jueves, 12 de marzo de 2009

Se estudia prohibir regalar juguetes con menú de "Cajita Felíz"


La directora técnica de educación del Instituto Nacional de Nutrición, Diana Calderón, aseguró que se está adelantando un proyecto para regular la venta de juguetes con los alimentos infantiles.



"Se ha trabajado en mesas técnicas con el Indepabis y con el Ministerio de Salud", informó. "Ya está en discusiones y se está elaborando la primera propuesta. Luego se presentará a la Asamblea Nacional para que cumpla con los procedimientos administrativos legales respectivos", explicó la funcionaria al diario El Nacional.
Esta semana, la Fiscalía de Brasil recomendó a las cadenas McDonald’s, Burger King y la brasileña Bob’s que dejaran de regalar juguetes con los menús para niños, y el Ministerio Público Federal de ese país les dio un plazo de 10 días para que las empresas respondan a esa recomendación.

Publicidad Calderón explicó que la resolución técnica que se promulgará en Venezuela se aplicaría de forma similar a lo que se hizo en Brasil: prohibir a los comercios de comida rápida que hagan ventas vinculadas de juguetes con la comida.

"La idea es que ellos no tengan un gancho más con qué atrapar a la gente, y a los niños", indicó. A su parecer, si la publicidad es menos agresiva, las personas no tomarán en cuenta el juguete, que a su vez dejará de ser una atracción. Maritza Jiménez, directiva de la Fundación Bengoa y del capítulo venezolano de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición, también opina de esa manera: "Se supone que el juguete es el atractivo para captar al niño. Es un mecanismo de captación que utilizan las tiendas de comida rápida".

El aumento de peso no es el único que mencionan los especialistas a la hora de hablar de la mala alimentación. La diabetes, el síndrome metabólico, las grasas , problemas de colesterol elevado e hipertensión infantil debido al sobrepeso, son otras de las complicaciones.

"Deberían regalar pelotas, cuerdas de saltar y equipos deportivos para promover el ejercicio en los niños pequeños", recomendó María Consuelo Pérez, médico nutriólogo de la Clínica Campo Alegre en Caracas. "Lo que se debería hacer en Venezuela es estimular para que haya alimentos más sanos y que las tiendas de comida rápida tengan opciones más saludables", agregó.

A su juicio, las hamburguesas deberían estar preparadas a la plancha y venir acompañadas con postres de yogurt o con cereales.

La directora del INN también recomendó a las cadenas de comida rápida mejorar la calidad de los alimentos que comercializan y que sustituyan refrescos y hamburguesas por jugos naturales y ensaladas.

Expertos venezolanos en el tema nutricional consideran que la responsabilidad no es sólo de las cadenas de comida rápida, sino también de los padres.

Jiménez asegura que existe un componente psicológico en el consumo de este tipo de alimentos. "Una de las cosas que hay que evitar es que el padre gratifique al niño llevándolo a esos sitios. Es difícil que los padres recompensen a sus pequeños regalándoles una fruta", dijo.

Calderón señaló que los padres y representantes tienen gran responsabilidad en la mala alimentación de sus niños. "Hay que hacer un trabajo educativo en las aulas de clase, un trabajo social y publicitario para que la gente sepa que comer sano es fundamental y ayuda a la salud de todas las personas", indicó.

La promoción de campañas educativas es importante, según manifestó María Consuelo Pérez. "Más que penalizar a las cadenas de comida rápida, hay que educar a los padres a premiar a los niños de otra manera", afirmó.


Cadena Global








"No he hecho más que manifestar mi desacuerdo"




Maraco se pronuncia con una carta en la que da reflexiones de casi 2 meses de cárcel


José Ramón Dacre, el chofer del movimiento estudiantil que los universitarios presentaron al país con el alias de Maraco, insiste en que es inocente. "No he cometido otro delito que no sea darle toda la franqueza a la voz de mi garganta para manifestar el profundo desacuerdo con la realidad política que vive y que ha vivido mi país", indica en una carta que envió a El Universal.

"Cuando tomé la decisión de actuar sabía que era natural que surgieran conflictos inesperados, sabía también que es natural que surgieran heridas, lo que no sabía era la magnitud del conflicto ni la profundidad (...)".

Desde la cárcel de La Planta, donde fue recluido dos días después de que lo detuvieran el pasado 20 de enero, Maraco se pronuncia para dejar por sentado que no ha cometido delito y que no lo asaltan remordimientos.

