jueves, 18 de septiembre de 2008

La crisis salta a Europa y amenaza la primera hipotecaria del Reino Unido


El Halifax Bank of Scotland negociaba ayer su venta a Lloyds TSB en pleno terremoto financiero.


La crisis financiera mundial, que está golpeando por igual en ambos lados del Atlántico, precipitó ayer al británico Halifax Bank of Scotland (HBOS) a negociar su venta al también británico Lloyds TSB. La situación del HBOS es tan dramática que el primer ministro, Gordon Brown, intervino el martes en la operación de rescate de la principal entidad hipotecaria del país, tras mantener una reunión con el presidente del Lloyds, Víctor Blank. Pero la fusión preocupa tanto a clientes como al organismo que vigila la formación de monopolios, ya que se crearía un gigante con un valor de unos 60.000 millones de euros.

Para la mayoría de los analistas financieros la situación del HBOS es una réplica del terremoto financiero desatado en EE.UU., y por otro lado, algo que se veía venir desde hacía tiempo. La entidad es el fruto de la fusión en el 2001 del Halifax y el Bank of Scotland.

Los primeros síntomas de los problemas aparecieron el pasado marzo, cuando perdió un 17% de su valor en la Bolsa. Nada comparable con el batacazo sufrido el lunes tras confirmarse la quiebra del banco inversor estadounidense Lehman Brothers, cuando el HBOS perdió en una sola jornada un 18% de su valor. Y el martes cayó otro 22%, después de que en determinados momentos de la jornada llegase a perder alrededor de un 50%.

Brown no quiere otro Northern Rock Bank -el primer banco que se ha nacionalizado en 30 años en el Reino Unido- a una semana del Congreso Nacional del Partido Laborista. Con la pésima imagen como estadista que lo acompaña, los analistas políticos creen que sería una situación difícil de camuflar entre el amplio corro de rebeldes, cada vez más numeroso, que lo rodean en su partido y en su entorno.

Por este motivo, cualquier impedimento que alegue el órgano de control antimonopolios será rechazado por el Gobierno. Con el camino despejado solo quedaba hablar. Ayer, HBOS indicó que las negociaciones están muy avanzadas, tanto que la comunidad financiera británica lo da por hecho, ya que Downing Street ha mostrado su beneplácito al enlace, a pesar de los problemas que pueden surgir de la formación de un macrogigante bancario.

El fruto
El banco resultante tendría una cartera conjunta de hipotecas por valor de 423.000 millones de euros, y sería el número uno en el mercado de los ahorros, al contar con depósitos por importe superior a los 255.000 millones de euros.

La principal consecuencia negativa de esta fusión será de carácter laboral, ya que se aplicará un recorte que alcanzará a unos 40.000 puestos de una plantilla superior a los 100.000 trabajadores. Los consumidores británicos se verán también afectados por el consiguiente cierre de al menos mil sucursales y la falta de competitividad en un mercado en el que la institución resultante de la unión de estos dos titanes logrará un dominio casi absoluto.

La Voz de Galicia, España
http://www.lavozdegalicia.es/dinero/2008/09/18/0003_7149925.htm