domingo, 6 de julio de 2008

Detalles desconocidos de la 'Operación Jaque' cuenta uno de sus principales 'alfiles'


Foto: Tomado de Internet
El diario 'Le Figaro' le dedicó la portada de ayer y la de su revista, que habla de Betancourt como una mujer muy valiente.



Foto: Ejército Nacional
Íngrid Betancourt celebra en el helicóptero el fin del secuestro y el retorno a la vida.


EL TIEMPO reconstruye paso a paso cómo se planeó y ejecutó la cinematográfica operación que permitió la liberación de 15 secuestrados, entre ellos Ingrid Betancourt.

Un trabajo de silencio y discreción

El 'guión' del golpe con el que el Ejército les quitó a las Farc a 15 de los rehenes del intercambio humanitario, llegó al general Mario Montoya a las 8 de la mañana del domingo primero de junio.

Ese día, el general recibió en el Comando del Ejército a tres hombres de inteligencia de su entera confianza que le llevaban noticias de los secuestrados en manos de las Farc. El pretexto de la reunión era revisar unas cartografías de la zona por donde se estaban moviendo tropas de la V División. Sin embargo, lo que cargaban los oficiales en sus fólderes era una historia que parecía sacada de una película de Steven Spielberg.

Para ese momento llevaban un mes planeando el rescate de Íngrid Betancourt, los tres estadounidenses y un grupo de militares y policías que estaban plenamente ubicados en las selvas del Guaviare. Montoya los escuchó atentamente.

"Teníamos fe y aunque sonara descabellada la propuesta, la habíamos analizado tantas veces de día y de noche que para nosotros no cabía la menor duda de que funcionaría -cuenta uno de los autores intelectuales del mayor golpe a las Farc en su historia-. Pero ya no dependía de nosotros, la palabra final la tenía el Presidente".

Esa misma tarde del primero de junio Montoya pidió hablar con el alto mando en la sala de inteligencia del Comando General, donde expuso el plan al general Freddy Padilla De León, Comandante de las Fuerzas Militares. Del asombro y la desconfianza, tras las explicaciones de los oficiales, se pasó a la expectativa. El general Padilla lo aprobó y luego se lo presentó al ministro Juan Manuel Santos.

"Desde ese momento lo fuimos perfeccionando y acordamos ciertas reglas para seguir hablando de su ejecución". Las reuniones se hicieron en recintos diferentes, con celulares apagados y con la radio o la televisión a mucho volumen, para evitar oídos indiscretos.

"Escogimos tres ceremonias militares entre el 4 y el 20 de junio para no levantar algún tipo de sospecha. A nosotros también nos podían tener infiltrados", cuenta el oficial.

Se decidió que la operación necesitaría un grupo de 13 personas: cuatro tripulantes del helicóptero, cinco supuestos delegados de la misión humanitaria, un médico, un enfermero y un falso equipo periodístico integrado por camarógrafo y periodista.

En el transcurso de esos días hubo cuatro reuniones más y el 9 de junio, cuando era claro que había una alta posibilidad de concentrar a tres grupos de secuestrados, según el mensaje que había hecho llegar el militar infiltrado en la guerrilla, se decidió el equipo de 9 oficiales y suboficiales que viajarían a la zona (más los cuatro de la tripulación).

"Inicialmente no contemplamos mujeres en el grupo, pero revisamos los videos de las liberaciones unilaterales de enero y febrero y siempre hubo una. Eso les daría confianza. El alto mando determinó que la mayoría de hombres tenían que ser de inteligencia militar y que no irían armas dentro del helicóptero, porque la guerrilla podía hacer requisa y todo se iría a pique. Íbamos armados de valor y fe", dice el hombre, que aún se emociona con el relato.

Dos del grupo eran comandos altamente entrenados para el combate y con especialidad también en inteligencia militar.

"Aquí no valía el arma que lleváramos o la destreza para disparar sino el feeling que tuviéramos para convencer a los guerrilleros, sobre todo a 'César', de que éramos en realidad de una misión humanitaria. También diseñamos unos logos para los chalecos que llevaban los de la misión y los supuestos periodistas".

