miércoles, 22 de abril de 2009

Evelyn Trejo: "El proceso contra mi esposo es un capricho del presidente Chávez"


Evelyn Trejo de Rosales -esposa del alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, y madre de 10 hijos- siente que Hugo Chávez la ha convertido en cabeza de su propia familia a la fuerza. Y ahora que su esposo ha denunciado una persecución política en su contra y solicitado asilo al Gobierno de Perú, los partidos de oposición aspiran a convertirla en su candidata para las elecciones municipales en las que se elegirá a un nuevo alcalde de Maracaibo que suplirá la ausencia de Rosales.




Pregunta. ¿En qué situación se encuentra ahora Rosales y su familia?

Respuesta. Nos sentimos atropellados, con nuestros derechos vulnerados. Manuel Rosales no es un perseguido de la justicia, sino un perseguido político; lo único que ha hecho es disentir del Gobierno. Vemos a este régimen autoritario perseguirlo porque es un capricho de nuestro dictador. No estamos viviendo en democracia. A Manuel se le está imputando el delito de enriquecimiento ilícito. Lo citaron a la Asamblea y a la fiscalía, y él asistió. Pero el sábado nos dimos cuenta de que estaba lista una sentencia, sin siquiera haberle dado a Manuel la oportunidad de asistir a la audiencia preliminar, que es el paso que correspondía para llevar a cabo el juicio. Han pisoteado su derecho a la defensa. El proceso contra mi esposo es un capricho del presidente Chávez, que le ordenó públicamente a la Fiscal Nacional y a los tribunales que lo metieran preso. Es una pesadilla que no le deseo a nadie.

P. ¿Cuándo salió Rosales de Venezuela?

R. El domingo, supuestamente, no puedo decirlo exactamente. Yo ni siquiera sabía dónde estaba, porque mientras menos sepa dónde está es mejor para mí y para mi familia, por cuestiones de seguridad. Manuel decidió resguardarse porque en este país no hay justicia. Corría peligro y no estaban garantizados sus derechos.

P. ¿Desde cuándo no ve a su esposo?

R. Tengo más de 22 días sin verlo, desde que sufrió una persecución en Caracas. Salieron a buscarlo para humillarlo públicamente. Teníamos información de que había una orden presidencial de llevárselo esposado, como a un delincuente. A partir de ese momento, Manuel se resguardó y desde entonces no sé dónde ha estado.

P. ¿Ha continuado el acoso contra su familia?

R. Hace unos días detenían a mis hijos cuando iban en sus coches e incluso a mí. Había patrullas frente a mi casa. Pero el pueblo de Maracaibo comenzó a venir todas las noches a hacer una vigilia y la policía se alejó.

P. ¿Se lanzará como candidata a la alcaldía de Maracaibo cuando se convoquen nuevas elecciones?

R. Eso no es lo importante. Lo único que me importa es la seguridad de Manuel y que pueda solicitar asilo en cualquier país. Si se tiene que ir a la clandestinidad, pues que nos dirija desde donde esté. Prefiero tener a mi esposo en la clandestinidad que llorarlo aquí, en una cárcel o en un cementerio. Hasta el momento, Manuel sigue siendo el alcalde, elegido por el pueblo y avalado por la Constitución. Tiene un permiso temporal y hay un director encargado que está haciendo funcionar la alcaldía y que está dirigido por Manuel.

P. ¿Rosales irá a un tercer país si Perú le niega el asilo?

R. No puedo responder qué va a hacer, eso lo manejan los abogados internacionales. Lo que puedo decir como esposa es que avalo y soy solidaria con sus decisiones.


El País