"Bien vale la pena pagar el precio de mis sueños", dice. "Y si en algún momento el aguijón de mi conciencia me reclama y la voluntad de volver al pasado es muy grande, me bastará con voltear la mirada y ver mis cicatrices, y con satisfacción escucharé a mi corazón decir: 'No he despreciado mi vida'".

Acusado por el Gobierno de llevar bombas Molotov en el camión que los estudiantes condujeron a la marcha del pasado 20 de enero y considerado por los universitarios como un preso político, Dacre se pronuncia con un texto en el que confiesa que estar preso le ha sido difícil.

En casi dos cuartillas escritas a mano y que firma como "José (Maraco) Dacre", se pasea por la realidad del país para destacar que hay cosas que no están bien: "Sueño con que nuestros jóvenes recién casados, con salario mínimo y bebé en camino, no vivan la pesadilla de ser excluidos de la dignidad humana. Sueño con no seguir compartiendo el llanto de esas madres que no tuvieron tiempo de despedirse de sus hijos asesinados (...) Sueño con hospitales bien dotados (...) Sueño con carreteras sin huecos (...)".

Agrega que suele reflexionar. "Siempre procuro escuchar mi corazón, ser lo más honesto posible conmigo mismo, miro si realmente estoy siguiendo mi camino, pagando el precio de mis sueños".


Cita:


Mi reclusión

Cuando tomé la decisión de actuar sabía que era natural que surgieran conflictos inesperados, sabía también que es natural que surgieran heridas, lo que no sabía era la magnitud del conflicto ni la profundidad de las heridas.

Las consecuencias de la responsabilidad las soporto con mi conciencia en paz y mi orgullo muy en alto; no he cometido otro delito que no sea darle toda la franqueza a la voz de mi garganta para manifestar el profundo desacuerdo con la realidad política que vive y que ha vivido mi país y esto me ha demostrado que la palabra es poder, que las palabras transforman al mundo y al hombre.

Las heridas se curan pero quedan las cicatrices, y esto para mí es una bendición, estas cicatrices permanecerán conmigo el resto de mi vida. Me mostrarán las marcas de las esposas, me recordarán los horrores de la prisión, los sonidos de las cadenas, cerraduras y candados, pero continuaré mi camino hacia adelante.

El camino en la prisión se me ha puesto muy difícil, siempre procuro escuchar mi corazón, ser lo más honesto posible conmigo mismo, miro si realmente estoy siguiendo mi camino, pagando el precio de mis sueños. Seguir un sueño tiene su precio, aunque nunca es tan alto como el que paga el que no vive su propia leyenda personal.

Sueño con un país de progreso, con una patria llena de futuro y oportunidades. Sueño con que nuestros jóvenes recién casados, con salario mínimo y bebé en camino, no vivan la pesadilla de ser excluidos de la dignidad humana.

Sueño con no seguir compartiendo el llanto de esas madres que no tuvieron tiempo de despedirse de sus hijos asesinados por la inclemente barbarie desatada en todos los estratos sociales de nuestras comunidades.

Sueño con escuelas de primer mundo, dignas y aptas para educar a nuestros niños, donde no se acostumbren a hacer pipí detrás de una pared, debajo de un árbol o simplemente en un tubo tapando su inocente intimidad con una tablita, acostumbrados a vivir y adaptarse desde temprano a una vida miserable.

Sueño con hospitales bien dotados, donde no haya que comprar hasta el jabón para que los médicos se laven las manos. Sueño con carreteras sin huecos, donde viajar por tierra no se convierta en el horror de estamparnos el sello de la tristeza en el corazón por la pérdida de un ser querido.

Por eso bien vale la pena pagar el precio de mis sueños y si en algún momento el aguijón de mi conciencia me reclama y la voluntad de volver al pasado es muy grande, me bastará con voltear la mirada y ver mis cicatrices, y con satisfacción escucharé a mi corazón decir: “No he despreciado mi vida”.

Ahora el futuro llama a nuestra puerta y todas las ideas, excepto las que envuelven prejuicios, tendrán la oportunidad de surgir. Lo que sea importante quedará, lo que sea inútil desaparecerá pero eso sí, que cada uno juzgue simplemente sus propias conquistas. Nosotros no somos los jueces de los sueños de nuestro prójimo, porque para tener fe en nuestro camino, no es preciso demostrar que el camino del otro es equivocado. El que actúa así no confía en sus propios pasos.

José (Maraco) Dacre



El Universal