La tarea del infiltrado

Mientras en Bogotá se ultimaban detalles en la selección del personal y se revisaban los puntos que había que fortalecer, en el Guaviare uno de los infiltrados hacía una travesía para llegar hasta el campamento de 'César' y entregarle el supuesto mensaje de 'Alfonso Cano', máximo jefe de las Farc.

Allí, cerca de la reserva natural de Tomachipán, oriente del corregimiento de La Paz, el jefe guerrillero esperaba al emisario del secretariado, el mismo correo humano que semanas atrás le había entregado a 'César' la supuesta razón del 'Mono Jojoy' según la cual "habían logrado hacer un extraordinario contacto con una organización humanitaria de uno de los países europeos amigos".

El correo humano, que en verdad era un militar que se infiltró con otro compañero a través de un contacto cuya identidad es un secreto de confesión para el Ejército, llegó la tercera semana de junio con el supuesto visto bueno de 'Cano'. Para simular que en verdad había conversado con los líderes guerrilleros, tardaba en llegar al campamento de 'César' la cantidad de días que por lo general se toman los verdaderos emisarios de las Farc en entregar mensajes.

"Palabras más, palabras menos, el mensaje fue que el camarada estaba de acuerdo con el planteamiento, que le parecía un gran gesto de los países amigos hacer esa gestión para llevar a los secuestrados hasta su campamento y que eso abriría una puerta para el intercambio humanitario y la libertad de 'Sonia' y 'Simón'. Que se debía hacer, con todas las garantías y medidas de seguridad", cuenta el oficial.

El miedo a 'salir a la radio', que persigue a los frentes de las Farc desde los bombardeos que acabaron con 'Acacio' y 'Raúl Reyes', fue fundamental. En la zona del Meta donde supuestamente está el 'Mono Jojoy' hubo una intensa actividad militar, precisamente para evitar que el jefe de 'César'' pudiera comunicarse con su jefe y estropear el plan.

'César' ya tenía el mensaje, ahora tenía que ejecutar la supuesta orden de 'Cano'. Para ese momento ya había empezado el movimiento de uno de los grupos de secuestrados, en el que estaban los estadounidenses Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell. Posteriormente arrancó el desplazamiento de los demás.

"Mientras tanto, con el visto bueno del Presidente, el grupo ya seleccionado de militares empezó una concentración. Entramos en un acuartelamiento de primer grado -cuenta la fuente-. Lo primero que hicimos fue una promesa de honor de mantener bajo reserva toda la operación y la bautizamos Jaque. Al mismo tiempo arrancamos las clases de teatro. Cada uno, como en una obra, recibió su papel.

"Por lo general, las misiones humanitarias tienen europeos y en esta en especial queríamos dejar la sensación a las Farc de que entendíamos su postura frente al conflicto, por eso dos de los hombres llevaron camisetas del Che Guevara. El médico, que en realidad era un médico militar y la enfermera (una de las más destacadas agentes de inteligencia) también recibieron una instrucción especial de cómo comportarse".

Para el sábado 27 de junio se entró en la etapa final de Jaque. Fueron escogidos los helicópteros y sus tripulaciones: los mejores pilotos de la Aviación del Ejército.

El lunes 30, que era festivo, el ministro Santos y los generales Padilla y Montoya le echaron una última revisión a la operación, se dio la orden de pintar las aeronaves de blanco con una franja roja y entrar en alerta máxima.

"El martes primero de julio ensayamos nuevamente toda la acción: el momento del aterrizaje, el encuentro con 'César' y sus hombres, lo que cada uno debía hacer y decir, las posiciones que se debían ocupar dentro del helicóptero, cómo hablarles a los secuestrados, sin un solo milímetro de emoción, las esposas plásticas para evitar inconvenientes y lo más duro: qué íbamos a hacer si la guerrilla descubría el plan", dice.

Esta semana llegaron a pensar que todo estaba saliendo tan perfecto que la guerrilla tal vez se había percatado del engaño y solo esperaría que el helicóptero aterrizara para atacarlos.

