jueves, 13 de noviembre de 2008

El Carupanazo



"Almirante Bellera", tronó Yo-El Supremo, comandante en jefe de las fuerzas de aire, mar y tierra de la Fuerza Armada Nacional, "hágame un plan y tómeme el aeropuerto de Carúpano". Todos los jalabolas del entorno aplaudieron rabiosamente. Yo-El-Supremo se esponjó de dicha. Se sintió cual Eisenhower ordenando la partida hacia Normandía, cual Zhukov moviendo las tropas hacia Stalingrado. El almirante Bellera tuvo que suspender los preparativos para la participación de la flota patria en las maniobras conjuntas con los rusos, para dedicar todo su tiempo a preparar un detallado plan de asalto al recinto del aeropuerto carupanero.


La operación requeriría poner en tensión toda la capacidad de combate de la base naval de Carúpano. Bellera se alisó los cabellos. Pidió planos del aeropuerto Kennedy y del de Frankfurt, para comparar con el objetivo que le había trazado su comandante en jefe. ¿Por dónde entrarle a ese fortín erizado de cañones y misiles, protegido por los aguerridos soldados de Ramón Martínez? ¿Por ventura conocen ustedes, lectores, el aeropuerto de Carúpano? Para empezar, el almirante Bellera no necesita sino mandar a su secretaria, con una carta para el encargado de recibir al único vuelo diario que toca pista en Carúpano y a las dos o tres avionetas que lo utilizan, pidiéndole la rendición incondicional. Allí lo que hay es una pista corta, donde lo más grande que puede aterrizar es un DC-9 y eso metiendo la reversa de las turbinas a fondo para no seguir de largo. Una pequeña edificación de una planta sirve de oficina y por la misma puerta entran y salen los pasajeros.

Dos o tres guardias nacionales barrigones y soñolientos y algún policía municipal vigilan la plaza. Tomar esa Iwo Jima fue lo que ordenó el comandante en jefe de las fuerzas de aire, mar y tierra de la República Bolivariana de Venezuela. Tal vez lo considera buen entrenamiento para cuando ordene meterle los tanques a Valencia si el "Pollo" Salas Feo tiene el atrevimiento de no pararle a sus advertencias y ganar las elecciones en Carabobo. Todo el escándalo en Carúpano fue porque según y que Ramón Martínez, el gobernador de Sucre, no quiso autorizar la instalación de Pdvsa en el aeropuerto.

Después se supo que esa autorización fue extendida hace más de un año y la empresa todavía no ha puesto sus corotos allí. Pero seguramente alguno de los adulantes le metió un cuento al Gran Charlatán y este, disparando no desde la cintura sino desde la rodilla, sin verificar la cosa, dio las marciales órdenes que mucho le habrían agradecido sus subordinados cuando estuvo atrincherado en el Museo Militar.

El almirante Bellera hoy debe presentar su parte de guerra. "Patria, Socialismo o Muerte, mi comandante en jefe, misión cumplida, resistencia dominada, ignórase paradero de Ramón Martínez".

TalCual
Teodoro Petkoff
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3784/1/


Chips, patrulla motorizada



No son las motos de los agentes Frank Pocharello y John Baker (encarnados por los actores Eric Estrada y Larry Wilcox, en sus tiempos mozos). Tampoco es la escolta que usa Barack Obama para ir todas las mañana a su gimnasio, en Chicago. Se trata de los motorizados que cuidan la vida del comandante de la revolución de un posible magnigolpe. Se nota que dejarle la palabra "Police" a las motos es parte de una conspiración pitiyanqui para infiltrar poco a poco su anillo de seguridad.

TalCual
Por mi Madre
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/3783/1/


Hinterlaces prevé derrota chavista en ocho estados


Los candidatos afines al presidente Chávez, perderán en los comicios regionales del 23 de noviembre en ocho de los 14 estados en los que la encuestadora Hinterlace ha efectuado sondeos, dijo ayer el director de la firma, Oscar Schemel. En los estados de Bolívar, Carabobo, Guárico, Nueva Esparta, Sucre, Táchira, Yaracuy y Zulia "es clara" la preferencia electoral por opositores a Chávez, dijo Schemel en declaraciones a la televisión privada Globovisión sin revelar la ficha técnica de sus mediciones.
En tanto, añadió, en los de Aragua, Falcón, Mérida, Miranda, Lara y Vargas sucede lo mismo con los aspirantes chavistas, que en las elecciones de 2004 ganaron en 20 de 22 estados, en la mayoría de las 328 alcaldías y 233 legislaturas provinciales, así como en la Alcaldía Mayor de Caracas.

Schemell dijo que la alcaldía Libertador la ventaja es de Jorge Rodríguez por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en tanto que la Gobernación del Zulia sería ganada por Pablo Pérez de Un Nuevo Tiempo (UNT).

