domingo, 22 de junio de 2008

Más de $10 mil millones se ha pagado a delatores de las Farc por jefes muertos de esa guerrilla


Foto: Archivo-EL TIEMPO

El general Mario Montoya, comandante del Ejército, cuando recién comenzaba la entrega de recompensas y se publicitaban.


Del poder de las recompensas da cuenta uno de los hombres encargados de pagarlas: "Han aumentado la colaboración con la Fuerza Pública en un 90% y la efectividad de las operaciones", dice.

Y agrega que "en los resultados tienen que ver la tecnología y la pericia de los soldados, pero no sería lo mismo si no se tuviera información tan precisa".

Las bonificaciones a desmovilizados, que pueden pasar por 5 mil pesos, por un cilindro de gas vacío; por 18 millones, por un misil tierra-aire, o por 70 millones de pesos, por operaciones para liberar policías o militares secuestrados, salen de lo que el Ministerio de Defensa destina al Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado.

Los delatores

Aunque dejó frío al país cuando trajo una mano de su comandante para probar que lo había matado, 'Rojas' solo fue el más vistoso de los guerrilleros, que al mejor estilo de Judas Iscariote, entregaron a sus jefes por plata.

Otro, que distinto a él sí recibirá 5 mil millones de pesos -la más grande recompensa hasta ahora-, indicó dónde debían lanzar las bombas que sin falla acabarían con 'Raúl Reyes'.

La operación del primero de marzo de este año en la frontera con Ecuador, y así se le confirmaron a este diario en inteligencia militar, también tuvo como punto de partida la traición de otro que se ilusionó con hacerse millonario.

Odiados en las Farc porque les están marcando el momento más difícil de su historia, esos ahora considerados Judas se hicieron al amparo de las propias ambiciones del grupo guerrillero, que como dice César Restrepo, de la Fundación Seguridad y Democracia, "comenzó su autodestrucción cuando se dejó corromper por el narcotráfico".

Testimonio vivo es 'El Negro', otro mando medio que alentado por la plata se convirtió en el punto de partida para el fin de 'Martín Caballero'. "De las Farc proletarias -dice- se había pasado a las Farc burócratas".

Esos ahora traidores para esa guerrilla, se cultivaron, además, en amarguras como la del hombre que fiel acompañó a 'Ríos' hasta que lo humilló con la orden de cavar trincheras.

En medio de delaciones cayó 'Iván Ríos'

El día que le ordenó a 'Garra' cavar trincheras, para castigarlo por enamorarse de una campesina sonsoneña, 'Iván Ríos' abrió el camino para que cavaran su tumba.

"Al son que yo daba paladas me preguntaba con cuántas trincheras había tenido él que pagar el hijo que tenía, o con cuántas 'Karina', por la hija que también tenía".

Saboreando amargura todavía, el guerrillero que en junio del 2004 cuidó los pasos del más joven del secretariado de las Farc mientras atravesaba montañas desde el Tolima hasta el oriente antioqueño, cuenta que lo alejaron de la vereda de Sonsón donde la campesina se quedó esperando un hijo suyo.

Catorce meses se había demorado asegurando la ruta que llevó a 'Ríos' desde Murillo hasta los límites de Nariño (Antioquia) y Pensilvania (Caldas), para que asumiera el mando del Bloque José María Córdoba.

Ya en Antioquia se convirtió en su jefe de seguridad y en el que luego comenzó a tejer la cadena de traiciones que 'Rojas' cerró por una recompensa de 5 mil millones de pesos que soñó.

El día que se rebeló

"Para alejarme más de la campesina de Sonsón me mandaron al Tolima. Cuando volví me dijeron que ya había tenido la niña. Pedí que me ayudaran para llevarle algo, pero nada. En cambio me mandaron a reforzar el grupo que se iba a tomar Montebonito (en Caldas). Me tocaba volar un puente para que la tropa no llegara rápido, pero yo ya no pensaba en eso, estaba lleno de rabia porque quería conocer a mi hija. Uno sabe que los jefes tienen sus hijos y van a visitarlos, les mandan plata, y a los mandos medios nos negaban esa posibilidad".

