domingo, 27 de julio de 2008

La Constitución tiene tinte venezolano, dice oposición ecuatoriana


Foto: Efe

Un miembro de la Asamblea Constituyente ecuatoriana celebra, el jueves en la noche, el final del proceso de redacción de la nueva Carta.


Una nueva polémica surge luego de que ex allegados del Gobierno, y detractores del 'socialismo del siglo XXI' correísta, se percataron de algunas similitudes entre esta Carta y la venezolana de 1999.

Después de los abrazos de los cercanos al presidente Rafael Correa tras la aprobación de la nueva Constitución, para los opositores, el hecho demuestra que la ideología de la Constitución venezolana es la misma que la ecuatoriana.

"Hay artículos copiados de la Constitución venezolana", aseguró a EL TIEMPO la asambleísta de las filas socialcristianas Cristina Reyes, y citó como ejemplo el artículo quinto: "El Ecuador es un territorio de paz. No se permitirá el establecimiento de bases militares ex-tranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. Se prohíbe ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras". Casi idéntico a la 'bolivariana' de Chávez.

Pero hay un elemento que los opositores argumentan como definitivo. La presencia de un grupo de asesores españoles miembros de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (Ceps), liderada por un académico llamado Roberto Alfonso Viciano Pastor, al que le atribuyen haber sido muy importante en la confección y redacción de la Constitución venezolana de 1999, y haber asesorado al candidato presidencial nacionalista peruano Ollanta Humala en la campaña presidencial que lo enfrentó a Alan García. En ella, Chávez le dio su decidido apoyo, pero Humala perdió.

"Esta Constitución fue redactada por españoles, pero con tinta venezolana", dijo el asambleísta opositor Roberto Ponce. "Ellos estuvieron aquí, tras bastidores, dirigiendo la redacción de la Constitución, y cuando tuvieron todo listo desaparecieron", dijo.

El ex presidente de la Asamblea, Alberto Acosta, reconoció que Viciano era efectivamente asesor de la Constituyente, pero le bajó el tono a cualquier polémica al decir que también había colaborado en la reforma constitucional del 98.

En Venezuela, la prestigiosa columnista y opositora Marta Colomina denunció en el diario 'El Universal', de Venezuela, que los dirigidos por Viciano fueron los autores de "encuestas de petrochequera" que daban el triunfo al presidente Chávez en el último referendo constitucional venezolano, que a la postre perdió.

Para Colomina, este profesor de Derecho Constitucional es militante del partido comunista español, algo que éste negó en una entrevista con el diario 'El Universo', de Ecuador.

También se decía de él que apoyaba la lucha separatista vasca: "Yo me considero a mí mismo como un socialdemócrata, un demócrata, si es que se quiere, radical. Yo discrepo de los postulados comunistas en los cuales todo pasa por la estatización" .

En dicha entrevista, Viciano reconoció que tuvo reuniones de trabajo con Chávez y con otros presidentes, pero asegura que no es amigo del mandatario venezolano, como sí lo es del presidente Correa.

La presencia española era vox pópuli desde los tiempos de la campaña presidencial de Correa. José Alonso fungió como asesor de comunicaciones durante algunos meses, pero entonces no fue un hecho que se viera como algo indebido o que despertara las críticas de la oposición.

La presencia de los españoles también fue cuestionada por Fernando Balda, un joven activista que acompañó a Correa en la campaña presidencial y que ahora dirige, como detractor, la campaña 'Yo también soy patria'.

A Balda le preocupa que la Asamblea Constituyente ecuatoriana haya utilizado a los asesores españoles a través de un contrato con la Procuraduría del Estado.

"Creemos que debemos conocer el motivo de la presencia de extranjeros dentro de la Asamblea y el objetivo de sus actividades. Hasta el momento, en la investigación que estoy haciendo, me he encontrado con preocupantes sorpresas", dijo a EL TIEMPO.

Sin embargo, no es claro que haya una acción cuestionable en la asesoría de extranjeros. Menos, que por el hecho de tener algunas similitudes con la venezolana, haya argumentos para rechazar la nueva Carta, al menos en el plano jurídico.

Es lógico que en el proceso de redacción de una nueva Carta Magna se deban analizar otras experiencias constitucionales.

Más allá de las similitudes con la Constitución 'bolivariana', es prematuro saber si la polémica es una 'patada de ahogado' de la oposición, o si estos argumentos desdibujarán al final el esfuerzo constitucional de la "aplanadora" correísta.

Eso se sabrá el próximo 28 de septiembre, cuando los ecuatorianos vayan a las urnas a decirle 'sí' o 'no' a la nueva Carta Magna.

MAGGY AYALA SAMANIEGO
ENVIADA ESPECIAL DE EL TIEMPO
MONTECRISTI (ECUADOR)


http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/home/la-constitucion-tiene-tinte-venezolano-dice-oposicion-ecuatoriana_4399484-1