Empresas privadas

El encuestador, que destacó que sus estudios son hechos a petición de empresas privadas y ninguno por partidos políticos, no dio datos de la intención del voto en los estados de Anzoátegui, Apure, Barinas, Cojedes, Delta Amacuro, Monagas, Portuguesa y Trujillo, ni para la Alcaldía Mayor de Caracas.

"Nosotros tenemos la garantía de que no trabajamos para ningún partido político ni para ningún candidato, nuestros clientes son empresas privadas que hacen seguimiento al entorno político, social y de negocios. Además, está la garantía que nos da la trayectoria de haber acertado en todos los proceso electorales en los que hemos hecho mediciones: del referendo revocatorio para acá".

El próximo 23 de noviembre tendrán lugar elecciones regionales y municipales en todos los estados del país, excepto en el de Amazonas.

El Grupo de Investigación Social GIS XXI que preside Nelson Merentes, ex ministro de Chávez, pronosticó el pasado jueves que el oficialismo podría perder en seis estados.

Merentes, quien fue titular de las carteras de Finanzas, Ciencia y Tecnología y Economía Social entre 2001 y 2007, señaló que para estas elecciones "indudablemente la oposición puede salir mejor" de lo que fue su cosecha en las elecciones de hace cuatro años.

El GIS XXI cifró en 16 los estados con "alta posibilidad" de que ahora ganen los candidatos afines a Chávez, en tanto que en otros cuatro dijo que ello era de "posibilidad intermedia" y en los dos restantes de "baja posibilidad".

La Verdad

La FAN y la locura

Tanto va el cántaro al agua que algún día se rompe. Esto es lo que está sucediendo con la Fuerza Armada, que siempre gozó del respeto y del cariño de la población venezolana. Pero desde que el Presidente de la República se empeñó en convertirla en una suerte de grupos armados bolivarianos destinados a cumplir sus órdenes partidistas, la FAN ha terminado por ser vista como un peligroso enemigo de los pacíficos ciudadanos que hoy sobreviven al terror del hampa. Que se utilice a la FAN en cuestiones de carácter electoral y partidista, sólo es una demostración de la bajeza moral de quienes hoy dirigen el país.
A la Fuerza Armada, disciplinada y respetuosa de su comandante, no le queda otro camino que obedecer, pero con el pañuelo en la nariz y aguantando las ganas de vomitar. A ningún oficial, suboficial o soldado le interesa ir contra su pueblo, ni mucho menos contra gente pacífica que sólo está ejerciendo un derecho consagrado en la Constitución Nacional, como lo es el de discrepar del poder central y velar por los intereses regionales.

El Presidente de la República, violando las normas de equidad y equilibrio, se lanzó a masacrar políticamente a sus adversarios y también a aquellos que, siendo bolivarianos, discrepan de sus órdenes irracionales. El jefe del Estado quiere que su papá sea sucedido en el poder por Adán Chávez, su hermano. ¿Por qué? Sin duda porque el padre de la dinastía no aguanta un examen de las cuentas públicas ni de las finanzas personales de la familia en Barinas.

Contra el gobernador del Zulia, Manuel Rosales, el Presidente de la República ya no encuentra qué hacer ni de qué delito acusarlo. Dice que le quitará recursos, que mandará tanques y que lo meterá preso, que el estado Zulia por ser rebelde a su autocracia debe ser castigado. ¡Qué cobardía y qué ventajismo! ¡Qué desconocimiento del alma y del coraje de los zulianos, que siempre han respetado pero que jamás se han rendido ante al poder central!
¿Actuará la FAN contra el pueblo zuliano para defender a los corruptos de Pdvsa? También en Valencia, el jefe del Estado perdió el juicio, si es que alguna vez lo tuvo: "Comeré pollo frito", en alusión al apodo del contrincante bolivariano a la gobernación de Carabobo. Esa forma de hablar le funcionó hace diez años pero en vista de la corrupción generalizada, de la inseguridad que manda por doquier y el alza del costo de la vida, ya nadie le para un milímetro a esas expresiones que son pura "habladera de paja".

Ayer, integrantes de la Guardia Nacional, una fuerza odiada desde siempre por el presidente Chávez, fueron obligados a ocupar el aeropuerto de Carúpano. Las agencias internacionales reseñaron que José Ramón Regnault, alcalde de Carúpano, bajo cuya jurisdicción se encuentra el aeropuerto, dijo a los periodistas que la orden presidencial fue ejecutada sin incidentes: "Deploramos que en una democracia sea ésta la forma que se imponga. Cualquier transferencia del aeropuerto debe pasar por un proceso administrativo previo".

El Nacional
Editorial