miércoles, 4 de marzo de 2009

Control colectivo de propiedad es la meta del socialismo

Modelo Nº de "comuna socialista"
Modelo Nº 2 de "comuna socialista"



Chávez afirma que la tierra, como medio de producción, no es privada sino de todos


Ideológicamente, el presidente Hugo Chávez se opone a permitir espacios para que los privados crezcan y se fortalezcan; por el contrario, pregona que el carácter colectivo de la propiedad es la esencia de la política productiva, a pesar de los atributos constitucionales de uso, goce y disfrute de la propiedad privada y la obligación del Estado de incentivarla y promoverla así como a la inversión.

En su profundización de la revolución luego de la victoria por la enmienda constitucional, el presidente Chávez ha amenazado con expropiar las plantas procesadoras de arroz del país -propiedades de Polar, Iancarina y Cargill, entre otras empresas- y "pasarlas de propiedad privada a propiedad social, si se ponen cómicos. Socialismo, socialismo".

El afán por reducir espacios a los privados no es un capricho presidencial momentáneo ni una situación coyuntural. La planificación de Estado que ha diseñado el Ejecutivo nacional apunta a esa reducción, a través del I Plan Socialista de la Nación 2007-2013 y de la propuesta de reforma constitucional rechazada en 2007.

Los lineamientos del Gobierno bolivariano en esta materia apuntan a la "ruptura del modelo capitalista burgués (...) desmontando la superestructura que soporta la reproducción capitalista en el plano constitucional y legal (...) sentando las bases para la construcción de un nuevo modelo de producción fundamentado en nuevas relaciones de producción, nuevas formas de propiedad".

Tierra sin dueño El tema de la propiedad siempre ha estado incluido en el discurso del presidente Chávez. Durante el Aló, Presidente N° 325 de este domingo 1 de marzo, el mandatario dijo que "un elemento fundamental para el socialismo es la propiedad social de los medios de producción. ¿Cuáles son los medios de producción o los factores de producción? La tierra, que no es privada sino propiedad social. Si pusiste una cerca y produces, o tienes unos galpones, una casa o ganado (en esas tierras), bueno, esas bienhechurías sí son privadas. Pero la tierra no es de nadie en particular, es de todos".

El control de los medios de producción implica el crecimiento del Estado como agente omnipresente, por encima de las figuras privadas. El I Plan Socialista de la Nación señala que "lo relevante es el desarrollo progresivo de la propiedad social sobre los medios de producción. El Estado conservará el control total de las actividades productivas que sean de valor estratégico para el desarrollo del país", lo que incluye áreas como alimentos, energía, telecomunicaciones, salud o educación.

En la práctica, el avance del Gobierno bolivariano sobre áreas estratégicas se ha preparado mediante instrumentos como la Ley de Seguridad y Soberanía Agroalimentaria, y la Ley de Defensa en el Acceso a los Bienes y Servicios, que permiten a las autoridades ocupaciones temporales, sin previa actuación de algún tribunal, con base en criterios discrecionales respecto al cumplimiento de patrones y cuotas de producción de bienes o servicios de primera necesidad.

Leyes a la medida El modelo colectivo, que pasa por el concepto de la nueva geometría del poder, contempla una gestión social mediante las comunas, que puede ejecutar recursos a través de los bancos comunales, estos últimos constituidos como cooperativas según el artículo 10 de la Ley de los Consejos Comunales.

Pero la supremacía del sector público y el modelo de propiedad colectiva sobre la privada reclaman un cambio ante una figura privada como las cooperativas, que paradójicamente en 1999 fueron presentadas por el Gobienro bolivariano como una forma para lograr la anhelada diversificación del aparato productivo.

Sobre las cooperativas, el presidente Chávez dijo el domingo pasado que "hay que revisar la Ley de los Bancos Comunales. Hay que aclarar esto. La cooperativa no es que sea mala, yo no digo eso, sino que debe quedar claro que una cooperativa es una forma de propiedad privada y si yo le entrego un tractor a una cooperativa eso es propiedad privada. No es malo, sólo que no podemos confundirnos. Las cooperativas nos hacen falta y sobre todo cooperativas rumbo al socialismo, no que exploten a los demás".

