerca el fin del bloqueo


El diálogo entre el Gobierno y el Consejo Nacional Democrático (Conalde) avanza. Ayer, se anunció la redacción de un documento que sentará las bases de la negociación y que podría ser firmado hoy por la noche.
El prefecto de Tarija, Mario Cossío, explicó que están cerca de cerrar las bases del acuerdo y que se espera el regreso del presidente, Evo Morales, de la cumbre de Unasur en Chile para suscribir el documento.
“Hemos tenido que rediscutir los temas, pero diría que vamos por buen camino”, dijo.
En la misma línea, el viceministro de Descentralización, Fabián Yaksic, comentó a los medios que “esperamos tener concluido mañana (hoy)” el documento para su suscripción. 
A las 2.00 de esta madrugada concluyó la reunión que se declaró en cuarto intermedio hasta esta noche. El vicepresidente Álvaro García Linera y el prefecto de Tarija, Mario Cossío, en representación del Consejo Nacional Democrático (Conalde), encabezaron el encuentro.
El presidente Evo Morales no asistió, pese a que durante la jornada el Palacio de Gobierno había anunciado que sí lo haría.
El documento que se redactó anoche establecerá las condiciones de la negociación.
Por ejemplo, se definirá quiénes participarán del diálogo, qué temas se abordarán, quiénes serán los mediadores y cuál será la metodología empleada para alcanzar un acuerdo.
Los temas que se abordarán en el diálogo tienen que ver con el proyecto de Constitución Política del Estado, las autonomías departamentales y la redistribución del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que fue el motivo del estallido de las protestas hace 21 días.
Yaksic indicó que “fue complejo” redactar el documento, porque Cossío tuvo que consultar con los miembros del Conalde: líderes de Santa Cruz, Beni, Pando y Chuquisaca, además de Tarija, que representa a todos.
De hecho, la reunión se extendió por ocho horas continuas. Pero, el viceministro resumió que hoy se buscará “suscribir el documento que permitirá encarar la ruta y el escenario de diálogo con certezas; hemos tenido avances importantes”.
El viernes en la tarde comenzó el diálogo entre el Gobierno y el Conalde, representado por el prefecto Cossío, pero en aquella ocasión se declaró un cuarto intermedio hasta ayer.
La delicada situación de Pando hizo temer por la continuidad del diálogo, pero éste finalmente se impuso anoche.
Antes del encuentro, las partes fijaron algunas condiciones. Por ejemplo, el Conalde dijo que el diálogo quedará roto si se produce un muerto más. Por su lado, el vicepresidente García aseguró que no se negociarán los muertos registrados en Pando.
Además, el Conalde ofreció levantar los bloqueos como señal de diálogo, pero el Gobierno exigió también la devolución de las instituciones tomadas por los grupos autonomistas.
Cuando se le consultó a Cossío sobre estos condicionamientos, respondió que “no hay condicionamientos (...), pero hay que entender que somos cinco departamentos y hay visiones sobre cada uno de los temas y lleva tiempo ir cerrando. Pero, estamos avanzando bien, yo espero que lo que queda de tarea esté completo hasta mañana (hoy)”. Cossío asiste a las reuniones en el Palacio acompañado de líderes tarijeños y no así de representantes de otras regiones.

