sábado, 1 de noviembre de 2008

Gobierno de Venezuela donó 16 vehículos para seguridad del presidente de Bolivia, Evo Morales


El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, destacó esta "solidaridad" y "ayuda incondicional" otorgada por el Gobierno de Hugo Chávez.

Debido a su agenda de reuniones, Morales suspendió su presencia
en ese acto de entrega de los vehículos, celebrado a las puertas del Palacio de Gobierno donde estuvieron aparcadas las vagonetas.

Según un informe del ministerio de Exteriores de hace un mes,
Venezuela destinó a Bolivia 132,5 millones de dólares desde 2006,
una cifra que prevé llegar a los 214 millones a finales de 2008.

Desde que Morales llegó al Gobierno en enero 2006, la ayuda
directa de Venezuela a Bolivia se ha expresado en distintas áreas
que incluyen diversas donaciones a las Fuerzas Armadas, a los
municipios, sindicatos y diversas organizaciones sociales.

EFE

El Tiempo, Colombia

http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/home/gobierno-de-venezuela-dono-16-vehiculos-para-seguridad-del-presidente-de-bolivia-evo-morales_4638939-1



McCain lanza su última gran ofensiva


El candidato republicano compartió un masivo acto en Ohio con Schwarzenegger; busca remontar la ventaja de Obama

COLUMBUS, Ohio.- Cuando faltan tres días para las elecciones presidenciales, el candidato republicano John McCain lanzó ayer una dura ofensiva en el decisivo estado de Ohio, donde realizó un multitudinario acto junto al gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, en uno de los últimos intentos por cambiar la tendencia que muestra a su rival, el demócrata Barack Obama, como el gran favorito para alzarse con la Casa Blanca.

Ohio se ha convertido en uno de los campos de batalla decisivos para las elecciones del martes, junto con Florida, Virginia y Carolina del Norte, estados que votaron por George W. Bush en 2004. Una derrota en esas regiones acabaría con las posibilidades del candidato republicano. La ventaja de Obama en Ohio es de 8 puntos, con un porcentaje equivalente de indecisos.

"El entusiasmo y el impulso que siento aquí nos llevará a la victoria", afirmó McCain en Ohio, estado que ha sido también crucial para el triunfo republicano en las elecciones presidenciales de 2000.

Ante los resultados adversos de las últimas encuestas, el candidato republicano ha endurecido su discurso y simplificado su mensaje en los actos electorales: las relaciones de Obama con activistas de extrema izquierda, su presunta intención de aumentar los impuestos y la falta de experiencia necesaria son el eje central de sus ataques.

"Vamos a dar pelea en el tema de la economía", dijo McCain. "Las políticas económicas del senador Obama vienen de la ultraizquierda en el espectro político estadounidense y las nuestras vienen del centro??, añadió, para rematar: "El quiere aumentarle los impuestos a la gente".

Sin embargo, a lo largo de su campaña, Obama, que ayer hizo campaña en Iowa, reiteró que si gana la presidencia no habrá aumento de impuestos para el 95% de la población y tampoco reducciones de impuestos para la clase media.

Ayuda de Giuliani

Decidido a ganar Ohio, McCain contó también con la ayuda del ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, quien también hizo campaña por los republicanos en este estado.

La compañera de fórmula de McCain, la candidata a la vicepresidencia y gobernadora de Alaska, Sarah Palin, realizaba en tanto su campaña en Pensilvania para intentar ayudar a McCain a ganar un estado que ha votado demócrata en las últimas cuatro elecciones.

En el marco de esta última ofensiva a gran escala, McCain se presentará hoy en el programa cómico Saturday Night Live, del canal NBC. El candidato republicano se ha presentado en otras dos oportunidades en este programa de sátira política: en 2002 fue anfitrión del show y volvió a aparecer en mayo de este año, cuando acababa de ganar la candidatura republicana.

