sábado, 4 de octubre de 2008

EE UU da una tregua a la crisis al conseguir aprobar el plan de rescate


Nancy Pelosi, muestra el plan de rescate- AP


La Cámara de Representantes respalda, por 263 votos frente a 171, el uso de dinero público para limpiar los balances de la banca - Wall Street cae el 1,5%



La operación de salvamento más importante de la historia de Estados Unidos, presupuestada en 700.000 millones de dólares (más medio billón de euros), fue aprobada ayer en la Cámara de Representantes y pasó a la firma del presidente, George Bush. Un total de 263 representantes votaron a favor y 171 en contra. "Hemos actuado con valentía para evitar que la crisis de Wall Street se extienda por todo el país", declaró Bush tras conocer el resultado de la votación. Los dos candidatos presidenciales, Barack Obama y John McCain, y los representantes que se juegan sus escaños, actuaron siempre cautelosamente temiendo el contagio de un rescate muy impopular, al utilizar dinero público, del contribuyente, para salvar al aborrecido Wall Street. El Dow Jones, uno de los principales indicadores de la Bolsa de Nueva York, subía un 3% al comienzo de la votación. Paradójicamente, al final de la jornada Wall Street cerró con números rojos, con una caída del 1,5%.

Obligado a captar votos entre los representantes que el lunes impidieron la aprobación del plan y hundieron las Bolsas -133 republicanos y 95 demócratas dijeron no al rescate-, el Senado había aprobado el jueves un plan enmendado. Lo endulzó políticamente con rebajas fiscales, calculadas en 150.000 millones de dólares, el aumento de la garantía de los depósitos bancarios de 100.000 a 250.000 dólares (de 72.000 a 180.000 euros) y otras partidas populistas. Algunos de los legisladores demócratas que ayer cambiaron de voto lo hicieron al recibir una llamada telefónica de Obama. Otros, de uno u otro partido, tras concluir que era más peligroso no aprobar nada que dar luz verde al plan, a pesar de sus defectos.

Los 700.000 millones limpiarán los balances bancarios lastrados por las hipotecas basura y permitirán que se reanuden los préstamos a particulares y pequeñas empresas. La meta es evitar la recesión y el cierre de miles de negocios. Hace poco más de dos semanas, el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, alertaron de que, sin una masiva intervención sobre los mercados, la catástrofe era inevitable.

Muchos han sido los obstáculos afrontados por la operación de salvamento, entre ellos el rechazo republicano, partidario de que el mercado se las apañe solo, a la mayor intervención pública del sistema financiero desde la gran depresión de 1929. Los líderes del Congreso y la Casa Blanca debieron acordar, además, el control del dinero. El Congreso podrá bloquear la mitad de los 700.000 millones de dólares y el presidente deberá cumplir condiciones para poder disponer del dinero. La Casa Blanca obtiene 250.000 millones de dólares inmediatamente y otros 100.000 si demuestra necesitarlos. La liberación parlamentaria de los 350.000 millones restantes exige requisitos más severos. El Congreso podría negarse y el presidente recurrir. Contra la mayoría de los pronósticos, la Casa Blanca confía en recuperar buena parte de los 700.000 millones, "si no todos", cuando los activos comprados recuperen su valor.

El Gobierno ha transmitido el mensaje de que tomará las medidas necesarias para recobrar la normalidad. Pero la normalidad tardará en llegar. "Nuestra economía no es estable. Las familias trabajadoras están sufriendo. En mi distrito, el paro supera el 10%", lamentó Hilda Solís, representante demócrata de California. Un total de 159.000 personas perdieron su trabajo en septiembre.

La remontada económica no es probable que se produzca hasta mediados del año próximo, incluso con el plan de rescate. El crédito escasea y complica la vida a empresas, familias, instituciones y administraciones locales. El gobernador de California, el republicano Arnold Schwarzenagger, escribió una carta a Paulson advirtiéndole de que necesita urgentemente un préstamo de 7.000 millones (5.000 millones de euros) del Gobierno, pues no puede conseguirlo de los bancos comerciales, según ha publicado el diario Los Angeles Times.


El País, España
http://www.elpais.com/articulo/economia/EE/UU/da/tregua/crisis/conseguir/aprobar/plan/rescate/elpepueco/20081004elpepieco_2/Tes