miércoles, 27 de mayo de 2009

Amnistia Internacional: Agresiones a periodistas se generalizaron en Venezuela


Caracas.- Las agresiones a periodistas fueron "generalizadas" en Venezuela durante el año pasado y persistió un hostigamiento a defensores de derechos humanos por parte del Gobierno del presidente Hugo Chávez, dijo hoy la organización Amnistía Internacional.

El mandatario venezolano, quien asegura conducir una "revolución socialista", señala con frecuencia que medios privados manejan inadecuadamente informaciones y noticias para denostar a su Gobierno, informó Reuters.

El presidente no renovó en mayo del 2007 la concesión al canal de televisión RCTV.

"Se recibieron informes sobre agresiones a periodistas por parte de civiles y miembros de las fuerzas de seguridad", dijo Amnistía Internacional en su informe anual para el 2008 sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

Ahora, se mantiene latente la posibilidad de que Chávez lleve a una eventual salida del aire del canal Globovisión, al que acusa de "terrorismo mediático" en contra de su Gobierno.

Amnistía también hizo mención de la inhabilitación de políticos de oposición, entre ellos varios de los más conocidos, que les impidió presentarse a unas elecciones de alcaldes y gobernadores en noviembre.

"La aplicación de las órdenes de inhabilitación dictadas contra varios funcionarios públicos les impidió de hecho concurrir a las elecciones", señaló el reporte.

En septiembre del año pasado, Venezuela expulsó del país a representantes de Human Rights Watch (HRW) luego de que la organización de derechos humanos criticó a Chávez por erosionar la democracia.

"Las autoridades gubernamentales intentaron socavar la legitimidad del trabajo de derechos humanos formulando acusaciones infundadas contra organizaciones que defendían estos derechos", añadió Amnistía en el documento.

La semana pasada, Venezuela rechazó señalamientos de relatores de la libertad de expresión de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) acerca de que el Gobierno de Chávez estaría ejerciendo presión sobre medios de comunicación en el país.


El Universal






El régimen está dispuesto a asumir costo politico del cierre de Globovisión


Marcelino Bisbal aseguró que el Gobierno está buscando argumentos jurídicos para sacar a Globovisión hasta de la señal por cable


Caracas.- Para Marcelino Bisbal, director de Postgrado de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el cierre de Globovisión "es un riesgo que el Gobierno está dispuesto a correr", pero más le preocupa el hecho de que se utilicen argumentos legales que no sólo revoquen la concesión nacional sino que también "saquen la señal de las operadoras de cables".

"Si revisas el artículo 172 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, ni siquiera podrán salir por cable, lo cual sería terrible para la democracia del país", dijo Bisbal en entrevista exclusiva para El Universal.

El articulo 172 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones dice que "la revocatoria de la habilitación administrativa o concesión a personas naturales o jurídicas acarreará a éstas la inhabilitación por espacio de cinco años (…)". En otro aparte del artículo dice: "En el caso de las personas jurídicas, la inhabilidad se extenderá a los administradores u otros órganos responsables de la gestión y dirección del operador sancionado que estaban en funciones durante el tiempo de la infracción (…)".

Ante el argumento legal, Bisbal asegura que los analistas, políticos y especialistas de la comunicación, "están muy confiados" porque la revocatoria estaría sólo afectando el espectro nacional donde Globovisión sólo mantiene señal en tres ciudades del país, Caracas, Valencia y Maracaibo y seguiría saliendo por cable; "sin embargo, el Gobierno está midiendo muy bien para argumentar jurídicamente el cierre incluyendo la señal de cable".

Explicó que el periodista Ernesto Villegas, en nota publicada en el semanario Quinto Día, llama la atención sobre el artículo por unas declaraciones que le hizo un ex ministro donde aclara que si el canal 33 es sancionado, se le aplicaría el artículo 172 de la Ley de Telecomunicaciones, "por eso creo que el Gobierno está dispuesto a todo sin importarle el costo político que pueda implicar el cierre de un segundo medio de comunicación".

"Yo creo que intencionalmente va a quedar mas desprestigiado el Gobierno pero dado el tinte por donde se esta conduciendo con el tema de las expropiaciones, con todo el tema que el presidente Chávez ha llamado reimpulso al proceso socialista, creo que está dispuesto a correr el riesgo", expresó Bisbal.

Indicó que ante tal situación, "no es casual" que el presidente Hugo Chávez tomara la decisión de desaparecer el Ministerio de Telecomunicaciones y que una parte de la institución, en este caso Conatel, pase a manos del Ministerio de Obras Públicas y Viviendas, comandado por Diosdado Cabello, "porque sabe que a Cabello no le va a temblar la mano para tomar la decisión".

"Además están las declaraciones de Carlos Hurtado Lanz, presidente de la Asociación Civil Clase Media Socialista, quien aseguró que están listo para tomar las riendas del canal y su reprogramación cuando se revoque la concesión; es decir que ya hay sectores cercanos al Gobierno, ligados al PSUV que tienen en la mira la toma de las riendas de Globovisión", insistió.

Con respecto a la reacción que tomará la sociedad venezolana con el cierre de otro canal de televisión, no se atreve a pronosticar, "aunque la situación está conduciendo a la sociedad a escenarios que nadie quisiera vivir en el país. De lo que si estoy seguro es que el Gobierno ha metido mucho miedo, ha generado mecanismos evidentemente de intimidación y creo que la sociedad reaccionará casi inmediatamente como lo hizo con el cierre de RCTV".

Alicia De La Rosa

EL UNIVERSAL