Este sería uno de los últimos intentos de McCain de revertir las encuestas, que por ahora le son desfavorables. El sondeo cotidiano del diario The Washington Post y el canal ABC le daba ayer hasta 8 puntos de ventaja al demócrata (52% contra 44%). La encuesta de Reuters/C-SPAN/Zogby mostraba ayer a Obama con un 50% de apoyo, contra el 43% de McCain, con un porcentaje de error del 2,9%

En tanto, el último sondeo realizado por el diario The New York Times daba una ventaja del 52% a Obama contra 39% para McCain. Esta última encuesta reflejaba el efecto negativo provocado por Palin: el porcentaje de personas que piensa que ella no está preparada para ser vicepresidente subió del 50% al 59% en el último mes y le habría restado un importante caudal de votos a la fórmula republicana.

Sin embargo, McCain afirmó que está acostumbrado a perder en las encuestas y que ya ha superado márgenes adversos en el pasado. "Los expertos nos han descartado, tal como lo han hecho muchas veces en el pasado", destacó. "Tenemos unos cuantos puntos de desventaja, pero los superaremos", agregó. "Confío en nuestra victoria [...]. He participado en un gran número de campañas electorales, y el entusiasmo es extremadamente importante, más que en cualquier otra campaña en la que haya participado", declaró.

Así, el candidato republicano piensa conquistar a los electores indecisos que, según una encuesta encargada por la agencia de noticias Associated Press y Yahoo, representarían un 14% del electorado, un porcentaje capaz de dar vuelta cualquier elección.

Campaña en televisión

En este contexto, los republicanos cuentan con lanzar una agresiva campaña televisiva este fin de semana para intentar remontar la ventaja mediática de Obama. Y aunque el candidato demócrata ha contado con mucho más dinero a lo largo de la campaña (un récord de 640 millones de dólares, 400 millones más que McCain), el equipo republicano tiene planeado gastar 10 millones más que sus rivales en anuncios televisados en esta recta final.

Los anuncios recuerdan que Obama elogió iniciativas legislativas de McCain en el Senado, o critican las promesas que hizo en su espectacular anuncio de 30 minutos del pasado miércoles, que tuvo gran audiencia nacional.

Mientras, la campaña de Obama se dispone a difundir intensamente mensajes en el propio estado de McCain, Arizona, explicó ayer a la prensa el director de campaña, David Plouffe.

Agencia AP, AFP, EFE, ANSA y Reuters
La Nación, Argentina
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1065473&pid=5303547&toi=6479

John Dinges: Una elección para la historia

Desde Nueva York y en en exclusiva para El Mundo y CadenaGlobal.com, el periodista estadounidense John Dinges realiza un análisis del panorama actual de las elecciones presidenciales de EEUU.

Éste es su análisis:

Últimamente tengo un vicio. Todos los días mientras tomo el primer café dirijo mi buscador al sitio web RealClearPolitics.com LINK (algo así como MuyClaraPolitica.com). Allí encuentro las últimas encuestas —un lujo de encuestas, promedios de los múltiples sondeos nacionales, recuentos pormenorizados de los estados en juego, comparaciones con elecciones del pasado.

Supuestamente la única encuesta que cuenta será la del próximo martes, cuando se calcula que hasta 130,000,000 norteamericanos irán a las urnas para tomar la decisión que nos afecta todos, seamos estadounidenses o no.

Hoy veo que el promedio de 10 encuestas nacionales del 23 al 29 de octubre da una ventaja de 6.2 puntos a Obama. Ayer fue 5.9 puntos. Mirando los estados, sin embargo, se puede vislumbrar el cambio histórico que se está llevando a cabo en Estados Unidos.

El mapa que mostraba la polarización política del pasado está cambiando. Mira Virginia: Obama arriba en 7.3 puntos. La última vez que Virginia votó por un demócrata en la presidencia fue en el año 1964. Estado sureño, con muchas bases militares, incluso el cuartel de la CIA, antigua capital del gobierno rebelde de la guerra civil del siglo XIX, Virginia es el clásico estado “rojo” — republicano y conservador—. Pero este año no.

Carolina del Norte, otro estado sureño, igual de sólido en la columna republicana: este año las encuestas dan una leve ventaja de dos puntos a Obama. Florida, la clave de la elección de George Bush en 2000 y 2004, amenaza con dar sus 27 votos electorales a Obama.

El medio oeste, uniformemente republicano en el 2004 —hasta mi estado natal Iowa votó por George Bush— ahora muestra una variedad de colores. Indiana, Missouri, Colorado, Nuevo México (con fuerte voto latino), todos están en juego (Iowa ya está firme con Obama; el estado desierto de Nevada también.).

