lunes, 25 de agosto de 2008

Manipulador




Chávez: Eventual derrota en comicios regionales acabaría con mejoras sociales

El presidente venezolano, Hugo Chávez, volvió a alertar hoy a sus seguidores que una eventual y "negada" derrota en las elecciones regionales del próximo noviembre significaría el fin de las mejoras sociales "revolucionarias", que "garantizan alimentación, salud y educación" para el pueblo. "Todo esto se acabaría, porque ellos (la oposición) son capitalistas (...) privatizarían" los entes de salud y educativos creados con las llamadas "misiones" o programas sociales de su Gobierno, declaró Chávez en su dominical programa de radio y televisión "Aló Presidente".
El mandatario sostuvo que los candidatos opositores a las elecciones regionales y municipales del próximo 23 de noviembre "son los rostros del pasado", y representan los intereses del imperio en Venezuela que, agregó, solo busca saquear a este país petrolero.

"Nosotros no podemos perder ninguna elección, porque el daño que le harían (los políticos de oposición) al país sería 10.000 veces peor que el que ya le causaron (en anteriores administraciones), eliminarían todos los programas sociales", repitió Chávez.

El jefe del Estado lanzó este domingo la "Misión 13 de abril", con la cual pretende acelerar la instauración del "socialismo del siglo XXI", que promueve como el único camino a la paz, justicia y equidad.

El nuevo programa social nace con una partida aprobada de 400 millones de bolívares fuertes (186,04 millones de dólares), que financiarán 123 proyectos en ocho regiones del país, de acuerdo a los datos oficiales.

La "Misión 13 de abril" proyecta el desarrollo de tres aristas: la infraestructura social (programas sociales) la infraestructura física (vivienda y urbanismo) y la infraestructura económica, esta última a través de la promoción de "microunidades de producción" y de empresas comunales.

Chávez aseveró que el programa social está respaldado por varios de los 26 decretos-leyes que aprobó a finales de julio pasado, y que son rechazados por gremios profesionales y partidos de oposición por considerarlos "inconstitucionales".

Puso como ejemplo que una comunidad puede constituir una "fábrica de cemento, que sería de propiedad comunal", un nuevo concepto amparado por un decreto-ley, y que ofrecería el producto para la construcción de viviendas y la "constitución de comunas".

"Señores de la oligarquía, seguiremos haciendo leyes para el desarrollo del pueblo, para luchar contra la exclusión, contra la pobreza", reiteró Chávez.

Gremios profesionales anunciaron que iniciaron hoy la recolección de un "millón de firmas" en todo el país para apoyar un recurso que presentarán ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en contra del paquete legislativo decretado por Chávez.

Varios gremios profesionales y sectores políticos de oposición señalaron que el llamado "paquetazo" no solo "viola principios constitucionales", sino que además pretende implantar algunas de las propuestas de reforma de la Carta Magna presentadas por Chávez en 2007 y rechazadas en el referendo popular del pasado 3 de diciembre.

Por su parte, el líder de la patronal Fedecámaras, José Manuel González, dijo que "pareciera que llegó el comunismo" a Venezuela con la aprobación de los decretos-leyes, que afectan las áreas de la producción agrícola, vivienda, propiedad social y la Fuerza Armada, entre otras.

Los 26 decretos-leyes forman parte de un conjunto de 65 normas dictadas por Chávez durante los 18 meses de vigencia de los poderes especiales que en enero de 2007 le otorgó la Asamblea Nacional (AN), de 165 miembros, casi todos afectos al oficialismo.

Viejas promesas socialistas

Chávez relanzó la Misión 13 de Abril, fustigó las telenovelas y previno a los niños del internet, al tiempo que celebró el "triunfo socialista" de China al organizar los Juegos Olímpicos de Beijing

El presidente Hugo Chávez recurrió de nuevo al saco de sus viejas promesas y relanzó la Misión 13 de Abril, que hace cuatro meses presentó como un plan acelerado de dotación de servicios públicos básicos a los sectores del país más empobrecidos y cuya gestión será gerenciada por los consejos comunales.

