miércoles, 1 de octubre de 2008

El Senado votará sobre el plan de rescate financiero este miércoles

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, conversa con el senador Christopher Bond, en el Capitolio.


El Senado estadounidense someterá a votación el miércoles en la tarde una versión corregida del plan gubernamental de rescate financiero por $700,000 millones, dijo una fuente del Partido Demócrata este martes bajo el anonimato.

El texto será sometido a votación el miércoles luego de la caída del sol, cuando los legisladores vuelvan tras el feriado por el año nuevo judío, dijo la fuente.

Esta votación significa que el Senado se pronunciará excepcionalmente sobre el plan antes que la Cámara de Representantes la examine nuevamente el jueves.

No se precisó de qué forma el plan fue modificado con respecto a su versión inicial rechazada por la Cámara el lunes.

El plan del secretario estadounidense del Tesoro, Henry Paulson, fue rechazado el lunes por 228 votos contra 205 por la Cámara de Representantes, lo que provocó la caída de Wall Street el lunes de noche. El candidato presidencial demócrata Barack Obama viajará a Washington para la votación en el Senado del texto corregido, informó su equipo de campaña.

El senador por Illinois tendrá el miércoles por la mañana un evento en Wisconsin (centro), antes de regresar a Washington para la votación, dijo el portavoz Bill Burton.

Obama llamó más temprano el martes al presidente George W. Bush y a los líderes del Congreso en un intento por ayudar a pulir la versión revisada del plan, luego de que la Cámara de Representantes lo rechazara en una votación el lunes.

Obama, así como su rival republicano John McCain, pidió el incremento del seguro de depósitos para las familias y pequeñas empresas a un cuarto de millón de dólares, para persuadir a más legisladores de respaldar el plan de rescate financiero.

El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/186/story/294210.html








Dos corredores de la Bolsa de Nueva York reaccionan felices al alza del martes, tras el histórico derrumbe del lunes.

El gobierno propone aumentar seguro de depósitos


El gobierno del presidente Bush trató el martes de aumentar la confianza en los mercados financieros, al llamar a un incremento temporal de los seguros de los depósitos bancarios y a relajar una complicada regulación que, según los bancos, ha sido responsable de una gran parte de sus problemas.

Durante todo el día corrieron rumores sobre esos cambios, lo que contribuyó a un alza en Wall Street, en la que también desempeñó un papel la creciente esperanza de que el Congreso volverá a tratar de aprobar un sistema de rescate financiero esta semana. Los cambios en la regulación se confirmaron alrededor de las 4 p.m., la hora del cierre en la Bolsa de Nueva York, lo que hizo subir las acciones, ayudando a compensar buena parte del desplome de 777 puntos del lunes.

El Promedio Industrial Dow Jones cerró con un aumento de 485.21 puntos, para situarse en 10,850.66. El S&P 500 subió 58.35 para llegar a 1164.74 y el Nasdaq terminó con un aumento de 98.60 para situarse en 2082.33.

El mayor cambio potencial para los consumidores vino de una declaración de la presidenta de la Corp. Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), Sheila Bair, apoyando el llamado de ambos candidatos presidenciales a elevar temporalmente el límite del efectivo de los depositantes que está protegido por el seguro federal.

Actualmente, los depósitos están asegurados hasta $100,000 por depositante, independientemente de cuántas cuentas tenga en un banco dado. El demócrata Barack Obama y el republicano John McCain llamaron a elevar ese umbral hasta los $250,000 el martes como una forma de ayudar a tranquilizar una crisis financiera.

"Lamentablemente, hay una creciente crisis de confianza que está alimentando temores innecesarios en el mercado. Para afrontar esta crisis de confianza, creo que sería bueno que el FDIC tuviera la capacidad temporal de subir los límites del seguro de los depósitos'', afirmó Bair en una declaración, declinando dar una cifra exacta. "Esto proveería el doble beneficio de proveer adicional liquidez a los bancos para poder dar préstamos así como proveer alguna confianza adicional a los depositantes por sobre los límites actuales''.

La liquidez es un término técnico para la disponibilidad de efectivo, y Bair estima que topes superiores de seguros ayudarían a que los atemorizados depositantes no retiren sus fondos. Con más depósitos, los bancos tendrían más capacidad de afrontar los crecientes fallos a la hora de pagar los préstamos.

El Congreso tiene que aprobar unalegislación antes de que el FDIC pueda subir el seguro de una cuenta bancaria.