Obviamente las encuestas pueden equivocarse, especialmente en una elección en que se calcula un aumento en los nuevos votantes de entre 10 y 20 por ciento. Ningún encuestador sabe crear un modelo de proyección que captura tal envergadura de cambio. Virginia, por ejemplo, ha registrado 500,000 nuevos votantes. La participación de votantes negros en algunos estados del sur (históricamente muy baja) se proyecta hasta 90 por ciento—niveles nunca vistos en la historia política de EE.UU. —.

Estos indicios obviamente son favorables al Partido Demócrata, que espera aumentar sus mayorías en ambas cámaras del Congreso también. Pero lo más importante, creo yo, no es la carrera de caballos —quién gana—, sino la revolución que se encuentra en la estructura interna de la política de EE.UU., o lo que Barack Obama desde el principio de su campaña ha llamado “una nueva manera de hacer la política.”

Si gana Obama, su victoria se reflejará en tres cambios históricos: la recuperación de la clase media y clase trabajadora (que en EE.UU. es la misma cosa) para el Partido Demócrata; la neutralización del factor raza (tanto el racismo abierto como el resentimiento racial de blancos y negros) que en el pasado el Partido Republicano aprovechó con tanta habilidad; y el despertar después de décadas de somnolencia del interés de la generación joven en la política.

Obama ha apuntado desde los primeros días de sus campaña, sin mucha variación, a una serie de temas para lograr esta transformación política. Nunca habla de raza como tal; tampoco critica a “republicanos” como tales. Cuando los menciona es para hablar de la solidaridad de patriotas de un solo Estados Unidos de republicanos, demócratas, e independientes de todas las razas y grupos étnicos, hasta de ricos y pobres. Pero tampoco habla de “pobres”, como por ejemplo lo hizo el ex presidente Bill Clinton en un discurso al lado de Obama en Florida anoche. Para Obama, todo es clase media, un término que ha usado docenas de veces en esta última semana para dar el “argumento de clausura” a su campaña.

Su argumento ha sido coherente, y aparentemente ha superado el cinismo y escepticismo de muchos. Es un programa de raíces liberales en la medida de que levanta el papel del estado para solucionar los problemas enormes de un país en crisis. Tiene tres pilares: la regulación del sistema financiero para solventar la crisis económica; implementación por primera vez de un sistema cuasi universal de seguro médico; y un programa de inversión inmensa en el sector de nuevas fuentes de energía.

Un cuarto pilar es una política diplomática-militar que pronto, si es que llega a la presidencia, se va a convertir en una “doctrina Obama.” Se equivocan los que piensan que Obama es una especie de pacifista. Al contrario, junto con terminar con la guerra en Irak quiere entrar con muchísimo más fuerza en lo que él llama el campo de batalla principal contra el terrorismo anti-americano, Afganistán y el noroeste de Pakistán. Apoya un aumento significativo de tropas en este teatro de guerra, pero también un aumento global de la fuerza militar de Estados Unidos.

Obama no es ninguna paloma. Claro que su postura de fuerza militar se apoya en un cambio de 180 grados en la diplomacia de los últimos ocho años. La diplomacia del llanero solitario de Bush, que ignora a los países que no apoyan las campañas de Estados Unidos y los declara en algunos casos su adversario, se reemplaza por la política de sentarse a hablar con cualquier poder en el mundo, desde Ahmadinajad, pasando por Siria, Corea de Norte y llegando hasta Cuba y Venezuela. La idea es nada menos que una campaña global para recuperar la amistad de Estados Unidos con el mundo.

El programa de gobierno de Obama requiere la creación de un consenso bipartidista que no ha existido en EEUU desde los años 60, con la presidencia de John F. Kennedy (una figura con que Obama frecuentemente ha sido comparado). Requiere también que se enfrente a los grupos de poder de su propio partido. Es indispensable que Obama mantenga el espíritu de optimismo de un público norteamericano hundido en una depresión nacional. Volviendo a las encuestas: en este momento el 90 por ciento de la gente en todas las encuestas dice que el país va en la dirección equivocada.

Como dijo un columnista esta semana: “¿Una nueva manera de hacer la política? Mucha suerte con eso.” Primero, a votar.

