domingo, 17 de mayo de 2009

Múltiples procesos amenazan la existencia de Globovisión




Acciones judiciales, tributarias y administrativas, enfrenta la planta


Once procedimientos administrativos sancionatorios, de los cuales ocho provienen de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), uno del Consejo Nacional Electoral (CNE) y dos de carácter tributario, enfrenta el canal Globovisión desde el año 2001.

Pero la presión contra la planta televisiva no se queda allí, pues, según la Consultoría Jurídica de la planta, han tenido que enfrentar 22 acciones judiciales, once solicitudes de permiso a Conatel sin respuesta o negadas, cuatro investigaciones en Fiscalía y dos destituciones de jueces que han sentenciado a favor del canal.

Adicionalmente se han producido 268 pronunciamientos descalificadores -incluidos amenazas de cierre- de parte del presidente de la República Hugo Chávez y sus ministros y 88 agresiones físicas y verbales en la calle a trabajadores del canal.

A pesar de todas estas acciones, la línea editorial opositora del canal de noticias sigue firme y su personal se prepara para enfrentar el cierre de la planta, anunciado por el presidente de la República Hugo Chávez, quien apostó su nombre a la clausura de la estación.

Revocatoria La concesión de Globovisión aún no expira. La misma vence en el año 2015, así lo reconoció hace dos años el entonces director de Conatel, Jesse Chacón, pues el permiso fue otorgado en 1995 por 20 años, cuando estaba en vigencia el reglamento de Telecomunicaciones de 1989.

Sin embargo, por los hechos y las expresiones del oficialismo sobre la planta televisiva, el mandatario venezolano no parece estar dispuesto a esperar siete años más para negar la renovación de la concesión, por lo que la vía más expedita para sacarla del aire es la revocatoria de la concesión.

La ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte), en su artículo 29, establece una suspensión de 72 horas fuera del aire, cuando, entre otros aspectos, los mensajes difundidos promuevan, hagan apología o inciten a la guerra, promuevan, hagan apología o inciten a alteraciones del orden público y promuevan, hagan apología o inciten al delito. Si la planta televisiva reincide en su actuación en un lapso de cinco años, se ordena la revocatoria de la concesión.

En Globovisión -por las fuentes que manejan-, dan como un hecho la suspensión por 72 horas, lo que los dejaría a las puertas del cierre definitivo.

En detalle En la mayoría de los procedimientos administrativos sancionatorios abiertos por Conatel, el lapso de 60 días hábiles desde el inicio del procedimiento para que el ente tomara una determinación ya ha transcurrido, sin embargo, el silencio es la norma y la espada de Damocles sigue colgada sobre la planta.

El primero de ellos fue abierto el 18 de octubre de 2001 por la Comisión de Telecomunicaciones, debido a una solicitud hecha públicamente por el presidente de la República, por la transmisión de una información errada sobre el asesinato de nueve taxistas -que en realidad fue sólo uno.

Según el equipo legal del canal, dicho procedimiento fue abierto "en desconocimiento de los límites del derecho a la libertad de expresión que amparan también informaciones falsas, racionalmente verificadas, cuya falsedad se desconocía y oportunamente rectificadas", pues la información fue corregida en menos de tres horas, antes de que el propio Gobierno venezolano diera la información correcta.

Otro de los procedimientos abiertos fue por las declaraciones del director de El Nuevo País, Rafael Poleo, en octubre de 2008, quien en el programa Aló Ciudadano señaló que el presidente Chávez podría terminar como Benito Mussolini "colgado y con la cabeza pa' abajo". A juicio de Conatel, podría inferirse que tales declaraciones pudiesen promover, hacer apología o incitar al delito y ser contrarios a la seguridad de la Nación, no obstante, dicho programa es una producción nacional independiente y el conductor del mismo, Leopoldo Castillo, hizo la oportuna observación a Poleo de lo indebido de sus declaraciones.

Las declaraciones de Henrique Salas Feo la madrugada del 24 de noviembre, cuando presuntamente adelantó resultados electorales, fue causa de la apertura de otro procedimiento en contra del canal. Conatel consideró que sus declaraciones constituyeron una presunta apología y/o incitación a alteraciones del orden público.

Sobre estos dos procedimientos, Conatel aún no ha tomado una determinación y se espera que si hay una sanción en contra de Globovisión sea por cualquiera de ellos.

Por otra parte, la planta televisiva ha sido multada, en 2003 por 580 millones de bolívares más el decomiso de equipos de microondas y esta semana por 2.500 millones más.

Para cerrar el canal solo bastan dos procedimientos. Sin duda que el Gobierno tiene varios para escoger cuales usa como excusas para ordenar el cierre.

Reyes Theis

EL UNIVERSAL



Entrevista Oscar García Mendoza, presidente del Banco Venezolano de Crédito

"Lo que van a hacer es destruir el Banco de Venezuela"


"El ministro de Finanzas está en connivencia con los banqueros, hace que no se apliquen los oficios de la Sudeban"

Fiel a sus preceptos habla sin tapujos en tiempos en que el resto de sus colegas opta por el silencio. Oscar García Mendoza, presidente del Banco Venezolano de Crédito, no duda en señalar que el paso de la tercera entidad financiera del país a manos del Gobierno se traducirá en un estrepitoso fracaso.