El martes en la noche el Ministro y el general Padilla decidieron que el día 'D' era el miércoles 2 de julio, a las 05:00 horas. Ya no había tiempo para más entrenamiento o modificaciones. La suerte estaba echada y los 13 militares solo estarían escoltados por un helicóptero similar que también hacía parte de la falsa misión humanitaria.

El propio comandante del Ejército viajó al sitio de concentración entre Villavicencio y San José del Guaviare. En la madrugada se reunió con sus hombres y en un momento que todos califican como dramático y solemne a la vez leyeron el libro de Los Hechos de la Biblia. El pasaje no podía ser mejor: ese en el que Pedro es rescatado por un ángel y pasa por entre los guardias que lo tienen preso sin que ellos se den cuenta: "Ahora me doy cuenta realmente de que el Señor ha enviado su ángel y me ha arrancado de las manos de Herodes".

"Ustedes saben que este puede ser un viaje sin retorno. Nos vamos con la Virgen y los ángeles". Con esas palabras se embarcaron en el helicóptero y partieron hacia la selva a traer a los secuestrados de regreso.

"Lo que viene después está lleno de emoción, de miedo también y una profunda alegría. Primero, cuando los vimos desde el aire, reunidos en un grupo, con sus morrales mirando el helicóptero.

"Luego, cuando descendimos, los que eran 'periodistas' empezaron a hablarles a los secuestrados, pusieron mucha resistencia para ponerles las esposas y al final por uno de los estadounidenses accedieron. Fueron interminables minutos.

Teníamos que salir de allí en menos de 7 minutos y mientras abordaban y hablaba 'Cesar' pasaron 22. Cuando se cerró la puerta y se neutralizó a los dos guerrilleros ellos quedaron libres y creo que nosotros también", concluye el oficial.

El Tiempo, Colombia

http://www.eltiempo.com/colombia/justicia/2008-07-06/detalles-desconocidos-de-la-operacion-jaque-cuenta-uno-de-sus-principales-alfiles_4363688-1


Médicos "colmaron de buenas noticias" a Ingrid Betancourt tras chequeos en París


"Durante todos esos años (de cautiverio) tuve una serie de preocupaciones (por la salud). Ahora, felicidad total", declaró a la cadena de televisión pública France 3.

Betancourt permaneció casi siete horas en el hospital militar de Val-de-Grâce y dijo estar "muy sorprendida" de no tener secuelas físicas después de seis años y cuatro meses de secuestro.

"El espíritu ayuda a que el cuerpo aguante", recalcó Betancourt, una católica devota que dice gozar de "protección espiritual".

Poco antes, su hermana Astrid había declarado que los resultados de los exámenes eran "tranquilizadores", aunque los médicos le recomendaron descanso.

La ex rehén detalló además un momento de "angustia" vivido el viernes por la noche en la habitación del hotel donde se aloja: "Me tomé una ducha caliente para relajarme y mi hijo, que daba vueltas sin parar por la habitación, apagó por despiste la luz.

Me encontré en ese cuarto de baño, en la oscuridad total, y perdí la noción de dónde estaba. Me entró la angustia y me dije 'Dios mío, han llegado, las Farc han vuelto'. Me sentí como en una pesadilla".

Aún es centro de atención en Francia

La ex candidata presidencial sigue siendo portada de revistas y diarios franceses.

A Íngrid, la prensa francesa le ha dedicado mucho espacio estos días. El diario Le Figaro le dio la portada de su revista (Le Figaro Magazine), con una nota en la que se refiere a la ex secuestrada como una mujer que a punta de coraje logró sobrevivir en la selva.

"La indomable". Así titula la revista el reportaje sobre Íngrid. "Liberada gracias a una increíble operación del Ejército colombiano, la ex candidata presidencial mostró una impresionante energía durante los seis años y cinco meses que duró su calvario.

¿De dónde sacó Íngrid Betancourt esa fuerza? ¿Por qué corrió el riesgo de lanzarse a las garras de las Farc?", se pregunta el artículo.

