miércoles, 10 de septiembre de 2008

Apagones generaron cacerolazo y protestas en Anzoátegui


Una interrupción que duró más de siete horas, colmó la paciencia de los vecinos de la Av Bolívar de Lechería, quienes ayer salieron dos veces a protestar sonando sus ollas. La luz también se fue en el casco central morreño y en sectores de Barcelona. En Molorca (Sotillo) los residentes quemaron cauchos y cerraron la Intercomunal. El Gerente de Cadafe reiteró que fallas eléctricas se deben a sobrecargas de las sub-estaciones.

Un apagón registrado ayer a las 6:00 de la mañana, terminó de colmar la paciencia de los habitantes de la avenida Bolívar de Lechería, municipio Urbaneja, quienes realizaron dos cacerolazos como medida de protesta por las constantes interrupciones de electricidad, que les han dañado alimentos y electrodomésticos.

A eso de las 9:30 am, un grupo de residentes tomó sus ollas y salió a la transitada vía a protestar, porque es el tercer día consecutivo en que se quedan sin luz en la mañana. A la acción se sumaron los residentes de calles y edificios adyacentes, que habían quedado a oscuras media hora antes.

La vecina Ada Carmona dijo que no le quedó otra alternativa que empezar a sonar sus ollas para ver si eran escuchados por algún directivo de la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (Cadafe).

Su vecina Esther Castrillo prometió seguir con la medida si no les restituían la energía antes del mediodía.

Justo a la 12:00 del mediodía, cuando el apagón cumplió seis horas, los manifestantes volvieron a agarrar sus caceloras, no precisamente para preparar el almuerzo sino para hacerlas sonar, esta vez desde los balcones de los apartamentos.

Aismer Contreras advirtió que seguirán manifestando si las interrupciones persisten. En este lugar la luz llegó poco antes de las 2:00 pm.

En el casco central morreño, la energía también faltó entre las 7:00 am y 11:30 am. El habitante de la calle Píritu, Luis Roiz, se quejó de la fallas porque se registran a diario.

Los barceloneses también quedaron a oscuras. Ayer desde las 9:00 am no hubo luz en El Espejo I y II, calle Juncal de Guamachito, Fernández Padilla, Avenida Costanera, Colinas del Neverí, Las Casitas y calles de Boyacá II. A las 2:30 pm el servicio por fin retornó.

Reacciones en Sotillo
A las 2:00 pm los moradores de las calles Maneiro y Democracia del centro porteño, tomaron la sede de Cadafe en la calle Simón Rodríguez, porque tenían dos días sin luz. Reyna Chaguán, vocera de los manifestantes, dijo que en este sitio hay 20 familias afectadas, comerciantes y enfermos. Se quejó porque un funcionario de la empresa les dijo que debían comprar un tomacorriente para restituirles el servicio.

Minutos después, los vecinos de cuatro sectores de Puerto La Cruz, protestaron porque no tenían e luz desde el lunes en la noche. Carmen Rodríguez, residente de la calle El Rincón de Molorca, dijo que allí y en las calles La Gaviota, Los Manglares y el sector El Bombeo, sufren desde hace 10 días constantes fallas. Richard Mendoza, vecino de la calle Principal de Molorca, dijo que las deficiencias se agravaron hace semana y media, cuando se cayó una guaya en la calle El Rincón. La protesta la llevaron hasta la avenida intercomunal Jorge Rodríguez, donde el tráfico se vio obstruido.

Llamado oficial
El gerente de la región I de Cadafe, Niovis Rondón, hizo un llamado a los usuarios para que eviten el colapso de las vías. Dijo que las cuadrillas deben atender dos reportes y en lugares distantes.

El encargado de la estatal energética en Anzoátegui, Carlos Gerdez, dijo que lo ocurrido en el sector Molorca se debe a una sobrecarga del sistema de líneas de media y alta tensión.

En Lechería conocieron de quejas por apagones, que según el titular de Cadafe son generadas por el consumo desproporcionado. Gerdez pidió con urgencia a los usuarios que ayuden al racionamiento del servicio, pues hay sobrecarga en las sub-estaciones.

Clientes afectados
Las fallas eléctricas también afectan el funcionamiento de entidades bancarias que hay en la zona norte, porque muy pocas poseen plantas para seguir operando cuando se produce un corte. En la mañana de ayer, Mayela Valladares acudió a la sede de BanPro en el Centro Comercial El Peñón del Faro en Lechería, y no pudo hacer su transacción porque no había energía. En el centro barcelonés la cliente Eugenia Mendoza no pudo cobrar su quincena porque no había luz.

El Tiempo-El Nuevo Día
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3222/1/