Los precios de las acciones también subieron con la confirmación de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de que esta semana iba a revisar las complejas reglas de contabilidad que requieren que los bancos estimen el valor actual de bonos hipotecarios tóxicos que han estado erosionando sus cuentas de balance.

El martes la SEC emitió orientaciones sobre cómo los bancos deberían interpretar las reglas existentes, sugiriendo que tienen más flexibilidad de la que han estado usando.

La SEC está bajo presión para relajar la forma en que los bancos reportan el valor de los bonos hipotecarios. El valor a su madurez se pierde cuando los bancos tienen que tratar de determinar su justo valor de mercado ahora, cuando nadie queire comprarlos.

Los bancos y algunos republicanos han llamado a un cambio en esta regla de contabilidad para relajar la presión sobre los bancos con el fin de almacenar su capital en vez de prestarlo. Pero los defensores de los consumidores advierten de que esto ignoraría el hecho de que una incapacidad de tasar el valor de los bonos está en el mismo centro de la crisis del financimiento de la vivienda en EEUU.

"Uno no suspende las mismas reglas que mantienen honestos a los participantes en un momento en que tienen más probabilidades de dar información falsa'', indicó Bárbara Roper, directora de protección a los inversores de la Consumer Federation of America, un grupo de derechos de los consumidores. "Permitir a las compañías mentirse a sí mismas y a los inversionistas no es la solución del problema: es el problema''.

Algo que también mejoró el ánimo de Wall Street fue un compromiso del presidente Bush --hecho antes de la apertura de los mercados-- de llamar nuevamente al Congreso a aprobar el proyecto de ley de rescate financiero para sacar los valores malos de los balances generales de los bancos con problemas. El lunes, 133 republicanos y 95 demócratas en la Cámara rechazaron el plan de Bush.

"Para la seguridad financiera de todos los americanos, el Congreso tiene que actuar'', apuntó Bush.

Mientras tanto, los problemas en los mercados de crédito empeoraron el martes.

El martes, la tasa para los préstamos inmediatos (overnight lending) entre los bancos llegó brevemente a 7 por ciento antes de regresar a un 3 por ciento, todavía alto. Eso significa que los bancos están almacenando efectivo en vez de prestarlo, y el temor persiste en los mercados de crédito.

Además, las corporaciones que recaudan fondos a través de la emisión de notas a corto plazo, que parecen IOU, están pagando tasas cada vez más altas para pedir prestado. Esos instrumentos de deudas a corto plazo están ahora hasta 4 puntos por encima de la tasa objetivo de la Reserva Federal de 2 por ciento para los préstamos inmediatos entre los bancos.

En lo que las corporaciones americanas tienen que pagar más para tomar prestado, el efectivo que usan para comprar inventario y hacer nómina disminuye. Frecuentemente, eso se traduce en cesantías en las empresas.

Otra bandera roja en los mercados de crédito --relevante para las ventas de autos americanos-- es el enorme incremento en la London Interbank Offered Rate. Esa tasa, habitualmente llamada Libor, refleja el promedio de las tasas de interés que los bancos internacionales se cobran mutuamente para tomar prestados dólares americanos en Londres. Las tasas de interés de muchos préstamos de estudiantes y negocios en EE.UU están vinculadas a Libor, que estaba alrededor de 2.95 la semana pasada pero subió a 6.88 por ciento el lunes y se mantuvo así el martes.

El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/167/story/294282.html





Miguel Villagrán / Foto AP
La canciller alemana, Angela Merkel, habla con el presidente del Banco Federal Alemán, Axel Weber, antes de una reunión en el parlamento alemán en Berlín, el martes 30 de septiembre de 2008.


Discrepan sobre el impacto de la crisis en Latinoamérica



La crisis de Wall Street tendrá "tres canales de transmisión'' en Latinoamérica, dijo el martes un alto funcionario del Banco Mundial, al tiempo que el Tesoro trataba de calmar inquietudes de productores regionales al afirmar que debido al carácter global de la economía no espera un descenso en las importaciones ni inversiones estadounidenses.

Marcelo M. Giugale, director de programas de reducción de la pobreza y administración económica para América Latina en el Banco Mundial, dijo que la región sentirá el impacto en los campos de las finanzas, la economía real y remesas, así como la política pública.

David H. McCormick, subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales, dijo poco antes que la crisis no afectaría el flujo de inversiones y comercio de Estados Unidos con el resto del mundo, particularmente a América Latina.

