lunes, 4 de agosto de 2008

El caso: "Los espíritus vengarán su muerte"


Iglesia de La Pastora, Caracas.


A 5 meses del asesinato de la estudiante no hay respuesta policial


Es de noche y los espíritus ya han llegado a la sesión. Para los que creen, algunos hablan por boca de los presentes. Su entonación es extraña, quizás propia de los que llegan desde el más allá. José Alberto está allí, aunque parece no estarlo. Al poco rato han hablado: ese no era el momento en que a Francis le correspondía morir. Su alma no está tranquila.

José Alberto la vio morir frente a él y aún no lo olvida. Esa tarde del 31 de marzo, él y Francis entraron en el callejón Las Mercedes en la esquina de San Vicente, en La Pastora. Frente a la casa de José Alberto, al otro lado de la calle, Francis, su novia, estaba de espaldas hablando por teléfono cuando Audi Antonio Martínez salió del callejón disparando. Apuntaba A Deivis Flores, apodado "Veneno", que pasaba en una moto por la calle. Pero tal vez no le importaba matar también a la chica.

Aunque José Alberto y los padres de éste gritaban advirtiéndole, ella tardó en darse cuenta de lo que pasaba. En un impulso cruzó la calle; al llegar al otro lado, José Alberto vio que sangraba del brazo y la tranquilizó: "No pasó nada". A una cuadra de allí su prima de 16 años, que estaba en casa de Francis, oyó los tiros y se alarmó.

La cara de Francis reflejaba no sólo el dolor terrible en el pecho, sino la certeza de lo ocurrido: "Me dieron, me dieron", decía. Comenzó a asfixiarse y poco después murió.

Hija única, Francis Geraldine Urbano Castillo tenía 20 años, hacía el séptimo semestre de Economía en la Universidad Central de Venezuela, era la reina de su casa y la consentida de su gente.

Con José Alberto Theís, su novio, compartía los planes de irse a Canadá a estudiar inglés; soñaba con una vida juntos, y hablaba siempre del hijo que, estaban seguros, iban a tener. Pero los tres tiros que le dieron a Francis en el pecho alcanzaron también a José Alberto, de una forma quizás más honda que a ella misma.

A la muerte de la chica él dejó el proyecto de los estudios de Administración Tributaria de los que ella era una gran promotora. Siguió usando la ropa blanca a la espera del año para convertirse en babalao, pero sus amigos dicen que ya no cree en nada. Está entristecido y aun así sigue aquí con el empuje de su familia y la de Francis, y con el apoyo de los amigos.

Él, como toda la gente que quería a Francis, ve con impotencia cuando su asesino recorre La Pastora mostrándose dueño del barrio. Cuentan que está apoyado por los dueños de una pizzería, la gente le teme, y él lo disfruta al punto que se pavonea, anda en camionetas y motos del año y se acerca con descaro a la casa de José Alberto exhibiendo su arma. Incluso ha atacado a tiros la casa del muchacho.

A cinco meses de la muerte de ella, la Policía nada dice del proceso, aunque en el barrio se comenta que Audi es responsable de otras muertes, incluyendo la de un primo de Francis.

Recuerdos de juguete

Un orden perfecto reina alrededor. La cama tendida con su edredón fucsia de muñecas sonrientes está impecable; sobre la cómoda de madera oscura los muñequitos mínimos e inertes se apiñan unos junto a otros viendo frente a ellos la imagen de la chica. Allí el tiempo no ha pasado. Sobre el mueble del baño los caracoles y estrellas marinas siguen a la espera de que alguien los contemple recordando su procedencia.

Toda Francis está allí, aunque no esté. Junto a su cama una imagen de la Virgen es acompañada por una foto de la chica tan sonriente como se le ve en todos los rincones de la casa. Un velón rosado le da una luz tenue que la hace ver aún más bonita.

Los padres de ella se han negado a cambiar su cuarto y regalar sus cosas; en cambio, lo han convertido en un santuario.

Tras su muerte fueron muchos los días en que los padres se quedaron en casa incapaces de salir al sol a enfrentar lo ocurrido. Pero la casa se ha llenado nuevamente de risas, pues las primas de la chica se han mudado a la casa para acompañar a los tíos para que no se sientan solos y los vecinos jóvenes pasan mucho tiempo allí.

La familia tiene apenas año y medio en la casa campestre de pisos de terracota que parece salida de una revista de diseño. Antes la familia estuvo diez años viviendo en casa de la abuela de Francis mientras convertían esta casa en lo que sería su palacio. Francis era la reina, aun así pasó muchos días vestida de pantalón deportivo y franela limpiando feliz su nuevo hogar.

Pero Audi cambió los planes.

Una muerte para alejarse

Francis había sido novia de su Audi apenas un tiempo, pero ella no sabía quién era él hasta que comenzó a maltratarla.

El 24 de diciembre de 2005, el primo de Francis, Alejandro Carlos González, prospecto de los Leones del Caracas, entraba a su casa con unos amigos cuando Audi lo vio de lejos y decidió "jugarse" con él, probando una pistola que había conseguido. Le dio un solo tiro en la frente.

Fue así como Francis logró librarse de él, aunque a veces se hablaban, pues ella aún le temía. Pero siguió adelante, hasta que esa tarde del 31 de marzo él salió disparando, tal vez aprovechando el ataque a "Veneno" para dañarla a ella por alejarse.

Ahora la familia de ella trata de sobreponerse. Cuidan en especial a José Alberto, pues esperan que sus hijos lleguen a ser los nietos que Francis y él no pudieron darles. Pero la familia del joven teme por su seguridad y su estado de ánimo.

Él habla de ella como si aún estuviera a su lado, muestra el borde interno de sus camisas blanquísimas a las que ella les había bordado el nombre para que no se confundieran con las de un tío santero.

La familia espera una respuesta de la justicia, pero muchos de sus seres queridos creen más en los espíritus, Ellos lo prometieron: "Vengarán la muerte de Francis".

LAURA DÁVILA TRUELO
EL UNIVERSAL

http://politica.eluniversal.com/2008/08/03/sucgc_art_los-espiritus-venga_971243.shtml










2 comentarios:

Anónimo dijo...

felicitaciones por tu blog la verdad que es muy bueno, me gustaria hacer intercambio de links con mi pagina http://www.liderchicas.com/, avisame si te interesa, escribeme en los comentarios que enseguida coloco el enlace saludos

Angélica dijo...

Hola amiga!!! paso a saludarte y decirte que por fin estoy poniéndome al día con los post de premios, pasa por allá y así te traes los que quieras porque te los mereces todos.
Besos y un gran abrazo.
DTB.