viernes, 26 de septiembre de 2008

Diego Uzcátegui le ofreció a Antonini la mitad del dinero de la maleta



Durante la audiencia de este jueves, Guido Antonini dijo que Diego Uzcátegui, vice-presidente de PDVSA Sur, le ofreció que se quedara con la mitad del dinero de la maleta si admitía que era de su propiedad ante las autoridades del aeropuerto. Según Antonini, el funcionario argentino Claudio Uberti, un día después del incidente, le agradeció que no hubiera dicho de quién era el maletín y le propuso darle lo que pidiese, incluso licencia para exportar carne.

El principal implicado en el caso de un supuesto envío de fondos electorales de Venezuela a Argentina dijo este jueves que cuando el dinero fue hallado por la Aduana en Buenos Aires fue advertido que debía decir que era suyo o tendría problemas.

Antonini relató que tras producirse la incautación de una maleta con 800.000 dólares, que él llevaba cuando fue requerida por las autoridades, una mujer se presentó en la oficina de Aduanas, le dijo que solucionaría el problema y que debía firmar un acta en la que declaraba como propio el dinero.

"Yo les decía que el dinero no era mío. Ella me dijo: 'Cállate, me mandaron aquí a solucionar este problema'", relató Antonini ante el jurado. La mujer era María Cristina Galli, aparentemente una funcionaria en el aeropuerto de Buenos Aires, aunque no fue identificada por su cargo.

Antonini dijo que un empleado completó el acta, que él firmó indicando que era dueño del dinero. "Me dijeron que si no firmaba el acta iba a estar en problemas", respondió a una pregunta del abogado defensor de Franklin Durán, un venezolano acusado de actuar en Miami como agente del gobierno de Venezuela para forzar a Antonini a ocultar los hechos.

El hecho se iba a tramitar como una infracción. El estado argentino incautaría el 50% del dinero y la otra mitad se devolvería a su supuesto dueño. "Yo iba a poder quedarme con esos 400.000 dólares", contó Antonini que le dijeron.

De esa forma ambos gobiernos quedaban liberados de responsabilidad en el envío de esos fondos.

El empresario estadounidense-venezolano, convertido hoy en testigo clave de un escándalo que involucra a los gobiernos de Argentina y Venezuela, dijo que estuvo varias horas en una sala de la Aduana del aeroparque Jorge Newbery intentando solucionar el enredo en que había quedado tras la aparición del dinero en esa maleta.

"Pedí muchas veces que lo llamaran a Claudio Uberti", dijo Antonini en referencia a un ex funcionario del gobierno argentino que, según evidencias en el juicio, era uno de los responsables por el traslado de esas maletas entre Caracas y Buenos Aires.

Dos días después, Uberti fue a ver a Antonini al hotel donde se alojó durante su estadía en Buenos Aires. "Me dijo que me agradecía lo que hice, que era muy importante para él y para Argentina, y que podía pedirle lo que quisiera en su país", contó Antonini. "¿Usted pidió algo?", le inquirió el abogado. "Me ofreció una licencia para exportar carne argentina, y otras cosas, pero le dije que no quería nada, que necesitaba que solucionen este problema", declaró.

Este jueves, se evidenciaron cambios en las declaraciones iniciales de Antonini. Así, por ejemplo, esta vez dijo que había escuchado a Diego Uzcátegui preguntarle a su hijo Daniel por el resto del dinero -4, 2 millones de dólares-, en lugar de ratificar que había sido Uzcátegui quien le preguntó directamente a él por el monto faltante.

También refirió que el dinero que le colocaron en su maletín y bolsillos los Uzcátegui totalizaba tres mil dólares y no los 30 mil que dijo en una primera oportunidad.

Antonini aseguró a la Corte, por otra parte, que había firmado la planilla de la aduana donde constaba que era suya la maleta para salir de una vez del lugar, en lugar de haberlo hecho para no meterse en problemas, tal y como aseguró inicialmente.

