martes, 12 de mayo de 2009

Si cierran Globovisión


Siente que ya no puede darse el lujo de convivir con la libertad de expresión

La amenaza de cierre contra Globovisión, exigida por José Vicente Rangel en la mañana y confirmada por Chávez en la tarde, deja claro que, a estas alturas, el gobierno llegó a un punto tal de debilidad que ya no puede convivir con medios de comunicación críticos. El viejo lugar común goebbeliano según el cual una mentira dicha cien veces se convierte en verdad, sólo resulta válida en países donde no existe el contraste informativo, la réplica y la contra réplica, que dan al receptor (lector, escucha o televidente) la posibilidad de sopesar varios enfoques de la realidad y sacar sus propias conclusiones sobre dos o más versiones acerca de la realidad.

Pero ocurre que aquí, en este momento, los hechos de corrupción, por hablar sólo de un ejemplo, resultan tan contundentes, que nadie en su sano juicio podría salir a defender la presunta inocencia de algunos conmilitones del gran jefe, por más pérfidos y complacientes que sean los medios oficiales con los ladrones de turno. Y no porque no quieran hacerlo, sino porque no pueden, se quedan sin argumentos o éstos son tan baladíes que terminan haciendo el ridículo.

Tal fue el papel de Chávez este domingo, luego de acusar a Globovisión de partido político que conspira y a Alberto Ravell de "loco con un cañón", para transferir al adversario una condición que, literalmente, nadie mejor que él encarna en toda su dimensión. Pero sí, algo de razón debe asistirle porque un medio que pone en evidencias ciertas realidades, las corrobora con pruebas y exige justicia, termina convirtiéndose en un agente desestabilizador, como lo fue el Washington Post en el caso Watergate o el New York Times con los documentos del Pentágono sobre la guerra en Vietnam. Triste sería que teniendo a la mano las evidencias de un fraude continuado por parte de un funcionario público y de sus allegados, guardara silencio, engavetara los documentos y se convirtiera en cómplice de los corruptos. No precisamente los mismos que en el pasado denunciara con tanto empeño JVR.

Obviamente la denuncia documentada desestabiliza y ahora mucho más que antes, porque el gran elixir que protegía a los ladrones de cuello rojo y les garantizaba la impunidad, se está evaporando y se disuelve en el aire. La magia se muere, la gente va comprendiendo de qué va la cosa y luego de diez años la realidad de un país en pleno derrumbe no se puede ocultar detrás de la charlatanería y elucubraciones de un loco, este sí con un cañón, despojado de su más poderoso argumento: la chequera. Ahora sólo le queda la represión pura y dura para morirse en el poder, como es su deseo, porque siente que ya no puede darse el lujo de convivir con la libertad de expresión. Quiere bajarle la santamaría a Globovisión (una válvula que libera presión) pero sabe que si lo hace estará desafiando a los hados azar.

Roberto Giusti
El Universal





Prohibido los sismos sin permiso


"El fondo de la cuestión no es el frustrado terremoto..., sino la idea preconcebida de que la línea de los medios debe ser manejada desde Miraflores...", escribe este lunes el columnista.

Si la realidad en el país no fuera tan infausta, si no estuviéramos percibiendo los últimos estertores de la libertar bajo los escarpines de una montonera cuyo poder se cimenta en pisotear los derechos individuales y colocarlos sobre un hipotético "pueblo", los esperpentos verbales del régimen, incluidos los consabidos del zar, podrían ser la desaforada rabieta de un fin de semana.

La consabida expresión: "¿De que te quejas, si te dejan aún expresarte?", es la más denigrante muletilla de dominación cuando su final es controlar los derechos de cada ciudadano.


PublicidadY una recordación a los chavistas circunstanciales, cuya adhesión al Generalísimo se basa en presuntas incapacidades personales al no discernir derechos democráticos con una hipotética lealtad: "El verdadero patriotismo no consiste en aplaudir siempre las decisiones de un gobierno, sino que también deberían señalar abiertamente las ocasiones en que se cometen errores".

Las palabras del jefe del Estado expresadas ayer en otro de sus maratónicos "Aló, Presidente", advirtiendo a los dueños de los medios de comunicación que "esto no va a seguir así", es la muestra final, unida a otras, de que la dictadura no es un vocablo asustadizo, sino la realidad misma morando ya entre nosotros.