Por su parte, el diario Le Monde hizo una edición especial en su página en Internet, que trae varios videos, un completo perfil suyo y un artículo que habla de una mujer con mucha "gracia y carisma".

Alguien "dulce y desprovisto de odio" que, sin embargo, mostró total firmeza al hablar de las ganas que tiene de trabajar por la liberación de los que quedan en la selva.

Críticas de Fernando Vallejo

El escritor Fernando Vallejo, quien está de visita en Brasil, lanzó fuertes críticas a Íngrid Betancourt, a quien calificó de oportunista y manipuladora.

En notas de varios medios, dijo que ella y Clara Rojas había buscado su secuestro. Y se quejó del despliegue que se le ha dado a su reciente liberación. "Ahora mismo hay varios centenares (de personas) en poder de las Farc, pero sólo se habla de ella", protestó Vallejo.

PARÍS
AFP

El Tiempo, Colombia
http://www.eltiempo.com/colombia/politica/2008-07-06/medicos-colmaron-de-buenas-noticias-a-ingrid-betancourt-tras-chequeos-en-paris_4363579-1


Facilitador suizo aparece como portador de US$ 500 mil de Farc incautados en Costa Rica: Mindefensa

"Lo único que le digo es que ese señor (Jean Paul) Gontard va a tener que explicar por qué aparece en los correos de 'Raúl Reyes'", afirma el ministro de Defensa en entrevista con EL TIEMPO.

YAMID AMAT: ¿Cómo así?

JUAN MANUEL SANTOS: No le puedo agregar una sola palabra más.

Pero, entonces, ¿Gontard terminó aliado con la guerrilla?

Ni una palabra más.

El diario 'El País' de Madrid informó recientemente que Gontard estuvo reunido con 'Alfonso Cano'. ¿Sabe Usted algo?

Ni una palabra más.

Detalles de la 'Operación Jaque'

¿Cómo se gestó la operación de rescate de los secuestrados?

Miembros de nuestra inteligencia militar, creativos y audaces, presentaron hace algún tiempo el plan. Al principio fue rechazado, porque parecía una locura. Se proponía infiltrar el secretariado de las Farc y al frente del guerrillero de alias 'César', que lo teníamos ubicado, para montar una operación ficticia y rescatar a los rehenes.

¿En qué consistía la que usted llama "operación ficticia"?

En hacerle creer a alias 'César' que 'El mono Jojoy' le enviaba la orden de trasladar a los secuestrados a donde estaba 'Alfonso Cano' para iniciar la negociación sobre un intercambio humanitario.

¿Y descartaron el plan?

Al comienzo, sí. Parecía demasiado audaz y poco posible de realizar. Pero la gente de inteligencia insistió y comenzaron a probar que el plan era viable y que el riesgo para los secuestrados era mínimo. Entonces, se comenzó a poner a prueba. El 30 de mayo nos demostraron plenamente que la operación podría ser exitosa.

¿Y cómo los convencieron?

Nos demostraron que había infiltrados en el secretariado e infiltrados y penetrados también en el frente donde estaban los secuestrados. Montaron, entonces, una especie de estudio de cine, para practicar el plan. Las personas que participaron directamente en los helicópteros se sometieron, inclusive, a clases de teatro. El día 20 de junio decidí que aceleraran la preparación del plan. Cuando estuve convencido de que era posible, se lo presentamos al Presidente. Y él autorizó. "¡Adelante, ministro!", me dijo.

¿Cómo es la historia de las clases de teatro?

La parte importante del plan era que la guerrilla creyera que efectivamente había una operación para trasladar a los secuestrados a donde 'Alfonso Cano'. Se ensayó la forma como íbamos a llegar al campamento, la forma como se recibiría a los secuestrados y como íbamos, inclusive, a montar a dos miembros de la guerrilla en el helicóptero.

¿Los dos guerrilleros no exigieron ir en el helicóptero?

No. El plan incluía que ellos abordarían el aparato y eso era fundamental para que no sospecharan, para darles confianza. Se ensayó muchas veces y todos actuaban como si sintieran que iban a participar en la película más importante de su vida.

