sábado, 28 de junio de 2008

Nicaragua: El pueblo salió a las calles en protesta por políticas del Gobierno





Miles de nicaragüenses marcharon hoy por las calles de Managua para protestar contra las políticas del Gobierno de Daniel Ortega, contra el hambre, la carestía de la vida, la "dictadura institucional" y la defensa de la democracia.

El Movimiento por Nicaragua leyó en un pronunciamiento en un acto tras la marcha, que ha iniciado una revolución cívica contra las arbitrariedades y la corrupción de este gobierno, que consideran una nueva dictadura en Nicaragua.

La marcha inició a las diez de la mañana en los semáforos de la pista Cardenal Miguel Obando y Bravo, luego continuó por la Rotonda Rubén Darío -en el nuevo centro de Managua- y subió y bajó parte de la loma de la Laguna de Tiscapa para concluir con la lectura del pronunciamiento y un concierto en los semáforos del Hospital Militar.

Durante la marcha se observó una destacada cobertura policial, aunque los oficiales no precisaron el detalle de las fuerzas desplegadas. Sin embargo, coincidieron con los organizadores del evento que no se reportaron disturbios, aunque se denunciaron tranques en Sébaco y Occidente.

La convocatoria concentró a diferentes partidos políticos de la oposición, organizaciones civiles y ciudadanos de toda clase económica.

POLÍTICOS DE LA OPOSICIÓN: “¡NO MÁS PACTO!”

La líder del MRS, Dora María Téllez, a quien consideran la mujer que “encendió” la lucha con su reciente huelga de hambre por la democracia, contra el pacto y la carestía de la vida, afirmó que el pueblo ya está en las calles para comenzar a enterrar el pacto Ortega - Alemán y que no dejarán éstas hasta que se de “la última palada”.

La fórmula de la Alianza Partido Liberal Constitucionalista (Alianza PLC) por la Alcaldía de Managua, Eduardo Montealegre y Enrique Quiñónez, también participaron en la marcha aún contra las advertencias de su propio partido -que se oponía a su participación- y se pronunciaron a favor de la protesta en la tarima pública antes de que iniciara la marcha.

Montealegre dijo que ya no debía haber más pacto y Quiñónez añadió que su mensaje de que Nicaragua ya no quiere más pacto ni dictadura, sino democracia iba hasta El Chile (donde reside Alemán) y la residencia de Ortega (en El Carmen).

Pero para publicar su mensaje, la fórmula liberal, debió vencer en un forcejeo en las gradas que conducían a la tarima, donde jóvenes de unas brigadas del orden de los organizadores intentaron impedirles el paso por temor a partidarizar el acto. Sin embargo, los liberales insistieron en su derecho porque los líderes del MRS habían intervenido y lograron subir, no sin evitar que durante la intervención de Quiñónez se interrumpiera el audio.

MEJÍA GODOY: ORTEGA ALBOROTÓ LAS AVISPAS

La marcha concluyó con un concierto que inició el cantautor Luis Enrique Mejía Godoy y concluyó su hermano y también cantautor Carlos Mejía.

Los hermanos Mejía Godoy promueven una demanda contra el Gobierno de Ortega por el uso de sus canciones inspiradas en la revolución.

Carlos Mejía dijo que “Ortega hizo mala ronda y se la pasó el fuego” en alusión a la participación de la población en rechazo a su gobierno y aunque dijo que el mandatario ya “alborotó las avispas no se beberá la miel” porque esa es del pueblo cuando acabe con esta nueva dictadura, que él espera tener vida para ver caer.

La Prensa, Nicaragua
http://www.laprensa.com.ni/archivo/2008/junio/27/noticias/ultimahora/268601.shtml


Marcha contra las pretensiones dictatoriales del gobierno de Ortega


Miles de personas marcharon el viernes por las calles céntricas de esta capital en una manifestación de rechazo a ''las pretensiones dictatoriales'' del presidente Daniel Ortega y realizada bajo la consiga ''todos unidos contra la dictadura y el hambre''.

Según los organizadores, desfilaron unas 20 mil personas, pero la vocera de la policía, Vilma Reyes, dijo que la institución calculó unas 10 mil 500.

La marcha fue convocada por la Unión Ciudadana por la Democracia, integrada por un diversas organizaciones cívicas, y partidos opositores, entre ellos el Partido Conservador (PC), y el Movimiento Renovador Sandinista (MRS) disidente del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Tanto el MRS como el PC fueron inhibidos por el Consejo Supremo Electoral (CSE) de participar en las elecciones municipales de noviembre y corren el peligro de no hacerlo en las presidenciales de 2011.

Se considera en medios políticos y periodísticos, que ha sido la manifestación pública más grande realizada desde que Ortega asumió el poder el 10 de enero de 2007.

En las pancartas iban pedidos de ''cuentas claras'' al gobierno sobre la ayuda petrolera venezolana y denuncias de ''injerencia'' del presidente venezolano en asuntos nicaragüenses, además de acusaciones de ''parcialidad'' de las autoridades electorales y de las cortes.

Entre los manifestantes figuró el escritor Sergio Ramírez, ex presidente de la república, ex compañero de Ortega en los años 80 y uno de los fundadores del MRS en 1996.

Se escucharon además antiguos eslogan como: ''De que se van que se van'', o ''el pueblo unido jamás será vencido'', que fueron usados en los años 70 en marchas contra el dictador Anastasio Somoza, derrocado el 19 de julio de 1979.

El líder del MRS, Edmundo Jarquín, quien fue candidato presidencial en las elecciones de noviembre de 2006, dijo que la marcha era ''el inicio de la lucha por transformar a Nicaragua en una verdadera democracia''.

El ex banquero y ex candidato presidencial Eduardo Montealegre, que fue segundo en las elecciones presidenciales, dijo que se había iniciado una gran lucha cívica contra el pacto de Ortega con el ex presidente Arnoldo Alemán, líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

La presidenta del MRS, Dora María Téllez, dijo que la manifestación cívica era contra ''las pretensiones dictatoriales de Ortega y el hambre que sufre el pueblo nicaragüense''.

''El pacto Ortega-Alemán le quita la comida de la boca al pueblo con la inflación y no hace nada contra la corrupción'', dijo.

Seguidores de Ortega y Alemán controlan desde finales de la década pasada la corte electoral CSE, la Corte Suprema de Justicia, el legislativo y la Contraloría de Cuentas del país.

En las últimas encuestas de opinión los nicaragüenses manifiestan preocupación por la falta de trabajo y la inflación, la que acumulada a mayo según el Banco Central cerró en 9,43% y el año pasado fue de 16,88%. Economistas independientes calculan que este año cerrará en 27%, debido al alza en los precios del petróleo y los alimentos.

El Nuevo Diario, Nicaragua
http://www.elnuevodiario.com.ni/politica/19864