Cuando llegó la hora de actuar mojó el radio de comunicación para que se dañara, para que nadie pudiera preguntarle si había volado el puente. Apareció dos días después, lo acusaron de traición y le anunciaron consejo de guerra. "Le dije a 'Iván' que no quería estar más en el frente 47, que mandara al 9, que era de donde venía. Él aceptó, en el camino busqué a la muchacha, conocí a la niña y salí de la vereda de Sonsón con ellas". Era julio del 2005.

Dejó 16 años en las Farc, huyó a Medellín y trabajó como vigilante un mes hasta que se encontró con otro desmovilizado que lo presentó ante la Brigada 8, de Caldas.

El día de los primeros millones

"De una vez me fui a acompañar operaciones. Estuve en la de julio del 2006, cuando hirieron a 'Iván'. Dos días después le mataron la compañera. Dispararon desde el aire y luego hicimos el desembarque. Desde un celular que encontramos llamé a tres guerrilleros para que salieran con nosotros.

Llevé a la tropa a una caleta que tenía dos computadores portátiles de 'Iván' y a otra que guardaba una tonelada de explosivos". Por esa operación, el hombre que dos años fue jefe de seguridad de 'Ríos' recibió los primeros 44 millones.

Justo ahí comenzaron todas las cadenas de información que han terminado en los duros golpes a las Farc desde el año pasado, cuando muchos no creían que las Fuerzas Militares habían matado al 'Negro Acacio'.

Para quien entregó a este hombre que engordaba las cuentas guerrilleras con negocios de narcotráfico, era echarse al bolsillo de entrada 1.700 millones de pesos, pero recibió 2 mil millones por la información de valor que encontraron en el campamento.

Fue, como en los otros casos, uno de su entera confianza. Uno que hasta el día de la tentación guardaba sus pasos. Con su compañera lo tuvieron en varias ciudades del país hasta que le entregaron la plata y emprendió con ella un nuevo rumbo.

También peso a peso ha recibido los millones el que condujo a las tropas cuando 'Ríos' se quedó sin compañera. "No salí con la intención de hacerle daño a la guerrilla, pero empecé a soñar con una casa, con que la hija no fuera la de menos en la escuela... Me presenté al DAS de Caldas y entregué a la dirección del PC-3 (Partido Clandestino) en Manizales". Recibió entonces otros 43 millones de pesos.

El momento de 'Rojas'

Con la información que esa red dio se desató la operación que arrinconó a 'Ríos' y le prendió las luces a 'Rojas' sobre la manera de ganarse 5 mil millones.

Para no mandar el mensaje de que matar paga, su recompensa terminará siendo de 800 millones.

El día que 'Garra' cuenta cómo comenzó el fin de 'Ríos', está con 'El Negro' que marcó la destrucción de la seguridad de 'Martín Caballero'. No menos de 300 milicianos de Bolívar terminaron fuera de combate por lo que él contó. Entre ellos la mujer que quizás 'Caballero' amó y lo vendió.

Y mientras como ellos 'Garra' se siente soñando cuando le dan las 10 de la mañana en una cama caliente con su mujer y sus dos hijas (la otra nació hace 20 días), en la casa que lo ilusionó; en la selva seguramente los jefes aún vivos de las Farc comienzan a cuidarse hasta de las sombras.

Las dos maneras de pagar la información

Bonificaciones: Se dan a los desmovilizados por información y entrega de material que evite un daño. La más grande pagada hasta hasta ahora es de 396 millones de pesos, por la entrega de 1.570 kilos de cocaína. Desde el 2003 el Gobierno ha entregado en bonificaciones 9 millones de dólares. Con ellas han comenzado las cadenas que llevaron a varias cabezas de las Farc.

Recompensas: Se dan por información que lleve a una operación exitosa contra las cabezas de una organización armada. Se pagan con gastos reservados, que según la ley 1097 del 2006, financian actividades de inteligencia, contrainteligencia, investigación criminal, protección de testigos e informantes. Un desmovilizado puede acceder a bonificación o a recompensa.

El Tiempo, Colombia

http://www.eltiempo.com/colombia/justicia_c/2008-06-22/mas-de-10-mil-millones-se-ha-pagado-a-delatores-de-las-farc-por-jefes-muertos-de-esa-guerrilla_4339763-1