Chávez, que sigue haciendo caso omiso a los resultados del referendum del pasado 2 de diciembre, cuando los venezolanos rechazaron la propuesta de reforma constitucional –dentro de la cual figura la Misión 13 de Abril– inició su programa dominical, en el barrio La Bombilla en Petare, desde donde oficializó la creación de las Comunas Socialistas.

De acuerdo con el mandatario, la primera etapa de la Misión 13 de Abril se desplegará en 74 municipios y 181 parroquias en todo el país; la segunda, que se realizará en paralelo, tiene como objeto la presentación de los valores socialistas. "Se trata de una misión que tiene tres dimensiones fundamentales: la infraestructura habitacional, la síntesis social y la economía comunal", resumió.

Respecto a la infraestructura, dijo que será necesario llevar a cabo una transformación integral urbana del barrio, del sector o del caserío a donde llega la misión, para lo cual no descarta las expropiaciones. En cuantro al tema social, "que concierne principalmente a la gente, asomó la convergencia de misiones con miras a alcanzar un desarrollo social mucho más alto.

Chávez se refirió también al tema de la economía comunal que, en su criterio, implica reunir fuerzas productivas en el barrio mediante la adecuación de sectores para la creación de microempresas de propiedad social. "Una fábrica instalada en el barrio pertenecerá a ese barrio, porque es de propiedad colectiva. De esa manera estamos sembrando la semilla del socialismo bolivariano, que no lo copiamos de ningún lado sino que lo creamos nosotros. Eso es democracia verdadera", señaló

El veneno de las telenovelas e internet
El Presidente apeló a otro viejo discurso: el de las telenovelas, y volvió a alertar a los venezolanos contra "ese producto capitalista” de las televisoras que, a su juicio, “incitan a fumar, tomar ron, a las drogas y a la prostitución“, señaló el mandatario, mostrándola como mostrándola como parte del “diseño ideológico” de la cultura imperial.

Asimismo, aunque reconoció que se trata de una teconología importante, el Presidente previno acerca de su uso: "cuidado con el internet, porque por allí viaja cada cosa … cuánto veneno".

Medallas socialistas
Fiel a su obsesión anticapitalista y de resaltar "valores del socialismo", el mandatario elogió la "perfección" de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, y destacó los avances "milagrosos" que ha logrado la China "socialista" bajo la conducción de un "Gobierno comunista".

Chávez aseguró que las de Pekín "han sido unas Olimpiadas perfectas, de las mejores de la historia", y subrayó el clima de felicidad y calma que rodeó a los Juegos. "Un pueblo feliz, millones de chinos colmando calles y avenidas. No hubo ni una protesta, ni represión ni nada", afirmó y recordó que China es "un país socialista, con un Gobierno comunista, una economía abierta, un país que ha hecho milagros", agregó el jefe del Estado, quien durante su alocución semanal dio la bienvenida a parte de la delegación venezolana que participó en los Juegos.

Con respecto a Pekín, algunos de los atletas que participaron en los Juegos aprovecharon para hacerle peticiones, como un mejor manejo del deporte nacional y peticiones para sus comunidades.

Alejandra Benítez, esgrimista, que acaba de regresar de las olimpiadas, le indicó que aún hay “muchas gerencias en el deporte nacional” y lo instó a que “escuchen a nuestros atletas. Nos tienen callados, solamente somos los esclavos que trabajamos por esta camisa”. La queja de la esgrimista se basaba en que a su manera de ver, quienes manejan el deporte deben “haber sudado la camisa de la selección”. “No podemos seguir teniendo personas que no se han empapado como nosotros”, sentenció.

Por su parte, una de las integrantes del equipo de voleibol le recordó su compromiso por recuperar su pueblo del estado Zulia y establecer una cancha deportiva para el desarrollo de sus habitantes.

