sábado, 21 de febrero de 2009

EEUU enfrenta riesgo militar significativo ante nuevas crisis


El jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen, saluda a un grupo de soldados en su primera visita a la Base Militar de Fort Campbell, en Fort Campbell, Kentucky el jueves 19 de febrero del 2009.

Josh Anderson / Foto AP

Las campañas de guerra continuas, las amenazas terroristas persistentes y la inestabilidad mundial hacen que el ejército estadounidense corra un riesgo significativo de carecer de una respuesta rápida y satisfactoria ante nuevas crisis, según concluyó una evaluación confidencial del Pentágono.

Este es el tercer año en el que el nivel de riesgo has sido calificado como "significativo", a pesar de la mejoría en las condiciones de Irak y los planes de Estados Unidos para reducir el número de efectivos ahí. Un grupo de importantes oficiales militares hablaron sobre el reporte bajo condición de anonimato por tratarse de un documento confidencial.

La evaluación de riesgo, realizada por el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, presenta una imagen general de las amenazas a la seguridad y los puntos críticos alrededor del mundo así como las capacidades del ejército estadounidense para lidiar con ellos. Mullen lo entregó al secretario de la Defensa, Robert Gates. La evaluación se realiza cada año y es entregada de forma habitualmente al Congreso junto con el presupuesto.

Puesto que la amenaza fue calificada como significativa, Gates enviará un reporte anexo al Congreso en el que se establezca las acciones que el ejército realiza para atender esos riesgos. Ese reporte aún no ha sido terminado.

La evaluación de este año reitera muchos de los asuntos de seguridad de años anteriores, desde organizaciones terroristas, gobiernos inestables y posibles ataques cibernéticos. También refleja las dificultades del Pentágono para mantener un ejército que pueda responder a las amenazas de otros países al tiempo que mejora las nuevas técnicas contra los insurrectos para atender peligros menos convencionales como los ataques suicidas y las minas de caminos.

Daniel Goure, vicepresidente del Instituto Lexington, un instituto de investigación de políticas militares en Arlington, Virginia, señaló que la evaluación tomará en cuenta los retos para la fuerza, el desgaste de las aeronaves y otro equipo militar y la ocupación total de los puntos críticos a nivel mundial.

"Este es un jefe que mira alrededor del mundo y encuentra, justo ahora, problemas inmediatos a corto plazo como Corea del Norte, otras cuestiones mayores como Paquistán y su futuro, Irán y lo que sucede ahí, Rusia y Georgia, Venezuela, que tiene una relación estrecha con Rusia, y comienza a comprar muchas armas, y Cuba", dijo Goure.

Aunque los funcionarios se preparan para reducir el número de efectivos en Irak, comienzan a aumentar sus fuerzas en Afganistán, por lo que los soldados tienen pocos descansos entre sus campañas. El pentágono ha aumentado los esfuerzos para engrosar las filas del Ejército y la Armada, pero ese crecimiento apenas comienza a tener un impacto.

Actualmente hay 146.000 soldados estadounidenses en Irak y 38.000 en Afganistán, de los cuales 19.000 están dentro de las fuerzas dirigidas por la OTAN y 19.000 combaten contra los insurgentes y entrenan a las fuerzas afganas.


El Nuevo Herald



Piden esclarecer asesinato de periodista en Venezuela


Reporteros Sin Frontera solicitó el viernes a las autoridades venezolanas esclarecer el asesinato de un periodista que murió el mes pasado de varios disparos en la ciudad centro costera de Valencia.

La organización internacional, con sede en Francia, dijo en un comunicado que espera que la detención que realizó esta semana la policía de uno de los principales sospechosos del homicidio del periodista Orel Zambrano, "permita establecer todas las responsabilidades y aclarar el móvil del asesinato".

El detenido, quien es un ex policía del estado centro costero de Carabobo, fue acusado por la Fiscalía General de los delitos de "sicariato" y "asociación para delinquir", en perjuicio de Zambrano y un veterinario, quien también fue asesinado en enero.

Zambrano, quien era director de la emisora de radio América, murió el 16 de enero al recibir varios disparos de dos desconocidos, que viajaban en una moto, que lo interceptaron en una calle de Valencia.

Semanas antes de su muerte Zambrano había denunciado algunos casos de narcotráfico, en uno de los cuales implicó a la familia venezolana Makled, que tiene alguno de sus miembros detenidos por un caso de presunto tráfico de drogas.

El periodista, de 62 años, era además abogado y columnista del diario regional Notitarde.


El Nuevo Herald