jueves, 12 de febrero de 2009

Grupos del 23 de Enero surgieron de divisiones internas


Controlan zonas, protagonizan ataques y dicen proteger la revolución



En los diez años de gobierno de Chávez más de 12 grupos armados que se dicen defensores de la revolución han surgido en el 23 de Enero controlando zonas enteras. Sus actividades han superado los límites de la parroquia protagonizando ataques a medios de comunicación, colocando explosivos y, en eventos más recientes, las lacrimógenas lanzadas a la Nunciatura Apostólica que se adjudicó el líder de La Piedrita, Valentín Santana. El germen de estos grupos fue apenas 20 jóvenes de izquierda que a principios de los años 80 pretendían erradicar a los vendedores de droga, y a quienes comenzaron a llamar Tupamaros por su identificación con el grupo uruguayo de ese nombre.

El primero en separarse fue Valentín Santana, quien creó La Piedrita, luego a mediados de los noventa los ya numerosos Tupamaros crearon la Coordinadora Simón Bolívar, que integraba a las organizaciones de base que ya habían apoyado a Chávez en el golpe de Estado.

Lisandro Pérez, jefe civil del 23 de Enero, y parte de los fundadores, dice que en 1996 José Pinto aceptó recursos otorgados por Andrés Caldera en el marco del plan Caracas Te Quiero y eso generó descontentos, pero fueron más cuando vieron a Pinto en el 23 con una camioneta nueva. Eso generó niveles de jerarquía en la Coordinadora, mientras Pinto asumía la vocería de los Tupamaros que, según Pérez, nadie le había dado.

Cuando Chávez llegó al poder las diferencias se incrementaron y las escisiones continuaron creando grupos que tomaron control de zonas del 23. Desde Miraflores llegaron más recursos a las organizaciones.

Según Pérez a partir de allí cada uno asumió la lucha a su manera: "Las discusiones políticas entre algunos pasaron de castaño a oscuro", comenta.

Pinto creó el partido Tupamaros, pero las diferencias con el resto de los grupos los llevó a salir de la parroquia, en donde se dice que nadie los acepta.

El mismo Valentín Santana declaraba seis meses atrás que entre los grupos del 23 de Enero: "No hay una confrontación armada pero no estamos unidos. Sólo nos uniríamos para defender la revolución".

Los vecinos cuentan que algunas de las organizaciones que dicen trabajar por la comunidad no son más que grupos que pugnan por el control de las "plazas" de la droga.

La mayoría de estos grupos asumen la capucha como ícono, además Pérez admite: "yo nunca lo he negado, aquí todos estamos armados".

Conflictos internos y externos El 26 de junio de 2006 una batalla se libró entre los bloques del 23 cuando Diego Santana, hijo de Valentín, fue asesinado junto a Warner López, otro integrante del grupo.

En la zona se responsabilizaba de las muertes a Julio Troconis, Wilfredo Da Costa y Edgar Aranguren, tres de los miembros del grupo de Pinto.

En la parroquia siempre se dijo que Santana, enfurecido por el asesinato, fue a casa de Troconis y al no encontrarlo mató a su padre y días más tarde a otro de sus familiares. Esas muertes son parte de las solicitudes por las que dos años y medio después se le busca como no se hizo en ningún momento antes. Ni aun hace tres meses, cuando el actual director del Cicpc y antiguo director de la PM Wilmer Flores Trosel, fue a La Piedrita a que Santana le entregara la cámara de Globovisión que ellos había decomisado.

Estos grupos también cerraron el 23 de Enero en abril de 2008 reclamando por unos allanamientos de la Disip en búsqueda de uno de los presuntos responsables de la colocación de cinco explosivos en distintas partes de la ciudad entre enero y febrero de ese año, que se adjudicó un grupo de la parroquia llamado Venceremos.

Además los colectivos Alexis Vive y La Piedrita en al menos cuatro ocasiones han rayado la fachada de Globovisión. Alexis Vive además ha tomado la UCV dos veces, y en las últimas semanas ha hecho grafitis en la ciudad a favor de Palestina.