La Razón, Bolivia


El Gobierno restringe el ingreso de la prensa y misiones a Pando

Con el argumento de que aún no existen las condiciones necesarias de seguridad, el Gobierno impidió hasta ayer el arribo a Cobija de una misión de ayuda humanitaria y de los medios de comunicación, excepto el oficialista canal 7 y radio Erbol.
“Porque es una zona militar y en esa zona todavía siguen habiendo bandas armadas de narcotraficantes y de la gente de la Prefectura”, justificó anoche el vicepresidente Álvaro García Linera cuando fue consultado sobre esta restricción, que para la oposición oculta la intención de que la opinión pública no conozca versiones imparciales sobre lo que ocurre en esa región.
El sábado, el Gobierno se había comprometido a trasladar hasta Pando a una misión humanitaria conformada por la Cruz Roja Boliviana, la Unión Europea, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, la Conferencia Episcopal y el Defensor del Pueblo, pero finalmente dejó a los miembros de estas instituciones con las maletas preparadas para el viaje, que nunca se realizó.
El presidente de la Cruz Roja,  Abel Peña y Lillo, explicó ayer a La Razón que las gestiones fueron realizadas con el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti. “Nos dijeron que nos llamarían para el viaje y esperamos hasta las 11.00 de la noche, pero no se contactaron con ninguno (de los representantes de los organismos) y entonces decidimos abortar. Yo llamé personalmente al teléfono que me dio el viceministro y nunca contestó”.
Dijo que incluso habían preparado 850 kilos de insumos médicos y sanitarios para socorrer a las víctimas de la violencia en Pando. “El asunto es que no tuvimos la cooperación suficiente o no hubo cumplimiento de acuerdos en el Gobierno”, lamentó el representante de la Cruz Roja.
No obstante, dijo que las autoridades del Gobierno se contactaron con los miembros de la misión ayer para ofrecerles su traslado en el mismo día, lo que no se pudo concretar debido a problemas operativos. “Seguramente viajaremos este lunes”.
Al igual que con la misión humanitaria, el Gobierno negó a los periodistas una autorización para llegar a Cobija. El sábado, un grupo de medios organizó un vuelo chárter a Cobija y cuando todo estaba listo para el viaje, el Gobierno ofreció trasladarlos conjuntamente una tropa militar.
Los periodistas de La Razón, ATB, PAT y uno independiente aceptaron la invitación y llegaron a Cobija al final de la tarde, pero los militares les impidieron abandonar el aeropuerto arguyendo motivos de seguridad.
Con el argumento de que se había declarado alerta roja y que los militares no podían garantizar la seguridad de nadie, un oficial les ordenó abandonar la ciudad y los condujo hasta una aeronave que los trajo de regreso a La Paz. Sin embargo, se quedaron en esa ciudad los periodistas del gubernamental canal 7 y de la radio Erbol, discriminación sobre la que el Gobierno y las FFAA no dieron explicaciones.
Este domingo, ante la negativa del Gobierno para autorizar el arribo de un vuelo chárter al aeropuerto de Cobija, una decena de periodistas de diferentes medios privados de comunicación partió rumbo a Brasil para ingresar desde ese territorio a Cobija.
Las restricciones que aplicó el Gobierno fueron interpretadas por la oposición como parte de una estrategia para direccionar la información que se conoce sobre los incidentes en Pando. “El Gobierno, con todo su aparato, está limpiando las pruebas”, dijo el señador Roger Pinto (Podemos).

La ANP condena la censura
La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) condenó ayer la censura que el Ejército impuso contra los medios independientes que quisieron informar sobre lo que ocurre en Cobija. En un comunicado, la ANP “expresa su más enérgica protesta por la censura impuesta por el Ejército, en Cobija, a periodistas de medios independientes que se trasladaron hasta ese lugar para cubrir e investigar los sangrientos acontecimientos registrados en Pando en los últimos días”. La ANP señala que ese “atentado a la libertad de prensa y expresión” significa también transgredir la Constitución Política, que garantiza esos derechos. “Esta actitud hace suponer, razonablemente, que los militares pretenden ocultar de la prensa independiente alguna actividad que no quieren que sea divulgada”, señala el comunicado. Advierte, además, que esta forma de censura “es la primera que se registra en el país desde el restablecimiento de la democracia” y que fue cometida por una institución responsable de hacer cumplir la Constitución.

Piden el envío de una misión
Oficialistas y opositores exigieron ayer que una misión humanitaria se constituya lo más pronto posible en Cobija y el Gobierno aseguró que esto ocurrirá una vez que se pueda garantizar su seguridad en el lugar. “Hemos pedido que vengan periodistas de la prensa nacional e internacional y las misiones que sean necesarias para ver lo que ha pasado aquí, les daremos la cooperación que necesiten”, declaró el asambleísta del MAS Beimar Becerra. Hizo el mismo pedido el jefe de Podemos, Jorge Quiroga, tras advertir el riesgo de que el paso del tiempo permita al Gobierno consolidar una versión parcial de los hechos ocurridos en Pando. “Los bolivianos quieren saber la verdad. El ministro (Juan Ramón) Quintana está borrando las pruebas”, dijo al respecto el senador Roger Pinto (Podemos). El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, anunció que la misión partirá cuando haya seguridad. “Una vez que podamos garantizar su seguridad en ese lugar, esta misión va a salir, y va a salir lo más antes posible”, dijo.

La Razón, Bolivia




“Que el Gobierno no haga tanto show, no tiene sentido”

LEOPOLDO FERNÁNDEZ, prefecto del departamento de Pando, asegura que el Gobierno, el Ejército, la Policía y la Iglesia sabían días antes lo que iba a pasar.