Por John Dinges, desde Nueva York, CIPER
El Mundo/Cadena Global

http://www.cadenaglobal.com/noticias/default.asp?Not=195758&Sec=77

Noche de guerra contra Buhoneros en el centro de Caracas

El centro de Caracas se convirtió en un caos cuando Policaracas sacaron de la avenida Baralt a los informales a punta de perdigones. Los itinerantes denunciarán las agresiones del cuerpo policial.

Más de 10 heridos dejó la trifulca de la noche del viernes entre trabajadores informales y efectivos municipales, en plena avenida Baralt. El Mundo cuenta los detalles:

Un grupo de trabajadores de la economía informal que se encontraban en la avenida Baralt como itinerantes denunciarán hoy ante el Ministerio Público las presuntas agresiones que propinaron funcionarios de la Policía del municipio Libertador (Policaracas) en una trifulca que se formó al final de la tarde del viernes en las adyacencias de Metrocenter.

Entre los 10 heridos que resultaron del hecho se encontraba Yonni Ocando, quien mostró al equipo reporteril de El Mundo dos heridas por perdigones en la espalda, y denunció el robo de su mercancía por parte de los efectivos policiales, que estima como valorada en 2.000 bolívares fuertes.

La situación se registró a las 6:30 de la tarde del viernes, cuando decenas de efectivos de Policaracas arremetieron contra los comerciantes itinerantes para sacarlos de las calles y éstos corrieron desde la avenida Baralt hasta Metro Mercado, cerca del Liceo Fermín Toro, en el centro de Caracas, para resguardarse.

Según denuncias de los trabajadores informales afectados, el dueño de una peluquería del lugar llamado Tito resultó herido de bala en una pierna y fue trasladado a una clínica cercana.

Ante esta situación, se exaltaron los ánimos de los buhoneros, por lo que incendiaron un container de basura y quemaron cauchos, situación que produjo una fuerte tranca vehicular en las avenidas Baralt y San Martín en horas de la noche.


LO QUE SOLICITAN
Pasadas las 7:00 de la noche, luego que la lluvia aplacara la quema de desechos, funcionarios de la Policía Metropolitana (PM) apostados en el lugar sirvieron de intermediarios para aplacar los ánimos.

Según versiones de los trabajadores de la economía informal, ellos tuvieron que volver a las calles de la avenida Baralt de manera itinerante, pues desde el 1° de enero de este año la Alcaldía del municipio Libertador les había ofrecido puestos en el Mercado de La Bolsa, pero ya llevan casi 11 meses sin respuestas y sin percibir ganancias. "Además el proyecto está crudo. El alcalde Freddy Bernal nos ha mentido una vez más", manifestaron.

Según testimonios de los comerciantes informales, los Policaracas arremetieron contra ellos con perdigones y balas.

"No les importó que hubiera personas de la tercera edad y niños y, sin embargo, lanzaron bombas lacrimógenas y demás".

Los afectados señalaban a los efectivos de la PM que desde hace años les habían prometido el proyecto del Centro Comercial de El Calvario, que tuvo un costo de 113 millones de bolívares fuertes, y que nunca se concretó. Ante eso, tampoco tienen expectativas por el nuevo mercado, pues piensan que podría ser otra mentira, ya que aseguran que el dinero invertido con el otro plan fue un robo.

La solicitud de ser reubicados no se hizo esperar. No quieren seguir trabajando en las calles, pues consideran que sigue siendo un peligro por "la delincuencia que hay en el centro".

Lo que más impotencia genera en los trabajadores informales es el hecho de que las cámaras en la avenida Baralt funcionan para minimizar la inseguridad, pero advierten que, sobre todo, las usan para vigilarlos.

"¡Entonces queremos que el alcalde Freddy Bernal enseñe las imágenes de lo que ocurrió hoy. Si las cámaras sirven para `seguridad’, entonces que demuestre todo lo que ocurrió!", señalaron.

Ante esta situación, los buhoneros irán a la Fiscalía y a la Alcaldía del municipio Libertador para denunciar las agresiones y recuperar la mercancía que les fue arrebatada por los efectivos.

Cadena Global/El Mundo

http://www.cadenaglobal.com/noticias/default.asp?Not=195759&Sec=12