"Lo que van a hacer es destruir el Banco de Venezuela, como ya han destruido otras instituciones. No hay ninguna posibilidad práctica ni profesional de que el Banco de Venezuela sea bien administrado", dice convencido.

Inmediatamente subraya que el mismo día que el Gobierno anunció que concretará la compra del Venezuela, también declaró la intervención de la principal institución financiera del Estado: el Banco Industrial, hundido en pérdidas.

"¿Qué sentido tiene la política económica de un gobierno que tiene que autointervenirse?, porque se trata de un banco que está en manos del Estado desde hace diez años. ¿Qué junta directiva van a poner en el Venezuela, una muy competente? Si es así, tendríamos que preguntar, ¿por qué no la pusieron en el Banco Industrial?", recalca García Mendoza.

-¿Cómo marcha actualmente la relación del Gobierno con la banca?

-Este es el Gobierno que ha tenido la mejor relación con los bancos en la historia del país. Al observar los balances auditados queda claro que los inspectores de la Superintendencia elaboran oficios muy puntuales y muy serios, que luego son mencionados por los auditores en sus opiniones. Son oficios que indican qué debe hacer un banco y cómo debe reducir sus actividades, pero después no sucede nada porque el ministro de Economía y Finanzas está en connivencia con los banqueros y hace que no tengan aplicación esos oficios y esas decisiones de la Superintendencia.

-¿Eso está pasando con éste ministro de Finanzas?

-Este es el ministro de Finanzas más amigo de la banca. El balance de una de las entidades financieras más grandes revela que tiene índices de capitalización muy por debajo de lo que dice la Superintendencia y la opinión de los auditores es que debe aumentar el capital social. En la nota de los auditores se dice que el procedimiento para aumentar el capital no fue procedente, sin embargo allí mismo consta que se autoriza a ese banco para que compre otra institución. Este ministro de Economía y Finanzas es cómplice de esos bancos, hace que las decisiones de los funcionarios de la Superintendencia sean nulas.

-¿Esa relación se va a fortalecer con el plan de endeudamiento?

-Claro, porque lo que está pasando es que se encontró con que el Estado ahora no tiene dólares, no tiene bolívares. Hay una liquidez muy grande represada porque Cadivi no entrega los dólares, entonces esa liquidez la está absorbiendo el Estado para gastar y despilfarrar.

-El Gobierno contempla que la banca adquiera en bonos una cantidad equivalente a 17 mil millones de dólares. ¿Qué efecto puede tener esto para el sistema?

-Los que se van a ver afectados en algún momento son los depositantes, sin que se den cuenta su dinero está siendo invertido en papeles de un Estado insolvente.

-Esta semana los banqueros, la Superintendencia y Cadivi se reunieron para tratar el tema de las divisas. ¿Qué pasó en ese encuentro?

-La conclusión de ese encuentro son tres palabras: no hay dinero. Se esperaba que el Estado precisara algunos puntos, que dijera tenemos obligaciones por tantos millones de dólares por tarjetas de crédito, otros tanto por cartas de crédito. De eso no se habló, se habló de una reforma del contrato y el convenio cambiario, eso significa que no hay dinero.

Complementa la respuesta y añade que "el reflejo de que no tiene dinero es la rebaja de los cupos, lo que le deben al sector automotor, cantidad pendiente con las líneas aéreas, incumplimiento de obligaciones legales del Gobierno. Esto se va a reflejar en una caída de la economía en general".

-Su banco se ha visto forzado a bloquear el uso de tarjetas de crédito en el exterior. ¿Cree que otros tendrán que hacer lo mismo?

-Sin duda, porque las cantidades son muy grandes. No se sabe con exactitud a cuánto asciende la deuda de Cadivi con el sistema financiero, pero la cifra que se maneja es no menos de 450 millones de dólares por deuda de tarjetas de crédito y no más de 600 millones, y por las cartas de crédito una cantidad que puede estar en 1.800 o 2.000 millones de dólares, cantidades muy sustanciales que ponen en grave peligro la situación y solvencia de los bancos.

-¿Cree que podrá levantar el bloqueo al uso de las tarjetas de crédito en el exterior?

-Honestamente no lo creo, Cadivi tendría que cumplir con sus obligaciones y la impresión que nos da es que no cumple.

-Están por salir las cifras del PIB y la banca es un termómetro importante. ¿Cómo cree que se movió la economía en el primer trimestre?

-Las ventas del sector automotor han caído sustancialmente, al igual que las de línea blanca. Hay signos de escasez en distintos rubros alimenticios, el Estado está pagando menos dinero de lo que estaba pagando antes, tenemos un declive de la cartera de crédito en la banca. Hay un descenso en el consumo, sin duda debe haber una caída del PIB en el trimestre.

-¿Cree que el país sufrirá una recesión o es posible que la economía crezca muy poco pero se mantenga a flote?

-El Presidente mintió cuando dijo que estábamos blindados y que teníamos una gran reserva de ahorros. Lo malo es que estamos ante gente tan irresponsable que en lugar de tomar medidas para resolver los problemas simplemente están huyendo hacia delante. En el sector financiero deberían tener camisa de fuerza, no tienen medidas de prudencia en sus actividades.


Víctor Salmerón
EL UNIVERSAL