jueves, 23 de abril de 2009

‘Cuba es un régimen que está finalizando'


La secretaria de Estado Hillary Clinton afirmó ayer que el régimen cubano "está finalizando'' y señaló que el gobierno de Estados Unidos respetará una eventual decisión del Congreso de levantar el embargo.

"Creo que es un régimen que está finalizando'', agregó Clinton. "Un día terminará y debemos prepararnos'', afirmó la jefa de la diplomacia estadounidense en una intervención ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara federal.

Clinton destacó las supuestas diferencias entre el gobernante Raúl Castro y Fidel, su hermano y ex líder en la isla de gobierno comunista.

"Creo que deberíamos ver todo esto como el inicio de un debate'', dijo, refiriéndose a las recientes declaraciones de Fidel Castro en un artículo periodístico titulado "Obama y el bloqueo''.

Clinton agregó que estaba dispuesta a dialogar con Cuba sólo si el gobierno de Raúl Castro incluye los temas de derechos humanos y prisioneros políticos, como había ofrecido, pero insinuó que puede ser difícil llegar a ese punto debido a que el ex gobernante Fidel Castro ahora refuta la oferta de su hermano.

Clinton habló ampliamente sobre Cuba y las medidas del presidente Obama en la audiencia congresional convocada para analizar las prioridades de la Casa Blanca en política exterior.

Indicó que Obama, al eliminar las restricciones a los viajes y las remesas a Cuba, originó ‘‘una respuesta'' inicial de Raúl Castro de dialogar sobre todos los temas, pero luego salió Fidel Castro "para contradecirlo, afirmando que ‘mi hermano no quiso decir que hablaríamos de prisioneros políticos y derechos humanos' ''.

En su intervención ante una cumbre alternativa de presidentes izquierdistas en Venezuela la pasada semana, Raúl Castro dijo que estaba abierto a "discutirlo todo con Estados Unidos'', pero aclaró que el diálogo tendría que producirse en igualdad de condiciones, "sin la más mínima violación del derecho a la autodeterminación del pueblo cubano''.

Clinton dijo que Obama no podría levantar unilateralmente el embargo comercial vigente desde hace medio siglo debido a que es una ley que, para modificarse, es necesario otra medida legislativa.

"Si el Congreso decide que eso es lo mejor para Estados Unidos, obviamente el gobierno tiene que acatarlo'', afirmó.

Clinton hizo las declaraciones en respuesta a las preguntas del legislador republicano Jeff Flake, por Arizona, uno de los partidarios del levantamiento del embargo contra Cuba. Flake es copatrocinador de un proyecto legislativo presentado en la Cámara para levantar las restricciones de viajes de estadounidenses a la isla.

La ley del embargo sólo puede eliminarse con la condición de que Cuba cumpla ciertos requisitos democráticos, como celebrar elecciones pluripartidistas y liberar a los presos políticos.

La representante cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen se quejó de de que en la reciente Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago se aceptaron las gestiones de "muchos gobernantes represivos'' para iniciar el retorno de Cuba al sistema interamericano, una tarea que empezará el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, a fines de mayo en la reunión de cancilleres de Honduras.

"El secretario general apoya esta propuesta ignorando que el régimen cubano viola la Carta Democrática Interamericana y la Convención Americana de Derechos Humanos'', dijo Ros-Lehtinen, republicana por la Florida.

Agregó que las gestiones de los presidentes de Venezuela, Nicaragua y "sus seguidores renegados'' para el regreso cubano a la OEA terminaron opacando "la agenda de libertad'' de la cumbre porque desviaron la atención de las "mismas agresiones'' de esos intermediarios contra las instituciones democráticas y libertades en sus países.

Christopher H. Smith, republicano de Nueva Jersey, dedicó su intervención a pedir la libertad de Oscar Biscet, de quien incluso mostró una foto gigante que decía: "Libertad para Oscar Biscet''.

Explicó que Biscet fue condenado a 25 años de prisión en el 2003 y debería ser liberado con otros activistas de derechos humanos que "languidecen en prisión objeto de extremas torturas y privaciones''.

Flake recordó que durante la presidencia de Bill Clinton se había dado también una apertura hacia Cuba, ante lo cual el gobierno cubano terminó derribando dos aviones del grupo Hermanos al Rescate que arrojaban panfletos en febrero de 1996.

"Cada vez que hemos emprendido algo los cubanos lo han hecho retroceder con otra cosa (...) y todo parece indicar que la trampa de gobiernos previos ya ha sido activada y al final será el mismo resultado'', dijo el legislador republicano.

Clinton aseguró que procederá "cuidadosamente'' en el caso de Cuba.

"Queremos una democracia libre, independiente, que dé al pueblo de Cuba la oportunidad de tener las mismas oportunidades que sus hermanos y hermanas y primos que viven en nuestro país'', dijo Clinton, recordando que tiene una cuñada "que vino de Cuba''.

Connie Mack, republicano por la Florida, le dijo a Clinton que "es también importante no perder el contexto sobre Castro'' porque no se puede olvidar la crisis de los misiles, las muertes ocurridas en la isla y la negación de "derechos, esperanza y oportunidades'' al pueblo cubano.

El cubanoamericano Albio Sires, demócrata por Nueva Jersey, dijo que cuando tenía 11 años vivía en Cuba pero ya le habían enseñado cómo montar y desmontar una ametralladora checoslovaca.

"He pasado por la experiencia de oír que golpean mi puerta debido al rumor de que mi padre tenía contrabando del mercado negro'', dijo Sires. "Entonces no hay nada malo en poner condiciones [para el diálogo]''.


El Nuevo Herald