Los asesoraron expertos en actuación. Inclusive, a una parte de ellos también se les entrenó en artes marciales y en cómo neutralizar a los guerrilleros cuando estuvieran en el helicóptero.

Fue un entrenamiento muy severo y le doy un dato: el último que los entrenó en eso fue el general Mario Montoya, comandante del Ejército, quien fue lancero. Con él hicieron el ejercicio físico sobre cómo derribar a un contrincante y dominarlo.

Entonces, ¿la presencia de los dos guerrilleros fue pedida por ustedes?

Sí, para darles confianza. Se trataba de una supuesta misión internacional que iba a llevar a los secuestrados y los guerrilleros a donde 'Alfonso Cano' para iniciar, el acuerdo humanitario y 'Jojoy' pedía que los acompañaran.

¿Quién le daba a alias 'César' las instrucciones?

Un supuesto enlace de 'Mono Jojoy'. Le hicimos creer a 'César' que 'Jojoy' enviaba las instrucciones a través de un mensajero o correo humano.

¿Y cómo se hizo para evitar el riesgo de que 'César' se comunicara con el verdadero 'Jojoy' o con 'Alfonso Cano'?

Con 'Cano' nunca se comunicaba. A 'Jojoy' lo bombardeamos permanentemente para dificultarle contactos. Entre ellos, además, hay problemas de comunicación y en los mensajes que los infiltrados le llevaban a 'César' se le advertía que esto era absolutamente secreto y que mantuviera total silencio, porque si hablaba por radio lo podrían detectar.

Pero, ¿cómo logran infiltrar a alguien en un frente dirigido por un guerrillero como 'César', con su experiencia de años en la guerrilla? ¿Cómo autoriza que un guerrillero desconocido ingrese al frente?

Es que la infiltración no se hizo de un día para otro. Nosotros tenemos infiltrados en las Farc hace mucho tiempo.

¿Fueron infiltrados o guerrilleros 'colaboradores' del frente de 'César'?

Las dos cosas sucedieron. Infiltración es cuando una persona nuestra ingresa a las filas del enemigo. Lo que usted llama 'colaboración' es penetración; es decir, convencer a guerrilleros de ayudarnos a cambio, la mayoría de las veces, de beneficios. En este caso no fue por recompensas sino por venganza.

¿Y tienen acaso infiltrados en el frente de 'Jojoy'?

Sí. Están muy encubiertos.

¿Alias 'César' es bruto?

No. Lo que pasa es que el plan era tan audaz, que el guerrillero más experimentado e inteligente no habría creído posible, ni siquiera que se intentara. Para ellos se trataba, simplemente, del traslado de secuestrados, como lo han hecho muchas veces, pero esta vez en helicóptero por la urgencia.

Y 'César' cayó. Yo les dije a los generales Padilla y Montoya: "Ya mordió". Cuando en una pesca el pez muerde hay que sacarlo rápido porque puede escapar. Por eso aceleramos.

¿Usted cuándo y cómo supo que ya había mordido?

Hace 3 semanas cuando le insinuamos que comenzara a reunir la gente, porque estaban en 3 grupos separados, y así lo hizo. Pusimos, entonces, el plan en marcha.

¿No era demasiado atrevido correr el riesgo?

Estábamos seguros de que los secuestrados no corrían peligro. El riesgo era calculado.

¿Cuál fue el momento de mayor peligro de fracaso?

Cuando comenzó a demorarse el levantamiento del helicóptero del sitio donde estaban recogiendo a los secuestrados. Estaba previsto que demoraría entre 7 y 10 minutos. Y ya iban 22. En esos 12 minutos pensamos que algo había pasado. Después, supimos que la demora fue culpa de los secuestrados que se negaban a subir atados.

No hubo montaje, insiste Santos

El periodista Frederich Blassel, de Radio Suiza, aseguró que alias 'César' recibió 20 millones de dólares a cambio de entregar al Ejército a los secuestrados y que toda la operación fue un montaje. ¿Qué opina?