EFE / TalCual
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3082/1/



Chávez gasta 20 millardos de dólares para crear el hiperestado socialista


Sector privado queda reducido o eliminado en actividades económicas estratégicas
La nómina del sector público se elevó 47% en 5 años

El Estado venezolano ha registrado un crecimiento que medido por el número de trabajadores muestra una expansión de 47,5%. Hace cinco años, el Gobierno del presidente Hugo Chávez se planteó la toma de empresas en quiebra, la creación de compañías con orientación social y la ocupación de tierras agrícolas, pero a partir de 2007 optó por una política de nacionalizaciones que se financia con el excedente de ingresos que generan los altos precios del petróleo. "Detrás de las compras o nacionalizaciones, está la concepción ideológica de que sólo el Estado es capaz de resolver los problemas del país y es el principal artífice de la transformación social", afirma Asdrúbal Oliveros, economista de la firma consultora Ecoanálitica.

"Las nacionalizaciones de este año pueden costarle al país más de 10.850 millones de dólares; y cuando se suma a lo que se pagó el año pasado por Cantv, las compañías eléctricas y las compensaciones que otorgó Pdvsa a sus socios, estamos hablando de una cantidad que ronda los 20.000 millones de dólares", agrega.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística revelan que la plantilla de trabajadores al servicio del Estado aumentó en 664.895 personas desde 2003. El número de empleados públicos hace 5 años era de 1,3 millones, subió a 1,8 millones de personas antes de que arrancaran las nacionalizaciones, y al cierre del primer semestre de 2008 supera los 2 millones de personas.

Solamente Petróleos de Venezuela duplicó su plantilla laboral. Pasó de 35.000 a más de 70.000 trabajadores, debido al control mayoritario que asumió en las antiguas asociaciones estratégicas de la faja del Orinoco, la creación de empresas mixtas en el sector energético, la responsabilidad que se le asignó en materia industrial, agrícola y de comercialización de alimentos –por ejemplo Pdval y Lácteos Los Andes– y la incorporación a su nómina del personal contratado o tercerizado.

El esquema planteado para la actividad petrolera permite la sociedad con otras empresas, pero con participación minoritaria. Sin embargo, la prioridad la tienen las compañías energéticas de gobiernos amigos, en vez de transnacionales privadas o firmas locales.

En el caso del sector financiero, también se admite que sigan instituciones particulares; pero con la compra del Banco de Venezuela, el Estado controlará la cuarta parte de los depósitos, tendrá una quinta parte de los trabajadores que laboran en esta actividad, y el reto está en elevar el volumen de créditos, que en la actualidad suma 16,44% del total de préstamos.

En telecomunicaciones, también se permite que existan empresas privadas, pero se viene dando una competencia, sobre todo en telefonía celular, donde Movilnet, como compañía pública, domina el mercado.

No obstante, hay sectores en los que disminuyó significativamente la presencia privada, como el siderúrgico; y otros como el cementero o el eléctrico en los cuales prácticamente la opción es el Estado.

El presidente Chávez admitió que las compras de Sidor y de las cementeras le permiten tener el control en la actividad de construcción, principalmente para viviendas. "Quedó demostrado que no es el sector privado el que va a poder solucionar el problema habitacional, sino que es el Estado y el poder de las comunidades quienes lo lograrán", aseguró el primer mandatario.

Militar y colectivo.
"Con las nacionalizaciones y las leyes habilitantes ahora se pretende construir un estatismo colectivo y militar, como estaba previsto en la reforma constitucional que fue rechaza en el referendo del 2 de diciembre", señala Trino Márquez, quien fue presidente de la Comisión para la Reforma del Estado, institución que se creó a mediados de los años 80 para modernizar la administración pública y concentrar la actividad del Gobierno en educación, salud, infraestructura, seguridad y defensa.

A criterio de Márquez, las nacionalizaciones no deben asumirse como una involución al esquema del Estado empresario, que se tuvo hasta principios de los años 90, cuando se emprendió el proceso de privatizaciones. "No se puede hablar de un regreso al capitalismo de Estado, y por eso digo que Hugo Chávez trata de revivir al Mao que los chinos intentan olvidar", agrega el ex miembro de la Copre.