Aun más claro fue el verbo presidencial en julio de 2008, cuando en Aló Presidente N° 314, el jefe de Estado dijo que "hay que tener claro cuál es la línea que deslinda el capitalismo del socialismo. Las cooperativas no son socialismo, no nos equivoquemos. Las cooperativas son un instrumento del mismo capitalismo y deberíamos incluso discutir los modelos, porque ustedes, sin darse cuenta, pudieran estar reproduciendo el modelo que queremos desplazar".

Históricamente, el cooperativismo ha sido una figura de propiedad colectiva que defiende su autonomía de los agentes privados o estatales, rasgo que se opone a la mencionada política de "control total estatal de las áreas estratégicas".

A juicio de expertos, el Gobierno bolivariano improvisa en la materia cooperativa por desconocer diversos conceptos de economía social.


Ernesto J. Tovar EL UNIVERSAL




Estiman déficit en producción de arroz

Bajas en los inventarios de reservas llegan a cuatro meses

La producción de arroz en el campo no arroja los resultados esperados tanto por el Gobierno nacional como por los productores. Por el contrario, factores climáticos como falta de luz y estacionalidad de las lluvias derivaron en rendimientos bajos e insuficientes.

Desde 2008 el mercado ha emitido señales de escasez del producto terminado. Esta situación derivó en una guerra de cifras entre el sector público y el privado por tratar de demostrar la realidad del mercado.

Mientras el Ejecutivo asegura que hay plena disponibilidad de materia prima en el mercado, las industrias y los productores del campo han manifestado que la disponibilidad de arroz paddy es insuficiente para atender el consumo de la población.

El ministro de Agricultura, Elías Jaua, sostiene que entre silos públicos y privados están almacenadas 300.000 toneladas de arroz paddy, y las estimaciones para la cosecha ciclo norte verano que arranca en marzo rendiría unas 350.000 toneladas en 90.000 hectáreas sembradas.

Según cifras del MAT la producción de arroz durante 2008 fue 1.265.720 toneladas. Además se importaron 260.000 toneladas del rubro. Pero las cifras que manejan las asociaciones de productores cifran la cosecha en 1.050.000 toneladas y se presume la importación de 300.000 toneladas en los últimos seis meses por parte del Gobierno.

La diferencia entre los números de los gremios y los del Gobierno es de 215.720 toneladas, de las cuales se desconoce su eventual paradero.

Por su parte, los productores del circuito arrocero informaron que al cierre de enero había unas 280.000 toneladas de arroz paddy en silos, de las cuales la mayor parte está concentrada en silos del Estado y de Pdval, y no en los privados.

Fuentes del sector informaron que la industria no disponen de las 100.000 toneladas de arroz paddy que requieren mensualmente, por lo que está procesando 25% menos de la capacidad.

Esto ha derivado en que las empresas procesadoras estén rindiendo los inventarios desde hace cinco meses para "llegar" a la próxima cosecha.

Sin inventarios Los productores estiman que la cosecha de este año que va de marzo a junio es de 325.000 toneladas a partir de 65.000 hectáreas sembradas, las cuales en promedio tienen un rendimiento de 5 toneladas cada una.

A esta producción se le resta 17% por humedad e impureza, por lo que quedarían 270.000 toneladas de arroz, que sumadas a los inventarios actuales daría una producción total de 550.000 toneladas, que alcanzarían para cubrir cinco meses y medio de consumo.

Se esperaba que al cierre de la cosecha de verano hubiesen excedentes para conformar tres meses, para recuperar los tres meses de inventarios de reserva, pero en estos momentos la producción registra un déficit de cuatro meses de consumo.

En el estado Guárico, una de las más importantes del país, se espera una recolección cercana a 1.600.000 toneladas, mientras que en Portuguesa prevén 150.000 toneladas.

José Manuel González, presidente de ese organismo, dijo que "el Gobierno miente al país con cifras que no son realidad; el año pasado la producción de arroz no fue de 1.400.000 toneladas sino de 1.050.000 toneladas".

Aseguró que el consumo per cápita no es de 25 kilos al año sino que oscila entre 14 y 15 kilogramos.

Vía de escape El contrabando vía Colombia es señalado como una de las principales causas de la actual crisis en el circuito arrocero venezolano, que padece una distorsión que presiona hacia un déficit de materia prima en arroz.

Cálculos de la Asociación de Productores de Guárico sitúan en 20% de la producción nacional el contrabando hacia Colombia, incentivado por un precio de BsF 5,50 por kilo de arroz blanco en el vecino país, frente al valor regulado de BsF 2,32 vigente en Venezuela desde hace un año.

El Universal