Antonini y el director de la Disip

Salió a colación el nombre de Antonio José Canchica Gómez, supuesto funcionario de la Disip, quien no pudo ser aprehendido junto a los tres venezolanos Franklin Durán, Moisés Maiónica y Carlos Kauffman, y el uruguayo Rodolfo Wanseele.

En una conversación con el director de la Disip, Henry Rangel Silva, Antonini Wilson le cuenta de una reunión que mantuvo con Antonio José Canchica Gómez. Con una franela roja y lentes deportivos Canchica acudió al encuentro, que también fue grabado.

Hoy se dio a conocer la fotografía que seria la evidencia del encuentro entre Alejandro Antonini Wilson y Antonio José Canchica Gómez presunto enviado de la Disip.

Este encuentro fue en los Estados unidos el día 28 de octubre de 2007 y días después, el 6 de Noviembre de ese mismo año, el director de la Disip, Henry Rangel Silva, quien se hizo apodar “Arvelo”, según las grabaciones presentadas en la corte Federal de Miami, habla directamente por teléfono con el hombre del maletín.

Arvelo (Henry Rangel Silva): Sí, vale. Mira, este ya—Bueno, el hombre, el-el-el muchacho que fue allá ya me dio la—la no—las informaciones que tenía…

Alejandro Antonini: Okay.

AR: Este, yo necesito una persona que tú designes para que hable conmigo para l-la condición—la parte financiera…

Más adelante en la grabación Antonini decía estar desesperado:

Alejandro Antonini: --quisiera, jefe—estoy desesperado. De verdad. Sabes, yo—yo—

Arvelo (Henry Rangel Silva): Entonces yo hablo porque es que yo necesito una persona acá en donde yo pueda hablar (sic). La primera parte de lo del recibo de aquí, no hay problema.

AA: Bueno.

AR: Lo de la segunda parte, que es la parte financiera, tampoco hay problema.

AA: Okay.

AR: Y la tercera parte, allá, ya me dijo el hombre aquí, el hombre largo—

AA: Ajá.

AR: --que ese ya—ese ya estaba trabajando y que esos también ne—que él se comprometía con eso allá, en el sur, ¿no?

AA: Pero, eso están—Eh, jefe, yo he—sabe que—bueno, le dijo Moisés que yo tengo un abogado que—un—que me está ayudando con el tema de la extradición, y—y—y ellos están presionando, jefe. Sabe, no se están portando como amigos, ¿oyó? Presionan y presionan y todos los días va—va—van al Departamento de Estado—Lo que pasa es que—y el miedo a mí que me da es que, coño, u-usted me entiende, ¿no?

Hubo otro contacto 5 días después entre Alejandro Antonini Wilson y Henry Rangel Silva, El 18 de nov de 2007. Según esta conversación se estaría gestionando el viaje del abogado Moisés Maionica para los Estados Unidos, para darle respuesta a las peticiones de Antonini: del justificativo para los 800 mil dólares decomisados, para las gestiones judiciales en Argentina y sobre los 2 millones de dólares pedidos por el hombre del maletín en la carta supuestamente enviada al presidente Hugo Chávez.

