domingo, 24 de mayo de 2009

Padre Palmar: “en el sótano de Miraflores hay un templo santero”


El Padre Palmar, en entrevista exclusiva ofrecida a Noticia al Día, ha develado su percepción acerca del contexto político y económico en el que se encuentra el país, tocando diversos tópicos; entre los que comenta sobre las relaciones conexas del Gobierno con las fuerzas sobre naturales.

“Doy palabra cierta, Chávez ha personificado el mal en este país, una madrugada bajé a Miraflores con la ayuda del que era Jefe de la Casa Militar de la época, y vi todos aquellos santeros cubanos con gallinas, con templos de sacrificios, con sangre de cualquier animal y un hedor incomparable”, afirma el sacerdote disidente de la filas oficialistas, quien agrega que el Presidente viaja constantemente a Cuba para hacerse sortilegios y elementos afines.

En Venezuela tenemos que orar mucho porque esto no es una pelea política, ni social o electoral, en Venezuela tenemos una pelea espiritual, aquí está planteado el bien contra el mal”.

Considera que hay que aferrarse a la fe para luchar y confiar en su salida del poder. “Chávez está huyendo hacia delante, arrasando con todo lo que se atraviesa a su paso, pero se va a agotar y su gente ya está cansada”, aseveró.

Expropiaciones

Según el Padre Palmar en Venezuela se está imponiendo una agenda comunista, ya no existe la intención de establecer un socialismo, sino que se vive un capitalismo de estado.

“¿Con qué van a pagar las expropiaciones?”, se pregunta Palmar, quien asegura que Chávez se quiere adueñar de la industria petrolera venezolana y que las medidas implementadas en contra de las contratistas petroleras sólo son una justificación para implantar sus directrices totalitarias.

“Ya Chávez se quitó la careta y está imponiendo brutalmente una agenda comunistas (…) algo lamentable es que todo lo que tocas lo vuelve estiércol”, dijo Palmar, asegurando que dicha medida traerá fuertes repercusiones sobre las vida de los municipios.

Mundo Militar

Palmar considera que en el mundo militar hay mucho “ruido de sables” pues los militares están cansados. Según el sacerdote los propósitos de la formación académica militar han sido desatendidos y eso tiene expectantes a los integrantes de la Fuerza Armada, ahora es más importante la valoración económica que se les da a los guardianes de la soberanía nacional.

“Mientras aquí haya complicidad y familiaridad entre el Ejército Nacional y la Guerrilla hay mucho qué pensar (…) ¿Por qué no se ha hablado más del helicóptero? ¿Quién era el pasajero número 18 del helicóptero?, invito al Presidente Uribe a que obligue a Iván Márquez a dar una rueda de prensa en directo para ver si está vivo porque, según fuentes militares internas, al parecer Márquez iba en ese helicóptero”.

El representante clerical considera que desde el Gobierno se guardan las espaldas con las Fuerzas Armadas y que hay muchos militares que permanecen en silencio por mero interés monetario.

Caso Rosales

En torno al caso Rosales afirma que se cumplió un punto más de la agenda que el Presidente Chávez ha encomendado a los poderes públicos y que tienen programada para atacar a los que difieran de su sistema de gobierno.

Según Palmar en Venezuela se viven tres tipos de sicariato, el de la delincuencia organizada, el económico y el político, “Rosales protagoniza un caso de sicariato político”.

Palmar afirma que dentro del “Chavismo” existen muchos dirigentes y militantes que difieren de los ideales que han sido olvidados y que ahora sólo existe compromiso pecuniario con la revolución.

Agrega que Chávez desconfía del movimiento oficialista en el Zulia, por ello designó a Rafael Ramírez como Vicepresidente del PSUV Occidente.

Palmar envía un mensaje de esperanza y fe a los ciudadanos; dice que de la fusión de Hitler, Mussolini, Mao Tse Tung, Fidel Castro y Perón no resulta Chávez, pues tiene características de cada uno de ellos y lo que busca es figurar en los libros de historia.

“Él (Chávez) sabe perfectamente, y no quiero prever con estas declaraciones el magnicidio, que la única manera de salir del poder es muerto, muerte natural o por magnicidio, no se va a ver a Chávez preso, él va a morir dentro de Miraflores” dice el sacerdote haciendo una analogía con Salvador Allende, ex presidente chileno.

Lamenta, como representante de la Iglesia y como hombre, reconocer que la opción de la muerte está presente como una de las vía para la salida de Chávez del poder, “no quiero matar a Chávez ni quiero que se muera”, aclaró.

Vaticina que Clíver Alcalá Cordónez va ser el primer militar activo Vicepresidente de la región occidental, pues sabe que el punto disidente más importante de Venezuela es el Zulia.


Noticia al Día





Descubiertos los terroristas de Chávez en la UCV y la mentira de VTV





El hombre nuevo


El "hombre nuevo socialista" parece gemelo del creado por el doctor Frankenstein.

Las utopías terroristas de Hitler y de Stalin pretendían que sus respectivas revoluciones se proponían la creación de un "hombre nuevo": el resultado fue que esa novedad se parecía mucho menos a las ensoñaciones de algunos teóricos que al monstruo que llegó a crear el doctor Frankenstein en su laboratorio.