"La incertidumbre que se pueda ver en los mercados mundiales refuerza la necesidad de una apertura en términos de comercio e inversiones'', declaró McCormick en el Centro de la Prensa Extranjera cuando se le preguntó sobre la posibilidad de una reducción del flujo de comercio entre Estados Unidos y el resto de la región.

"En momentos de turbulencia en los mercados sería fácil retroceder en todos nuestros países. Pero una de las cosas que hemos aprendido es que somos ahora más dependientes unos de otros, lo que da al flujo de comercio e inversiones más importancia que nunca. Espero que la lección aprendida sea continuar con el libre flujo de comercio e inversiones y no lo contrario''.

El secretario mexicano de Hacienda, Agustín Carstens, había dicho en la víspera en Washington que su país, aun cuando estaba como otros de la región mejor preparado que en el pasado para enfrentar los efectos de la crisis estadounidense, espera una reducción en sus exportaciones a Estados Unidos, su principal destino comercial.

Dijo también que México, el país latinoamericano que más remesas recibe desde Estados Unidos, aguardaba igualmente una reducción en ese rubro, así como la llegada de un menor número de turistas estadounidenses debido a las restricciones de crédito que éstos enfrentarán en el futuro inmediato.

Giugale dijo a reporteros en el Banco Mundial que en el campo financiero, América Latina puede esperar intereses más altos y menos crédito, "lo cual nos va a desacelerar o frenar la inversión directa que nos hacía crecer''.

Explicó que ello va igualmente a desacelerar el acceso de los gobiernos al financiamiento exterior, que aun cuando en su mayoría están en mejor posición que en el pasado al tener superávit primarios, "todavía necesitan refinanciar deuda''.

"El año que viene, los gobiernos latinoamericanos en su conjunto van a tener que refinanciar deuda por unos 200.000 millones de dólares'', dijo Giugale.

En cuanto a la economía real, indicó que se verá una desaceleración del crecimiento, de la demanda a escala mundial, de los pedidos de importaciones, incluyendo las materias primas, y del flujo de remesas que desde el 2002 ha sido mayor que el de la inversión directa regional.

En política pública, Giugale dijo que se desconocía por el momento "el tipo de reacción que podamos tener para sobrellevar'' la crisis.

Adelantó que el Banco Mundial "va a doblar sus esfuerzos para ayudar a los países a no abandonar una agenda en la que han hecho muchos progresos'' en los últimos 10 años, cuando se han implantado políticas sociales "más inteligentes, eficientes y transparentes''.

También la crisis plantea la necesidad de delinear "cómo seguir avanzando'' a partir de ahora y darle "un nuevo significado a cada dólar que gastamos'', dijo.

Las preocupaciones sobre la eventualidad de que Estados Unidos reduzca su capacidad de compra de bienes extranjeros fue expresada por varios presidentes en la jornada.

Oscar Arias, de Costa Rica, dijo en San José que casi la integridad de los 1.900 millones de dólares en inversiones anuales de su país proceden de Estados Unidos, que a su vez es el destino de 9.000 millones de dólares en productos de Costa Rica.

"Realmente espero que este rescate se pueda llevar a cabo'', dijo. "Espero que algunos recapaciten (en el Congreso) y lleguen a un acuerdo porque las consecuencias de que no exista ese rescate al sistema financiero van a repercutir en el mundo entero''.

En Bogotá, el presidente Alvaro Uribe criticó a Estados Unidos por no haber previsto la crisis y puesto freno al capital especulativo.

"Lo que ha pasado ahora está haciendo un daño enorme a la economía mundial'', declaró Uribe, e indicó que la crisis podría ser tan grave como la de la década de 1930 del siglo pasado.

El secretario Carstens, ex funcionario del Fondo Monetario Internacional, dijo que la crisis de Wall Street ‘‘indudablemente va a afectar a los países latinoamericanos'' debido a que los ajustes se estaban concentrando en las materias primas, incluido el petróleo, que han sido los pilares de la recuperación económica de más de cinco años en la región.

"Entonces, se podría decir ciertamente que el entorno externo que van a enfrentar las economías latinoamericanas va a ser menos favorable, lo cual resalta la necesidad de los países de continuar con el esfuerzo de consolidar las fortalezas de sus economías y a la vez seguir impulsando cambios estructurales que les dé capacidad de crecimiento, más allá del impulso que podrían recibir de las economías mundiales'', afirmó.

El Nuevo Herald
http://www.elnuevoherald.com/167/story/293996.html