Desde el pasado viernes repito que eso es absolutamente falso.

El periodista suizo dice que el contacto con el comandante 'César' se estableció a través de su novia que fue capturada hace unos 4 meses por el Ejército...

Una de las amantes de 'César' está presa. Es lo único que sabemos. El resto es ciencia ficción.... y de mala clase.

La secretaría de Estado de Estados Unidos, dijo que sí cooperó en la operación...

No en esta operación, aunque sí en el pasado cuando se hicieron otros intentos donde estaban involucrados los norteamericanos. Esta fue una operación exclusiva de inteligencia militar colombiana: "100 por ciento hecha en Colombia".

Yo, personalmente, le comuniqué al embajador que teníamos el operativo y que queríamos informarle al gobierno norteamericano porque el presidente Uribe se había comprometido con el presidente Bush a que si había algún tipo de operación que involucrara a los secuestrados norteamericanos ellos serían informados.

Hicieron un consejo de seguridad al más alto nivel, estudiaron la operación y dijeron que estaban conformes y nos ofrecieron ayuda técnica.

Pedimos que nos ayudaran a mejorar la actuación de nuestros hombres en la parte teatral, pero al final acabaron solo suministrándonos dos aparatos electrónicos que se instalaron en los helicópteros para ser usados en caso de emergencia.

También tenían un avión plataforma de inteligencia sobrevolando el área. Esa fue toda la ayuda.

¿Si la operación hubiera fracasado, habría sido un desastre político para usted?

Sin duda. Habríamos hecho el ridículo tanto el Presidente como yo; pero como yo se lo propuse al Presidente, habría tenido que renunciar.

¿Para dónde van las Farc?

Yo aspiraría a que un tipo como 'Alfonso Cano' se dé cuenta de que si no negocia ahora más tarde va a ser mucho más difícil.

El futuro político de Santos

Como no hubo fracaso, no se paga ningún precio. ¿Cuál será el beneficio del éxito?

Hay beneficios políticos, no lo puedo negar; mi popularidad debe estar mejor de lo que estaba hace una semana; pero le confieso que si yo estuviera pensando en los dividendos políticos, ese tipo de decisiones no se toman porque uno comienza a protegerse de todo riesgo. Aún cuando, le repito, la seguridad de los secuestrados nunca estuvo en peligro.

¿Y va a aprovechar el beneficio político?

Primero que todo, si el presidente Uribe se lanza a la reelección va a contar con mi apoyo incondicional. Si no lo hace, el Presidente tendrá mucho que decir en eso.

¿Usted ve ahora mucho más despejado su futuro político?

Es que yo no tengo preocupación por mi futuro político; estoy tratando de hacer un buen Ministerio.

¿Si el presidente Uribe decide no buscar una nueva reelección, usted aspirará?

Evaluaré. Yo creo que el presidente Uribe, si definitivamente no se lanza, va a tener mucho que decir sobre quién podría ser su sucesor. Todo depende de eso.


¿Por qué acusan al senador Carlos García, de 'la U', de estar poniendo un palo en la rueda a la reelección?

No sé si le está poniendo un palo en la rueda, pero no debería. 'La U' le debe su existencia a Uribe y como mínimo gesto de lealtad debe acompañarlo en las duras y en las maduras.

Si yo digo: "El Ministro de Defensa dice que no aprovechará políticamente el éxito obtenido", afirmó lo correcto?

La gente va a decir: este es un mentiroso y un hipócrita. Lo que no sé es cómo aprovecharlo políticamente; una cosa es el prestigio, otra cosa es el capital político.

¿Y si el Presidente hace un guiño sobre a quién desearía como candidato y no es usted?

Estoy dispuesto a apoyar a la persona que él señale...

Y, entonces, ¿usted no se lanzaría?

No.

YAMID AMAT
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

El Tiempo, Colombia
http://www.eltiempo.com/colombia/politica/2008-07-06/facilitador-suizo-aparece-como-portador-de-us-500-mil-de-farc-incautados-en-costa-rica-mindefensa_4363550-1