Cuando uno escucha a los propagandistas del régimen hablar del "hombre nuevo" que su "socialismo del siglo XXI" daría a luz en Venezuela, resulta inútil discutirles haciendo comparaciones o disquisiciones teóricas sobre la base de los planteamientos ideales de los maestros del socialismo y los catastróficos resultados prácticos de las tiranías totalitarias. Para comprender su propósito, mejor remitirse al proceso de creación de aquel monstruo imaginado por la Shelley.

Pedazo a pedazo
El doctor Frankenstein, recordemos, creó su "hombre nuevo" pegando pedazos de los cuerpos de diversos seres humanos. Es posible así imaginar el proceso de construcción de esa nueva vida en un laboratorio "socialista", pues el método tradicional es expresamente rechazado por gente que confiesa preferir la técnica empleada por madama Faría. El "hombre nuevo" criollo no pertenecerá a ninguna de las culturas (los nazis preferían llamarlas "razas") que han poblado el universo mundo, y que una primera y superficial impresión tiende a identificar por el color de la piel. No será blanco (caucásico), negro (afrodescendiente) ni amarillo (asiático), y ni siquiera piel roja a secas: será rojo-rojito; y para rendir homenaje a su taxónomo Rafael Ramírez tendrá una chillona voz de mezzo-soprano.

Pero aparte de esa característica física, este nuevo espécimen se distinguirá por sus cualidades morales: allí radica su novedad. Deberá ser honrado, modesto, austero, culto, veraz, cumplidor de su palabra, y por sobre todo de un gran coraje físico.

Primero la honradez
Comencemos por lo primero. Deberá ser honrado a carta cabal, y como la mujer del César, no puede ser objeto de sospechas. Tendrá entonces los ojos azules de Diosdado Cabello, no tanto por ser "bonitos" (como un día en su programa los calificó arrobado el Primer Locutor de la República) como por su agudeza en descubrir el lugar exacto "onde haiga". Sitio que por cierto, deberá compartir, en una bella manifestación de solidaridad proletaria, con el patriarca Hugo de los Reyes, capo de la insaciable famiglia barinesa. Y sin olvidar que en la capital de la república comparte esa condición de avidez hereditaria un típico fils à papa, ese José Vicente Rangel Ávalos que donará generosamente sus filosas uñas al hombre nuevo. Por su parte, Juan Barreto aportará un buen pedazo de esas carnes grasientas que no le faltan en la rotunda cintura. Honradez de todos ellos dada, firmada y sellada por José Vicente Rangel Vale y Clodosbaldo Russián.

Sobrio hasta la abstinencia
¿Y a quién se le deberá arrancar un pedazo de su carne tan preciosa para dar a la novísima creación una de sus más bellas cualidades: su modestia? Es fácil adivinarlo, con sólo saber que el hombre nuevo no se creerá el segundo tomo de Simón Bolívar, ni el enterrador del capitalismo, ni un líder de los árabes porque viaje en una alfombra mágica& ¡y cara!

Para que no se parezca nada a los habitantes de la Venezuela saudita y dispendiosa, el hombre nuevo deberá además ser sobrio como un eremita, y así el suyo será un hígado ejemplarmente sano, fabricado como será con lóbulos arrancados por partes iguales a los generales Alberto Müller Rojas y García Carneiro, y al ordenanza y novísimo profesor de moral Earle Herrera; hígado fortalecido con 18 años de maceración.

Ese hombre nuevo será de una inteligencia superior y de una inmensa cultura. Aquí van a hacer cola para donar partes de su cuerpo militares y civiles, machos y hembras.

La palabra del "Presimiente"
Con el general más arriba nombrado, Lucas Rincón comparte la gloria de haber ganado todas sus preseas en batallas contra el idioma. Junto con ellos, serán donantes Pedro Carreño, Darío Vivas, Lina Ron, y las madamas que regentan esas emblemáticas maisons closes (AN, TSJ; CNE, Fiscalía, Defensoría "del puesto") la iluminación de cuyas fachadas se hace con bombillos de color rojo-rojito. Sin olvidar los aportes de Iris Varela, todos donarán sus tripas, que se revolverán con las del almirante Grüber Odremán. Hombres cumplidores de su palabra y de sus compromisos institucionales jamás manchados por una felonía, hay un cardumen venido de la Fuerza Armada que también dará su carne al monstruo del doctor Frankenstein, cuya columna vertebral estará formada por los huesos de los juramentados del Samán de Güere. Esa palabra del nuevo hombre será de una veracidad todoterreno, como que su lengua provendrá del Sol de la Revolución, por cuyo cargo ahora lo llaman "Presimiente".

Y aportarán su pizca de veracidad envuelta en la vieja capucha de sus tiempos de delincuencia universitaria, Tarek El Aissami y Elías Jaua. Completarán el combo de donantes de la verdad desnuda Jesse Chacón e Izarrita. Pero el más grande valor de ese hombre nuevo será la valentía personal. Para dotarle de coraje físico no se le aceptará la oferta de un Jorge Rodríguez a quien le afloja todo un simple telefonazo; ni a los castrati que se pasean sudorosos por el gineceo de la Asamblea Nacional, ni a un Roy Chaderton: se lo otorgará exclusivamente el numantino combatiente de lágrima y tripa flojas que (por muy diferente razón a la de Aquiles en Troya) se le llama desde el 92 "el de los pies ligeros": el Héroe del Museo Militar.

Manuel Caballero
El Universal