La agenda de nacionalizaciones no parece estar cerrada. En la lista figura la compra de una cadena de supermercados por parte de Pdvsa. De igual manera, no se descarta la toma de empresas agroindustriales, y recientemente el presidente Hugo Chávez dijo que estaba pendiente con una compañía en el ramo asegurador. "Todo el proceso de nacionalización corresponde a una política nacional, que se ha venido armando para lograr la propiedad social", comentó el primer mandatario.

El Nacional


Comenzó colecta de firmas contra el paquetazo

El Bloque Intergremial comenzó la colecta de 1 millón de firmas contra el paquetazo de las 26 leyes dictadas por la Habilitante. La iniciativa fue activada ayer mediante la "operación toldazo": la instalación de varios puntos de recolección itinerantes que comenzó ayer en el municipio Sucre de Caracas, y hoy se extenderá hasta el municipio Libertador. Otros puntos donde la colecta de firmas será permanente son el Colegio de Abogados, el Colegio de Farmaceutas, el Colegio de Enfermeras, el Colegio Nacional de Periodistas, el Colegio de Administradores, la Confederación de Profesionales Universitarios de Venezuela y el Colegio de Economistas. Todas estas instituciones llevarán adelante esta iniciativa a través de sus filiales regionales en todo el país.

Durante la rueda de prensa ofrecida en la sede de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, presidente de esa institución y coordinador general de la plataforma profesional, anunció que los gremios han solicitado al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que se traslade a Caracas para verificar las violaciones cometidas contra los derechos de los venezolanos.

Elenys Rodríguez, representante del Colegio de Abogados de Caracas, anunció que será Gustavo Briceño, presidente del tribunal disciplinario de ese gremio, quien acudirá ante la OEA, firmas en mano, para solicitar una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de esa instancia regional.

"Los organismos internacionales ya están mirando con atención las violaciones de los derechos humanos que se han venido cometiendo en los últimos diez años en Venezuela", dijo Rodríguez, al referirse al dictamen de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordenó la reincorporación de tres jueces a la Corte Primera de lo Contencioso Administrativo.

"Estamos viviendo un clima de inestabilidad política, y por eso hemos echado a andar esta colecta de firmas. Nosotros somos demócratas y nuestras armas son el corazón, la Constitución y las leyes. El imperio que nos mueve es el imperio de la ley", añadió Rodríguez.

Los dirigentes gremiales advirtieron que el paquete de leyes cuestionado desmejora las condiciones económicas del país y no ataca problemas fundamentales como la inseguridad y el desempleo.

"El miedo que han venido sembrando desde hace diez años lo vamos a convertir en la fuerza para luchar ante las instancias internacionales para restablecer el Estado de Derecho", añadió Rodríguez.

Todos los representantes de los gremios, asociaciones civiles y ONG asistentes al acto recogieron las planillas donde se recabarán las firmas que serán dirigidas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

A pie de página hay una leyenda que reza: "En defensa de nuestra libertad y democracia tu firma estará en reserva en la OEA", con lo cual los gremios garantizan que el Gobierno no tendrá acceso a los datos allí aportados.

Los voceros del Bloque Intergremial coincidieron en afirmar que, con la aprobación de estos decretos-leyes, el Gobierno confirmó su vocación dictatorial, al pasar por encima de la Constitución.

"Nosotros, el 2 de diciembre, le dijimos No, al socialismo; No, a la Fuerza Armada Bolivariana; No, a la violación del derecho a la propiedad y No al centralismo. Por eso, la colecta de estas firmas es un acto que va paralelo a la elección de los nuevos líderes que van a conquistar alcaldías y gobernaciones el 23 de noviembre. El paquetazo de las 26 leyes lo interpretamos como otro trapo rojo que intenta desmotivar a los electores", añadió la vocera.

Silvia Alegrett tomó la palabra, en representación del gremio periodístico, para indicar que la democracia está viviendo momentos peligrosos.

"Vamos a firmar ahora para decir nuevamente que No y para exigir respeto a nuestros derechos", agregó Alegrett.

El Nacional
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3079/1/