Contrariamente a las acusaciones que pesan en su contra y a las advertencias de detención, proceso judicial y condena de 30 años de cárcel sin derecho a indulto por genocidio, el prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, sostiene que los enfrentamientos armados en la localidad de Porvenir, en los que murieron al menos 13 de las 15 víctimas en el departamento, estaban preparados por el Gobierno para provocar su caída.
Indica que no considera necesario un estado de sitio y apunta a que el Gobierno busca hallarlo culpable. Esta es la entrevista vía telefónica de La Razón con Fernández, quien ayer estaba en Cobija a la espera de su arresto por parte del Poder Ejecutivo.

¿Qué hará con el estado de sitio y la presencia militar, lo resistirá con movilizaciones?

No hay ningún tipo de resistencia a esta disposición desatinada, arbitraria e innecesaria que toma el Gobierno. El argumento es por los sucesos del jueves en Porvenir, acá en Pando, y para llevar la investigación.
No hay la necesidad de ni un solo militar, las condiciones estaban dadas. Hemos conversado con la representación de las Naciones Unidas y con el Defensor del Pueblo (para que vengan); ya tendrían que haber llegado, pero el Gobierno no ha autorizado la posibilidad de aterrizar al avión de ellos acá en Cobija. Seguro porque les interesa una investigación que me inculpe, como ya lo han dicho, creo que hay un mandamiento de arresto para mí y tienen que hacerlo bajo su control, que no participe nadie.
Quieren mandar una comisión del Congreso, bienvenida. Si tiene que haber una investigación, lo importante sería que sea con gente que la garantice.

¿El diálogo puede avanzar en medio del estado de sitio?
Es muy difícil, de todas maneras se están haciendo muchos esfuerzos de nuestra parte. He pedido que no sea un obstáculo y además el Conalde ha dado señales con el levantamiento de algunas medidas que existían como los bloqueos. Lamentablemente el Gobierno lo ve eso como una debilidad y debiera hacerlo más bien como un enfoque de que hay predisposición para hallar soluciones mediante el diálogo. Todo esto es una farsa del Gobierno, ya lo ha demostrado en otras oportunidades, el pueblo boliviano está siendo timado. A nosotros (a los prefectos) se nos ha tomado el pelo muchas veces en este, entre comillas, escenario de diálogo, que es propiciado por el Gobierno. Sin embargo, aunque las expectativas para el diálogo son pocas y parezca paradójico, hay que tener esperanzas

¿Quién controla Pando, usted o los militares?
Yo sigo siendo el Prefecto. Se ha estado especulando de que yo ya no estuviera acá, que hubiera fugado, nada de eso es verdad, es un embuste más del Gobierno. Ellos controlan militarmente, pero nada más que eso, nosotros tenemos la aceptación del pueblo, hemos sido elegidos, y si hubiera sido verdad de la responsabilidad en este tipo de matanza, oiga, qué clase de gente hay en el departamento de Pando para que no sea el propio pueblo el que repudie este genocidio, como lo califica el Ejecutivo. Por mi parte, al contrario, yo creo que aquí hay una repulsión por todo lo que ha sido la planificación por parte del Gobierno para que se dé esto, para que se pueda dictar el estado de sitio y para hacer de Pando la cabecera de playa que necesitan para seguir consolidando su proyecto en todo el país.

¿Se cumple el estado de sitio?
No, en absoluto. Hay tranquilidad, no había un solo militar por las calles. Están en el aeropuerto que lo han tomado. Hoy (ayer) hubo una marcha por la paz, aparecieron algunos militares, pero se llevó la marcha.

¿Siguen tomadas algunas instituciones estatales?
No, porque nosotros habíamos tomado la decisión, hace tres días, de clausurar aquello que no se maneja bajo ese régimen centralista, y en nuestra consolidación de nuestro proceso autonómico estamos llevando adelante en cada uno de los casos un proceso de institucionalización con directores ad hoc, encargados de llevar adelante este proceso dentro de las vías legales. Por lo tanto, eso de ver a las instituciones públicas como si fueran un fortín, quién estaría adentro y quién afuera no es lo principal, sino cómo va a ser su funcionamiento y también quién la va a administrar.

¿Teme ser detenido?
Por supuesto, siempre uno está preocupado. No sé cómo se puede hablar de un proceso de investigación y ya hay una operación militar para mi detención. Yo puedo darle esa garantía al país de que voy a estar aquí en Pando y podía decirle al Gobierno que no gaste tanta plata, que no haga tanto show que esta farsa no tiene sentido, que no voy a escaparme, que voy a esperar a las comisiones.

