miércoles, 6 de agosto de 2008

Bolivia: Dos mineros mueren en duros choques con la Policía


En Caihuasi • El bus de una empresa fue atacado en los hechos de ayer. Luego le prendieron fuego.

La fuerza del orden intervino el bloqueo que protagonizaban los mineros de Huanuni en la localidad de Caihuasi. La FELCC informó de 39 personas heridas (34 mineros y 5 policías). Un uniformado fue tomado de rehén.


Caihuasi, población ubicada a 39 kilómetros de la ciudad de Oruro, fue ayer el escenario de un enfrentamiento entre trabajadores mineros de la empresa Huanuni y efectivos policiales que dejaron dos personas muertas y 39 heridas (34 mineros y 5 policías).

El bloqueo respondía a la convocatoria de la Central Obrera Boliviana (COB), que exige una nueva Ley de Pensiones distinta a la que plantea el Gobierno.

A las 6.00 de ayer, un grupo de militares llegó en sus vehículos a la zona del bloqueo y solicitó pasar a los dirigentes mineros, debido a que tenían la necesidad de llegar a Cochabamba con el objetivo de participar en la parada militar del 7 de agosto. A esa misma hora, un contingente policial con cerca de dos mil efectivos esperaba la orden para iniciar el desbloqueo.

Los mineros contaron que los militares lograron convencer a los bloqueadores y éstos dejaron pasar a la caravana, acción que fue aprovechada por la Policía, que al ver que se había abierto una brecha en uno de los piquetes, procedió a avanzar con fuerza, lanzando gases lacrimógenos y disparando balines de goma.

El objetivo de gasificar a los bloqueadores fue primeramente el puente de Caihuasi, al que los mineros adosaron cargas de dinamita con el objetivo de hacerlo volar, en caso de una incursión policial, pero el gas lacrimógeno evitó que fuera así. Solamente detonaron cuatro cargas de dinamita que lograron dañar dos pilares fundamentales de la estructura, además de causar otros daños considerables.

La Polícia disparaba cartuchos de gases que luego eran aprovechados por los mineros, quienes los recargaban de dinamita y luego los lanzaban con ondas.

Uno de los heridos, el trabajador Abel Ancasi, contó que los efectivos comenzaron a disparar para evitar que los mineros retomen la carretera y de esa manera fue como terminó herido en la pierna.

Luego de más de cuatro horas de enfrentamiento y cuando ya eran las 10.30, la carretera quedó expedita, pero aún persistía el hostigamiento de los mineros que pretendían retomarla. A esa hora de la mañana, una flota de la empresa Trans Azul, de la cual se bajaron con anterioridad todos los pasajeros, fue alcanzada por una carga de dinamita que provocó su incendio inmediato.

El bus se quedó en medio de la carretera y eso hizo que los enfrentamientos se reactivaran hasta cerca del mediodía. Cuando la Policía logró despejar la carretera, en el otro bando ya existían dos personas muertas y más de una treintena de heridos.

Luego de ser trasladados al Hospital Obrero de la ciudad de Oruro, el médico forense constató que un impacto de bala en el tórax mató al electricista Hernán Montero Claros, de 22 años; mientras que la causa del deceso de Roberto Cáceres Fábrica, de 25 años, fue por un proyectil de bala en la cabeza.

El comandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Oruro, coronel Guido Espinoza, informó de que “el número de heridos asciende a 39, cinco de los cuales son policías”. Entretanto, el Comando Policial de Oruro indicó que los mineros que llegaron al Hospital Obrero presentan heridas de balín de goma, golpes de arma contundente y punzocortante, además de quemaduras por las cápsulas de gas lacrimógeno.

El dirigente de la Caja Nacional de Salud (CNS) de Oruro, Ricardo Siles, denunció que los uniformados no permitieron el ingreso de ambulancias a la zona de los enfrentamientos y que retuvieron los botellones de oxígeno y los materiales para curaciones y emergencias.

Las esposas de los heridos y fallecidos se hicieron presentes en el Hospital Obrero de Oruro cuando se enteraron de los enfrentamientos en la carretera. Su presencia obligó a suspender el desfile escolar que se estaba desarrollando a esa hora del día en honor de la efeméride nacional, lo que causó otra refriega en plena plaza 10 de Febrero.

Por la tarde, grupos afines al partido de gobierno intentaron quemar la sede de la Central Obrera Departamental (COD). Los efectivos policiales evitaron que la acción llegue a mayores.

El viceministro de Gobierno, Rubén Gamarra, sostuvo que los uniformados no portaban armas de fuego y que solamente tenían material de dispersión, versión que fue corroborada por el comandante de la FELCC de Oruro, Guido Espinoza.