Pero ha sido hasta los señalamientos del Presidente en los últimos días cuando las actividades de estos grupos se han condenado. Aun así ellos han asegurado siempre ser uno de los anillos de seguridad del Presidente por la cercanía de la parroquia con Miraflores.

Laura Dávila Truelo
EL UNIVERSAL




¡El Ineficaz se "judió"!





"Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos" (Artículo 138 constitucional)

Desde hace unos días la Venezuela civilizada se vistió de judío y denunció los múltiples hechos punibles cometidos en la sinagoga de Caracas, presuntamente por panas del Ineficaz. Este ahora se hace el desentendido porque sabe que metió las 4 patas y se pasó de la raya. No sólo porque el asunto discrimine y agrede a un grupo racial particular -en su interno religioso-, sino porque representa una minoría que el dictador intenta exterminar, encontrándose que los venezolanos -sin cambures en el hocico- despreciamos el abuso de lo numérico. La comunidad judía halló una automática solidaridad en las fuerzas sociales y políticas que sobreviven este paisito, quienes desprecian las acciones vandálicas pro miedo.

Idéntica solidaridad ha apreciado la Iglesia católica, frente a las incesantes injurias provenientes de los sirvientes del dictador con chequera -porque sin chequera estaría administrando un burdel de frontera-, direccionadas primigeniamente hacia el valiente cardenal Castillo Lara, quien en vida le espetó verdades que todos conocemos, pero que muchos callan por temor a dejar de cobrar la quincena, desposeer el apartamentote de Miami, o le eliminen los escoltas que atemorizan a los vecinos que los cacerolean cada vez que medio voltean las caras. Sin dudas que pertenecer al partido de los "losers" del Ineficaz no es fácil, porque en todas partes les quitan el saludo, los ignoran y sienten que los están esperando en la bajadita. Cuando ello ocurra, más de un "arrepentido" nos tocará la puerta a las 2 de la madrugada, para que lo escondamos, porque lo andan buscando para hospedarlo en "El Marite".

El Ineficaz imagina que es una guachafita lo de sus presos políticos, los secuestrados, la angustia de millones de venezolanos que estamos en toque de queda continuado por los asesinatos que patrocina desde Miraflores. Quizás crea que su "happy corruption" será para siempre. Igual pensaba Saddam Hussein, hasta que se convenció: guindando ahorcado y viéndose en visión de 360 grados.

Cada vez que el Ineficaz y su paramilicia abusan de los débiles, toda la Venezuela buena lo percibe, solidarizándose maquinalmente, sean judíos, comisarios, católicos, ricos o pobres. Porque la miseria humana hiede y percata.

Las tropelías pronto cesarán, tal y como acabaron los crímenes de la Segunda Guerra Mundial, los genocidios en Croacia y Eslovenia, Ruanda. Y es que siempre los delincuentes son castigados, no con la celeridad que ansía la rabia e impotencia germinadas en sus víctimas y causahabientes; pero son.

Presumo que el Ineficaz se convenció de que no pudo hacer el mandado que el asesino Castro le encomendó; éste se equivocó de hombre, o se olvidó que por algo lo llaman el "Héroe del Museo Militar". El dictador con chequera -en rojo- sabe que tiene sus días contados, porque no supo hacerse de honestos y sapientes en su entorno, sino que se valió de lo que caí y obedecía sin chistar.

El hombre se "judió" porque se metió con los judíos, con los católicos, con los venezolanos, los vecinos; con todo el mundo. Ha cosechado tantos frentes de camorra que ya se le hacen inaguantables.

El próximo domingo 15 debemos decirle NO a su injustificada apetencia de mando: "¡qué sabe el burro de melaza cuando lo que come es paja!".
Sin embargo, reitero que el final de esta sangrienta dictadura será a través del 350 YA, con la activa participación en las calles.

Romer A. Romero Martínez

El Universal

http://www.eluniversal.com/2009/02/12/opi_art_el-ineficaz-se-jud_12A2222649.shtml





La lucha entre el NO y el Si es desigual. No hay dudas. Pero, triunfará la razón, pese a todos los esfuerzos desleales e ilegales realizados por el régimen.