¿Participaron empleados de su Prefectura en Porvenir?
No, el Gobierno anda hablando de sicarios, funcionarios, que peruanos, que brasileños, que francotiradores... eso es lo que tiene miedo el Gobierno, de que con un proceso de investigación se aclare todo aquello. Si fuera verdad todo lo que señala el Gobierno, cómo podría el pueblo pandino estar tolerando que yo todavía siga siendo su autoridad.
Ojalá toda esa dureza que utilizan conmigo, respecto a lo que serían las sanciones a mi persona por culpable —ya me culpan y sindican sin previa investigación—, puedan aplicar a las personas que resultaren responsables de un buen proceso de investigación. El Gobierno no va a tener cómo explicar esto tarde o temprano.

¿Qué es lo que sucedió en la población de Porvenir?
Con tres o cuatro días de anticipación ya lo sabía el Gobierno, el Ejército, la Policía, la Iglesia Católica. Ya lo tenían preparado todo, votos resolutivos, renuncia del Prefecto, toma de la Prefectura, desde qué punto iban a salir, cómo iban a llegar a Cobija... hemos pedido que estas instituciones intervengan para que esto no ocurra. Cuando se quemó las dos camionetas de los campesinos que llama el Gobierno y que venían en una marcha pacífica entre comillas, esas camionetas reventaron como un polvorín, tenían un arsenal adentro. Durante varios minutos se dieron disparos, alguna gente caída de ese bando tenía cintillos de colores diferenciados, seguro para distinguirse ante la eventualidad de una refriega como se dio, esto es una demostración más de que había planificación. Tengo tranquilidad y la participación de sicarios y funcionarios de la Prefectura es una más de las mentiras, los embustes a los que nos tiene acostumbrado este Gobierno y con su capacidad de información que tienen que estereotipa la realidad.

¿A raíz de ese polvorín se dieron los muertes?
No. Eso fue al final cuando termina la refriega, en una avenida de Porvenir y con la Policía al medio Eso de emboscada no hubo. La Policía con 50 efectivos estuvo durante la balacera, ellos pueden decir cómo comenzó la cosa. Por eso no se permite que venga nadie a ver este tema, para eso es este estado de sitio, para crear las condiciones de llevar una supuesta investigación para tener una documentación fraudulenta, pero aquí en Pando todos saben qué es lo que ha pasado realmente.

La Razón, Bolivia


Chávez puede causar un final horroroso

El ex presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle advirtió que el presidente venezolano, Hugo Chávez, puede causar un final “horroroso” en la crisis boliviana.
El ex mandatario, en un análisis que hizo de los conflictos en Bolivia, calificó al bolivariano de "incontinente" y planteó su rechazo al ingreso de Venezuela al Mercosur, según difundió el portal de internet Infobae.s
“Cuidado, tenemos a Chávez que carece de incontinencia verbal. Mañana se le puede ocurrir mandar un soldado a Bolivia y esto puede traer un conflicto horroroso en la región”, aseguró Lacalle por Radio 10.
“¿Para qué traen a éste —Venezuela— al Mercosur?, ¿no está prohibido que vengan otros países a participar de este tratado, pero a santo de qué?”, enfatizó.

La Razón, Bolivia

http://www.la-razon.com/versiones/20080915_006396/nota_262_670967.htm



Unasur dio inicio a cumbre extraordinaria

La cumbre extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) convocada "de emergencia" por la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, para analizar la crisis en Bolivia comenzó a las 3:45 p.m. hora local (2:45 p.m. hora de Colombia) de este lunes.

La primera cumbre de este bloque subregional desde su constitución hace cuatro meses tiene como objetivo buscar una salida a la crisis política provocada por el enfrentamiento entre el Gobierno de Evo Morales y la oposición, que han causado una treintena de muertos en los últimos días.

La reunión fue convocada por Bachelet en su condición de presidenta "pro tempore" de Unasur.

En el encuentro participan la mandataria argentina, Cristina Fernández, y los mandatarios Evo Morales (Bolivia), Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil), Álvaro Uribe (Colombia), Rafael Correa (Ecuador), Fernando Lugo (Paraguay), Tabaré Vázquez (Uruguay) y Hugo Chávez (Venezuela), además de la anfitriona, Michelle Bachelet.

También asisten delegados de Surinam y Guayana, así como el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José Antonio García Belaúnde, en representación del presidente Alan García, quien se excusó por no asistir.