En tanto, el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, expresó que todo se inició por la irresponsabilidad de los dirigentes mineros de Huanuni, que “ordenaron el uso de cargas de dinamita“. Los congresistas opositores no tardaron en lanzar duras críticas en contra de esa autoridad de Gobierno. La diputada de Poder Democrático y Social (Podemos) Lourdes Millares dijo que “no es posible que por la falta de acuerdos se pierda vidas humanas“. El dirigente de la Empresa Minera Huanuni (EMH), Evert Choque, anunció en horas de la tarde de ayer el repliegue de los mineros a la ciudad de Oruro, donde se llevará a cabo un ampliado en el que se decidirán las futuras acciones de ese sector.

El principal dirigente de la COB, Pedro Montes, calificó al presidente Evo Morales como “verdugo de los mineros y enemigo de los trabajadores sindicalizados“. También declaró que se radicalizarían las medidas y que el Mandatario no sería más recibido en la población de Huanuni, “porque los muertos que dejó su gestión quedarán como heridas que nunca cicatrizarán”.

De su parte, la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) solicitó un juicio de responsabilidades contra el presidente Evo Morales y el ministro de Gobierno, Alfredo Rada. Mientras tanto, en la carretera a Oruro, a la altura de Caracollo, efectivos de la Policía Militar efectúan el control rutinario.

Un efectivo secuestrado

Al pasar por el nuevo retén de Capachos, en Oruro, los mineros que retornaban a Huanuni tomaron la caseta y secuestraron al sargento Iván Guzmán Poma, que se encontraba ejerciendo su labor en ese lugar, informó el comandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Oruro, coronel Guido Espinoza.

Los mineros llevaron a Guzmán a Huanuni y hasta el cierre de esta edición se encontraba retenido en las dependencias de radio Nacional, luego de que fue desnudado y golpeado.

Pese a que no hay ningún detenido, Espinoza indicó que los mineros exigen la liberación de sus compañeros que fueron detenidos durante el operativo policial.

Lista parcial de heridos

1 Valerio Fábrica Vilca
2 Juan José Mamani Ventura
3 Rodolfo Guarachi
4 Germán Mitma Ch.
5 Emilio Guarayo
6 Guillermo Yujra
7 Nicasio Vilca
8 Miguel Vilca Leiva
9 Mártires Tobar
10 Apolinar Ancaci M.
11 Hugo Pérez
12 Édgar Mamani
13 Pablo Aro
14 Fidel Flores
15 Jimy Rodríguez
16 Marcos Morales
17 Jorge Gutiérrez
18 Jerson Mollinedo
19 Sacarías Zeballos
20 Ariel Baptista Berríos
21 Ramón Álvaro Achacollo
22 Edson Condori
23 Sebastián Mollinedo
24 Hugo Pereira
25 Rolando Patzi
26 César Ibáñez
27 Freddy Zambrana

La Razón, Bolivia

http://www.la-razon.com/versiones/20080806_006356/nota_249_646439.htm






EN APRONTE • Efectivos y mineros se encuentran frente a frente después del choque.

En Tarija impiden llegada
de Evo, Chávez y Cristina

Tras tomar tres instituciones públicas, universitarios, miembros del Comité Cívico y de la Guardia Autonómica de Tarija se apostaron ayer en las puertas del aeropuerto Oriel Lea Plaza para impedir que arriben los aviones de las autoridades.

Una violenta movilización protagonizada este martes por cívicos, universitarios y miembros de la llamada Guardia Autonómica de Tarija impidió el arribo a esa ciudad de los presidentes de Argentina, Cristina Fernández, y de Venezuela, Hugo Chávez, quienes debían reunirse, la tarde de ayer, con el presidente Evo Morales.

El objetivo era desarrollar un encuentro trinacional para la ratificación de un convenio energético.

La acción —que comenzó la noche del lunes como una protesta en defensa de la recuperación de los recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)— derivó en un violento enfrentamiento con la Policía, al mediodía de ayer, en el área de ingreso al aeropuerto Oriel Lea Plaza de Tarija.

Según el balance de ambas partes, el choque provocó al menos 12 heridos leves.

El lunes, cerca de las 21.30, estudiantes de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho tomaron las instalaciones de la oficina regional de Impuestos Internos, de la que fueron desalojados por la Policía más tarde.

Más adelante, alrededor de las 22.00, el grupo, al que se sumaron los miembros de la llamada Guardia Autonómica de Tarija, ocuparon las oficinas de Migración, unidad perteneciente al Ministerio de Gobierno. Tito Ibáñez, dirigente de la Guardia Autonómica, relató que en ese lugar se produjo un primer enfrentamiento violento.

El coronel Reynaldo Iturri, comandante departamental de la Policía, dijo que las tomas de los jóvenes autonomistas fueron las agresivas y que el desalojo trató de ser pacífico, aunque admitió el uso de agentes químicos.

