jueves, 14 de mayo de 2009

Exhortan a profesionales de la salud a sumarse a marcha universitaria del 20 de mayo




Caracas.- El presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, expresó hoy que "la democracia en el país está en riesgo" con todas las acciones en contra de la libertad de expresión, la autonomía universitaria y arrancando las funciones a los alcaldes y gobernadores de la oposición.

"El Gobierno nos está quitando la democracia a grandes trozos como sucedió con los alcaldes y gobernadores de oposición a quienes les arrancaron sus funciones", explicó Natera en entrevista a Globovisión.

Repudió las amenazas del Gobierno de pretender cerrar Globovisión por informar acerca del temblor que se suscitó el pasado 5 de mayo. "Globovisión actuó de manera diligente. Dio la información que el Gobierno no se atrevió a dar para que la gente tomara sus previsiones y precauciones".

Pidió a los trabajadores que componen el gremio de los profesionales de la salud, participar en la marcha de los profesores por la autonomía universitaria el próximo 20 de mayo.

"La autonomía universitaria está cercenada porque le han pretendido disminuir el presupuesto anual en un 6% (…) Invitamos a los sindicatos y profesionales de la salud a sumarnos a la marcha y concentración de los profesores de la UCV en la plaza del rectorado el próximo miércoles 20 de mayo de 2009", indicó.

Alicia De La Rosa

EL UNIVERSAL




"Colectivos" secuestran a médicos y periodistas de RCTV en Lídice


Delincuentes del "Colectivo La Piedrita", apoyados por el régimen


Grupos oficialistas obligan a deponer la protesta contra la inseguridad


Grupos irregulares del 23 de Enero tomaron las instalaciones del Hospital General Dr. Jesús Yerena, en Lídice, para impedir que periodistas grabaran un especial sobre el centro asistencial y obligar a los médicos a cesar las acciones de protesta emprendidas desde el pasado domingo.

Los galenos de Lídice suspendieron las consultas y las operaciones quirúrgicas luego que un grupo de personas intentaran asesinar a un médico al que acusaban de ser el responsable por la muerte de un motorizado con politraumatismos. El profesional de la medicina tuvo que permanecer oculto durante doce horas dentro del hospital mientras que sus colegas realizaban infructuosos llamados a los cuerpos policiales.

Ayer en horas del mediodía llegaron unos veinte sujetos que se identificaron como miembros del grupo "La Piedrita" y del "Colectivo Sucre". Acusaron a los médicos de "guarimberos" y a los periodistas de RCTV como golpistas. A bordo de motocicletas con las placas ocultas por paños se apostaron en las diferentes entradas del centro asistencial para impedir que el personal médico y paramédico abandonara las instalaciones.

Los neumáticos de la camioneta que trasladaba a los periodistas fueron desinflados con objetos punzantes delante de los uniformados de la Policía Metropolitana, que deberían resguardar el orden público. Los pacientes que llegaban al hospital tenían que marcharse. Se escucharon detonaciones, según testigos, pero miembros de los grupos oficialistas alegaron que ellos andaban sin sus "armas de reglamento".

"Tememos por nuestras vidas" Algunos médicos intentaron llegar hasta el estacionamiento, pero la multitud se lo impedía.

"Ya tenemos más de cuatro horas aquí. Tememos por nuestras vidas. Estamos escondidas aquí adentro porque si nos descubren nos van a agredir", dijo la periodista Alexandra Belandria Ruiz Pineda, conductora del programa Alerta.

"Necesitamos que alguien nos ayude", comentó la productora del referido programa, Carol Briceño, mientras intentaban comunicarse infructuosamente con el Ministerio Público, el Cicpc y otros organismos.

Al lugar se presentó el comisario de la Policía Metropolitana Álvaro García, director del Centro de Coordinación de Seguridad Ciudadana de La Pastora. El oficial, al mando de una docena de uniformados, prometió a los médicos que esta vez sus funcionarios sí estarían presentes en el centro asistencial durante las 24 horas del día.

"Si yo no amara mi trabajo no expondría mi vida por sólo mil cien bolívares mensuales. Dejen salir a esos periodistas y no les hagan daño. Aquí no ha venido todavía ningún medio del Estado para reseñar nuestra tragedia", le comentó una médica a los amenazantes sujetos.

"Si los médicos prestan el servicio ciento por ciento nosotros les prestaremos la seguridad ciento por ciento", dijo el comisario García. El personal obrero y de enfermería se limitaba a observar la situación a través de las ventanas.

Los médicos denunciaron que constantemente son amenazados y asaltados durante su jornada laboral. "No podemos trabajar bajo una espada de Damocles", manifestó el doctor Manuel Parra.

Gustavo Rodríguez / Laura Dávila Truelo

EL UNIVERSAL