La llegada de los líderes al palacio presidencial de La Moneda -sede de la cumbre- fue seguida con expectación por varias decenas de personas que se concentraron en la Plaza de la Constitución de la capital chilena.

Discusión a puerta cerrada
El presidente Evo Morales fue recibido con vítores y expresiones de apoyo por parte de un grupo de simpatizantes, convocados por el Partido Humanista de Chile y otras organizaciones de izquierda, quienes también aplaudieron la llegada de Hugo Chávez y Rafael Correa.

El primer presidente en ser recibido en La Moneda por la anfitriona, Michelle Bachelet, fue el colombiano Álvaro Úribe y el último fue el brasileño Lula da Silva, que llegó 45 minutos después de la hora prevista para el inicio de la cumbre.

Los mandatarios discutirán a puerta cerrada un documento preparado por Chile que propone el envío de una misión a Bolivia para mediar entre las partes y garantizar el establecimiento de una mesa de diálogo que ponga fin al conflicto que desde hace semanas atraviesa este país.

Una vez concluida la reunión -que no tiene fijada una hora de finalización- la presidenta Bachelet informará de los acuerdos alcanzados.

El Colombiano, Colombia


Gobernador de Pando dice que busca evitar que Bolivia sea otra Cuba

El gobernador del distrito boliviano de Pando, acusado por La Paz de una matanza de campesinos en medio de la ola de violencia en el país, dijo que seguirá con su rebelión contra el presidente socialista Evo Morales para evitar que la nación andina sea una nueva Cuba.

En una entrevista con Reuters, Leopoldo Fernández desafió el lunes el estado de sitio que el Gobierno dictó en el departamento amazónico, escenario de los enfrentamientos más cruentos entre oficialistas y opositores desde la escalada de la violencia que se inició hace tres semanas.

"Aquí vamos a estar para resistir este estado de sitio", aseguró el prefecto de Pando, que, enclavado en el norte de Bolivia en la frontera con Brasil, apenas cuenta con unos 60 mil habitantes.

El prefecto de Pando, de 56 años, también deslindó responsabilidades sobre la muerte de al menos 25 campesinos seguidores de Morales el jueves pasado en las cercanías de la capital del departamento, Cobija, de la que el Gobierno culpó a supuestos sicarios contratados por el político opositor.

"Aquí estoy, nunca he abandonado en ningún momento Cobija. Yo le quiero decir a Morales que ya basta de mentiras al pueblo, que investiguen realmente lo que pasó y que no nos echen la culpa de una masacre", resaltó el dirigente, del partido conservador Podemos.

El Gobierno prometió detener a Fernández, aunque los militares a cargo de hacer respetar el estado de sitio dictado el viernes por la noche no lo han apresado a pesar de que el funcionario sigue con sus actividades cotidianas.

El Ejército realizó varias redadas en la madrugada del lunes en Cobija, donde detuvieron a 10 personas y confiscaron armamento que, según la fuerza, podría estar relacionado con la muerte de los campesinos.

De acuerdo a testimonios de sobrevivientes a medios locales, la matanza de campesinos se produjo cuando se dirigían en caravana a una asamblea regional para debatir medidas en el marco del conflicto político nacional.

De acuerdo al Gobierno fueron interceptados a balazos por un grupo de funcionarios de la prefectura, supuestamente acompañados por sicarios, en un enfrentamiento que causó también la muerte de al menos uno de los agresores.

Pando, que vive mayormente del cultivo de castañas y almendras, es uno de los cuatro departamentos en manos de la oposición que se rebelaron violentamente contra los planes de Morales de consultar a la población sobre una nueva Constitución socialista.

La nueva carta magna, que el Gobierno quiere poner a consideración en enero, consolida la nacionalización de la economía, da más poder a la mayoría indígena y avala una reforma agraria que enfurece a los terratenientes de los distritos en pie de guerra.

"El Gobierno de Morales quiere instaurar un modelo como hay en Cuba y en Venezuela con un discurso de siglo pasado", aseguró Fernández, en relación a los fuertes vínculos entre Morales y el líder venezolano Hugo Chávez.

La violenta ola de protestas incluyó bloqueos de carreteras, saqueos a comercios, toma de edificios públicos y furiosos enfrentamientos entre seguidores y detractores de Morales, especialmente en ciudades del norte y este del país.


El Colombiano, Colombia

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/I/in_entrevista_prefecto_bolivia_15092008/in_entrevista_prefecto_bolivia_15092008.asp?CodSeccion=5