“Tomaron las oficinas de Impuestos Internos y salieron de manera pacífica. Luego ocuparon las oficinas de Migración, donde rompieron la chapa de la puerta e ingresaron de manera violenta. Había gente que estaba trabajando y nos pidieron ayuda”, explicó la autoridad.

Agregó que un contingente de uniformados llegó al lugar y “utilizó agentes químicos en spray. Eso sucedió aproximadamente a las 22.00. Afuera habían unas 30 personas y adentro unas 25”.

El Comandante dijo que en esa oficina se encontraron cartuchos de dinamita, palos de béisbol, piedras y petardos, entre otros, que fueron decomisados.

Al salir de las instalaciones de Migración, los jóvenes —que según Ibáñez son voluntarios— se dirigieron a Entel; ingresaron a ese edificio y hasta anoche continuaban en el lugar. “Lo peor de todo es que cuando los jóvenes voluntarios entraron a las oficinas de Entel, encontraron a los dos policías en estado de ebriedad; terrible”, dijo Ibáñez.

El momento de mayor tensión se vivió a partir de las primeras horas del martes, cuando los cívicos se sumaron a la movilización de los universitarios y de la Guardia Autonómica.

Un grupo de aproximadamente 100 personas se trasladó al aeropuerto y cercó las tres áreas de ingreso de la terminal aérea, para impedir la llegada de los aviones que trasladarían a los presidentes Fernández, Chávez y Morales.

Los manifestantes encendieron fogatas y coreaban mensajes en contra del presidente Morales, advirtiendo que no lo dejarían descender de la aeronave.

Cerca del mediodía, el grupo intentó romper la malla de seguridad del aeropuerto para ingresar a la pista, momento en que la Policía entró en acción, lanzando gases lacrimógenos. Mientras, efectivos de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) formaban una cadena humana para impedir que alguno atravesara la malla.

Los protestantes respondieron con piedras y palos y el choque se prolongó por cerca de dos horas. Por un momento, los cívicos y jóvenes arrinconaron a la Policía contra la pared, exigiéndole que se aleje del lugar, pero los uniformados retomaron el control del hecho.

El presidente del Comité Cívico de Tarija, Reynaldo Bayard, encabezó, junto a la dirigencia de la Guardia Autonómica, la protesta. Para Bayard, la intención de Morales de llegar a esa ciudad representaba un acto de provocación.

“La población está molesta; está a la espera de que aterrice el avión y no se descarta que la ciudadanía se abalance a romper el cerco que impide (el ingreso al aeropuerto), con policías, militares (bolivianos), y militares de la tropa venezolana”, aseguró.

En La Paz, el vicepresidente, Álvaro García, declaró que “estos actos de violencia, provocación e intolerancia, promovidos por vándalos de grupos fascistas, conservadores, retrógrados, antibolivianos y antitarijeños, han ocasionado que los presidentes de Argentina y Venezuela, en coordinación con el presidente Evo Morales, decidan suspender la visita temporalmente”.

Fruto del choque, la Policía reportó dos uniformados con heridas leves. “Cuando intentaban controlar la puerta (del aeropuerto), fueron heridos con piedras y palos; tienen roturas en la ceja y en la cabeza”, señaló el coronel Reynaldo Iturri.

En tanto que Tito Ibáñez aseguró que del lado de los manifestantes, los heridos son 10. “Unos tienen heridas de balines y otros están intoxicados por el uso de los agentes químicos. Una chica está mal del ojo, porque le echaron pimienta en spray”.

Por la mañana, el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, justificó la intervención policial. “No puede ser que se diga que hay una actuación abusiva de los efectivos cuando también consta que algunos activistas cívicos han ocasionado daños a la infraestructura de las instituciones”.

La Razón, Bolivia

http://www.la-razon.com/versiones/20080806_006356/nota_249_646474.htm






Armados de gases lacrimógenos y de su uniforme antimotines, efectivos policiales intentan ahuyentar a los mineros que bloquean una carretera.


Luego de la intervención policial, los mineros quemaron el bus Trans Azul de servicio interdepartamental. El vehículo estaba varado en la carretera.



El puente de Caihuasi también sufrió las consecuencias de la rabia de los mineros que, luego de los enfrentamientos con los policías, dinamitaron esa vía.

Una familiar de uno de los mineros que murió en los enfrentamientos entre mineros y policías, llora su pérdida sin entender cuál fue su culpa.

Mineros, armados de dinamita y piedras, responden a los ataques de los policías que intentaban desbloquear la carretera troncal entre La Paz y Cochabamba.

Balas, dinamitas, piedras...

Un enfrentamiento entre policías y mineros en Caihuasi terminó con dos personas muertas y 39 heridas. Se vivieron escenas de violencia, temor y al final, dolor.

Fotos de Nicolás Quinteros, APG y AFP

La Razón, Bolivia

http://www.la-razon.com/versiones/20080806_006356/nota_249_646466.htm