viernes, 8 de mayo de 2009

Fiebre en la piara



Pasarán a la historia cual fugaz oleada de fiebre porcina: condenada al fracaso

Hace cuarenta años Uruguay era un pequeño país apacible y amable, aislado del imperialismo clásico, democrático e igualitario, pionero del más sofisticado socialismo estilo nórdico.

Era el sitio menos propicio para que una sanguinaria banda de "Tupamaros" -más afines a Charles Manson que a otra cosa- destrozara su paz con una ola de secuestros, torturas y asesinatos.

A la mortífera gavilla le aportó libreto político el joven periodista Eduardo Galeano, con un cursísimo ensayo con nombre de telenovela o tango: "Las venas abiertas de América Latina".

Deficiencias propias

El superficial refrito de viejas consejas pretendió recapitular todos los agravios externos -reales y mitológicos- que invocan ciertos latinoamericanos para excusar deficiencias propias y justificar toda clase de crímenes. Fracasaron, y por mucho tiempo el ensayo quedó sepultado con el "kitsch" estalinista de su época. Ningún político respetable lo invocaba por temor al ridículo. Apenas lo sostenían quienes durante medio siglo han mantenido a toda una isla como campo de concentración estéril e improductiva. Ahora -con casi 70 años- Galeano está becado en la televisión oficial argentina de Kirchner.

Pero como los complejos de inferioridad, las deficiencias de autoestima, los resentimientos y las envidias no tienen horario ni fecha en el calendario, últimamente irrumpe en la región toda una piara de oportunistas sin principios ni ideas propias, todos con el bodrio de Galeano en la mano.

Con prédicas que permiten destruir, pero jamás construir engañan a grandes masas. Ofrecen acabar con milenarios problemas sociales que apenas se comienzan a superar mediante educación masiva, un mayor ejercicio de la paternidad responsable, y oportunos anticonceptivos.

Consejas fracasadas

Ante el contagio de ciertos países con las prédicas de semejantes intelectuales "pret-a-porter", muchos lectores foráneos con antropológica curiosidad tratan de entender cómo -a pesar de la economía, la geografía y la historia- la inocencia popular sigue comprando consejas fracasadas. Así surge efímeramente Galeano como "best seller" en amazon.com. Esa notoriedad enloquece a la ignorante piara: Afiebrados, comienzan a tragar su propio desecho verbal. Parecen creer que la paja que incesantemente vociferan realmente será la ola del futuro para Latinoamérica en el siglo XXI.

En definitiva, pasarán a la historia cual fugaz oleada de fiebre porcina: Desagradable, destructiva, costosa, e inexorablemente condenada al fracaso.


Antonio A. Herrera-Vaillant

El Universal