Alejandro Antonini: Moisés [tartamudea] me hizo un…remarco diciéndome que todo el mundo se quejó de-de los dos millones. Jefe, yo-yo personalmente- si usted me manda de, la persona que vino de su confianza, yo le enseño lo que yo pagué de impuestos el año pasado y le enseño la planilla de impuestos mía de Estados Unidos. Yo gané mucho más de eso el año pasado aquí. Porque yo lo pagué, jefe. Yo pagué cerca de 1.7 millón-Eso quiere decir que yo-yo gané cerca de 3 millones y medio, jefe. Entonces yo no estoy mintiéndole a nadie. Yo no estoy pidiendo-Aparte, jefe, yo nunca puse ese monto. No sé si me entiende. Ese monto lo puso-lo pusieron…ustedes. Lo puso Franklin Durán, lo puso Carlos Kauffman, lo puso Moisés, lo puso…Nicolás. No fui yo, jefe. [tartamudea] Yo…solo quería era no tener un problema, jefe. ¿Me doy a entender? [tartamudea] Yo…cuando ellos vinieron a mí la primera vez hace dos meses, yo lo que quería era no tener un problema y que me dijeran cómo lo íbamos a solucionar. Yo nunca pedí plata, jefe. Pa´que usted [tartamudea] quede…claro. Este, yo nunca dije nada, porque yo no sabía lo que me había pasado todavía. [tartamudea] yo…no estaba claro. Entonces yo lo que he seguido son las instrucciones de todos ellos. Entonces, yo veo que todo el mundo compra tiempo, vacila…yo digo…y me asusto, jefe. O sea, yo digo-“Coño pero, ¿por qué hacen esto” O sea, me parece como una locura, ¿no?

Henry Rangel Silva: No te preocupes. Mira, yo te voy a ayudar ahí. Ahí ya-ya yo tengo la disposición…A veces que el tiempo me…me…

AA: Coño

HRS: Y las ocupaciones también me desvían un poco. Porque tengo muchas cosas que atender aquí, o sea, en esta cuestión. Pero este, también en la otra persona, pues es una persona muy ocupada, que viaja mucho pero que ya este…la disposición que hay [tartamudea] para…solucionar esto ya-ya la estrategia está montada.

AA: Sí.

HRS: O sea, que tú no sabes los detalles de la estrategia, yo te los mando a decir con…

AA: Con Moi …

HRS: [tartamudea] Con…Moi ahora, cuando vaya esta semana. Pero quiero que lleve incluso otras cosas ya-ya cuadradas de manera que tenemos tranquilidad…¿no?

AA: [tartamudea] El…

HRS: Y lo del papel ese, pues yo lo-yo voy a presionar a los chamos estos…

AA: Como usted quiera…

HRS: Ellos pueden dártelo. Ellos pueden dártelo. Que yo los voy a presionar mañana. Los llamo y se los digo, “Me dan eso”. …Para que él…para que él tenga la tranquilidad que-que se le puede alterar a final de año por aspecto fiscal…

Finalmente, durante la audiencia del jueves, décimo día del juicio, Antonini Wilson dijo que no había amenazado ni extorsionado al gobierno venezolano y dejó claro que actuaba bajo indicaciones del FBI. Así culminó la conversación, con una garantía de respuesta.

Henry Rangel Silva: Bueno pero, no te preocupes. Que entonces esta semana hablamos. Yo te llamo después.

Alejandro Antonini: Ah, ¿me llama? Gracias, jefe. Un abrazo.

HRS: Sí, yo te llamo. [tartamudea] Apenas…hable con el hombre que viene [tartamudea] del sur, yo te llamo.

AA: Okay, jefe. Acuérdese…Acuérdese que están complicado lo-los pasajes para- para Estados Unidos por el tema del, del, de que el, el…22, que es el jueves, es el Día de Gracias en Estados Unidos. Pero es que el Día de Gracias aquí es como más importante que Navidad y que Año Nuevo, ¿no?

HRS: Ya…

AA: El día del pavo. Entonces…

HRS: No, pero ahí cuadramos. No te preocupes. Yo-si no…en un vuelo privado.

Sobre la posibilidad de extradición de Antonini Wilson a la Argentina, la defensa de Franklin Duran, en la audiencia, dio a entender al jurado que el hombre del maletín estaría colaborando con la Fiscalía estadounidense dando su testimonio para no ser extraditado al país sureño, sin embargo, Antonini tartamudeó y dijo que la Fiscalía jamás le había dicho que no sería extraditado.

Globovisión

http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3372/1/