Es incomprensible entender que la información sobre un temblor de tierra que atemorizó a medio país, ofrecida por Globovisión y silenciada en los primero momentos por los medios estatales, pueda arrastrar al histerismo a un gobierno. La razón es vieja: Si no hay noticia de un suceso, éste no existe, y para ello, la radio, prensa y televisión deben estar bajo control supremo. Ejemplo cercano: Cuba.

La manoseada cantaleta de que "los medios usurpan las funciones de los partidos políticos", nos lleva, para recordárselo a José Vicente Rangel, quien ubicó su vida periodística a favor de la política, a la siguiente pregunta: ¿Al servicio de quién está el aparataje informativo del Estado y su mismo programa en Televen? La respuesta, al ser conocida, parece absurda: De Chávez y su partido.

Hubo un tiempo largo en que José Vicente estuvo en la otra acera, y esa trinchera lo llevó a ocupar altos cargos en el chavismo. Es la historia del periodismo y la política repetida hasta el cansancio.

El fondo de la cuestión no es el frustrado terremoto que, según vaticinó Jesse Chacón, "no regresará ni en mil años", sino la idea preconcebida de que la línea de los medios debe ser manejada desde Miraflores. Cuando esto suceda, el Caudillo sentirá en sus manos el verdadero gozo del poder supremo.

Ese día, ya cercano, se prohibirán los sismos por decreto.

Rafael Del Naranco
Cadena Global

5 comentarios:

CHOPINGO dijo...

Este Chavez ¿es real?. Esto es una broma que nos gastas. No puede existir nadie tan memo como ese experimento.
Pero por si acaso: Mire usted Chavez desde el primer momento que se vulneran los derechos humanos(y no los de la ONU precisamente sino los de humanidad) se debe terminar de hablar del vulnerador como persona. Desde el primer momento en que un gobernante impuesto por las armas hace del miedo su poder, se debe dejar de hablar de ese bananero.
Pero sobre todo desde el primer momento en que un pueblo vive bajo el terror de la carcel, la ilegalizacion, la expropiacion, la disidencia o cualquier otro método primitivo de poder se debe destituir al impositor.
Y el Chavez, el mono Chavez junta todo en su ignorancia política, humana e histórica.
Chavez no es más que un participante de gran hermano, un ruinoso acomplejado que usa sus escopetas para darse la razón, que usa el pillaje, la extorsión y la indiferencia para dar salida a su ego.
Vamos, un enfermo y encima torpe que teniendo una dictadura pierde unas elecciones. Pero ya se recuperó con las amenazas y los cortes a las libertades humanas.
Vote usted por él y quiera seguir sonriendo sus gracietas de bananero antedilñuviano. Vote por él y defiéndalo que la patada en el culo se la están llevando y cada día más grande.
Mi solidaridad con los afectados.

~Zurama~ dijo...

Pandora, no es debilidad.....es simplemente como se apodera del poder indefinido un comunista. En diez años mas, Venezuela estará irreconocible.

Me gustaría saber si conoces de algún lugar en el Internet donde se lleve la cuenta de cuantos Venezolanos a matado el comunismo. En Cuba va por 150,000 y mundialmente la cifra va por encima de 100 millones.

Yo no entiendo como Venezuela se dejo engañar. 3 millones de Cubanos no abandonaron su Isla por que se fueron de vacaciones.

En mi blog Amanecer en la Habana tengo una sección para la resistencia Venezolana. Su blog tiene un lugar allí. Dios les de fuerza!! Viva la Libertad!!!

~Zurama~ dijo...

Se me olvidaba, que el blog Amanecer en la Habana tiene nueva dirección. Es http://amanecerenlahabana.blogspot.com

Pandora dijo...

Chopingo:


Gracias por tu solidaridad.


Abrazos

Pandora dijo...

Hola, Zurama:

Por lo menos sé que existe un listado de personas que han sido perseguidas y detenidas por el régimen chavista, creo que incluso mencionan a los asesinados. Tenía ese listado pero se me borró. Intentaré recordar el sitio de la red donde lo encontré.

Los venezolanos que siguen a Chávez se dejan engañar porque este sujeto es un hábil manipulador, con su discurso "toca" ciertas fibras sensibles de la gente pobre. Es una conexión emocional lo que existe entre Chávez y la mayoría de quienes lo apoyan entre el pueblo llano. El resto, los que lo acompañaban en el régimen en cargos de importancia, tan solo lo hacen por el interés, interés económico y también por el poder que ello implica.

Ya cambié la URL de "Amanecer en La Habana".


Abrazos