El régimen está desesperado, ante una eventual derrota el próximo 15 de febrero. Los venezolanos no creen más en la farsa revolucionaria, en la igualdad que tanto profesa, en la democracia participativa chavista. Sólo beneficiarios y colaboracionistas, algunos pocos creyentes, acompañan el proyecto destructor de Venezuela.

El régimen recurre a todo. A la amenaza, a la coacción, al chantaje, para captar votos. Muchos, asustados ante la debacle que según Hugo Chávez vendrá en el país, si llegara a perder, apuestan al SI, ignorando las negativas consecuencias que tendrá tal reforma o enmienda, para el país, los venezolanos y las nuevas generaciones en particular.

El ventajismo es grosero. Se apoderaron de todos los medios, además de los recursos. Igual, de las instituciones del Estado, prestadas a apoyar el proyecto. Pdvsa un buen ejemplo de la parcialidad de las instituciones, siempre secuestradas por un Ejecutivo ambicioso.

La oposición, con pocos recursos, no tiene acceso a los medios oficiales y oficialistas, muchísimo por cierto, a lo largo y ancho del país; mientras que el régimen obliga a los poquísimo medios independientes que quedan a sacar al aire la publicidad por el SI.
La mentira y la falsedad, el engaño y la mala intención, constituyen la base de la estrategia chavista. El ataque a la juventud venezolana que heroicamente protesta en todo el país contra las desmedidas e ilegitimas pretensiones de Hugo Chávez, han sido calificadas de violentas, golpistas, guarimberas. Se les ha amenazado con gas del bueno, perdigones, rolos, ballenas.

A todas estas, el defensor del Pueblo, sucesor del premiado Mundaraín, hoy en Suiza, disfrutando del poder revolucionario, no ha abierto la boca. Claro, tiene razón. Los derechos humanos y los derechos en general de la oposición, de la mayoría de los venezolanos, no están bajo se protección, como están los honorables miembros de La Piedrita dirigida por la pacifista Lino Ron y sus secuaces.

El contralor de la República investiga a los opositores para amedrentarlos y acorralarlos, buscando reducir la crítica y la protesta. Pero no investiga, como tampoco la casi monocolorida Asamblea, los abusos y los atropellos del régimen, de las instituciones prestadas a este asalto a la democracia.

El CNE, ni hablar. La premura y la eficiencia en organizar este proceso refrendario, llamado desde antes aprobatorio de la enmienda, muestran su parcialidad y asoman, lamentablemente, los resultados. Insisten en que no habrá trampa, que las elecciones serán transparentes, pero no abren el registro, no dejarán a la oposición ver como ellos el proceso y menos aún cerciorarse de sus resultados, que serán siempre desconocidos como los anteriores, cuestionados por todos.

El 15 de febrero se acerca y el triunfalismo oficialista asusta a quienes todavía creemos en la democracia y en sus valores y principios. La operación cayapa aplicada por el régimen a los venezolanos es grave y así tendrán que verla los gobernantes extranjeros aunque, como los beneficiarios Lula y Kirchner, se aprovechen de nuestra riqueza, está en peligro nuestra paz, nuestra estabilidad, nuestra vida como pueblo. Es una responsabilidad de todos afuera ver lo que sucede en el país, como nosotros vimos a los gorilas del sur en su época, criticándolos, apoyando a los perseguidos, a los torturados y desaparecidos.

El régimen afila los cuchillos para el 16 de febrero si logran, por cualquier vía, apoderarse del país para siempre. Los venezolanos deberán ser conscientes de esa realidad. Las lagrimas por las nuevas medidas no remediaran el daño que podría causar el triunfo de las aspiraciones monárquicas de desquiciados que ven en el poder una forma de vida eterna.

La lucha entre el NO y el Si es desigual. No hay dudas. Pero, triunfará la razón, pese a todos los esfuerzos desleales e ilegales realizados por el régimen.

A votar y simplemente, por el futuro de todos, por la paz, por el progreso, NO. Esa es la respuesta del venezolano cuyos sentimientos democráticos no los reducirá nadie.

Roberto Carmona Borjas El Universal
http://www.eluniversal.com/2009/02/12/opi_art_desespero,-ventajism_12A2222663.shtml