lunes, 13 de octubre de 2008

La estatura intelectual de Marx


¿Qué estatura ontológica puede tener un "filósofo materialista"?

Sin que podamos decir que "no la andábamos buscando", la polémica se nos ha desatado. En dos frentes: con el marxismo y con el liberalismo clásico. Ignacio de León, pana liberal, ha aceptado mi invitación a discutir; y, por otra parte, Javier Biardeau, Rigoberto Lanz y Jonatan Alzuru, de la columna A tres manos de El Nacional, han recogido también el guante. ¡Hablemos hoy de Marx!

Confieso que me defraudó la respuesta de Biardeau (EL Nacional del 27/09) a mi artículo sobre él. Para discutir sobre Marx, Javier, hay que fajarse con El Capital. Y no basta con decir que esta obra es una "crítica radical a la economía burguesa"; hay que afrontar su profunda inconsistencia: esa tesis absurda según la cual el trabajo es la fuente exclusiva del valor de las mercancías.

Rigoberto Lanz (EL Nacional 21/09) dice cosas así: "Son emblemáticas, opiniones tan pintorescas como las de Emeterio Gómez, quien confiesa que fue engañado por Marx y que muy tardíamente descubrió que se trataba de un idiota". Pido disculpas por lo de idiota, pero pido también que se me diga cómo catalogar intelectualmente a alguien capaz de creer que la fuente exclusiva del valor de las mercancías es el trabajo, ¡cuando éste nada tiene que ver con aquél! Porque el valor de un bien depende de su escasez relativa y no -¡para nada!- de sus costos. Lanz se autoproclama "especialista en Marx" y uno espera que ello incluya la obra cumbre del autor, su aporte supremo al pensamiento occidental, El Capital: un texto cuya tesis central es rotundamente falsa.

Pero el artículo que duele es el de Jonatan (EL Nacional, 2/10). No por esa idea errónea según la cual "la verborrea hormonal de Chávez no da para ningún debate filosófico serio"; cuando es exactamente al revés: esta revolución es una inmensa oportunidad para estudiar ¡en vivo! una de las nociones básicas que han preocupado a la filosofía desde Platón hasta Marx: la utopía.

No es por ese tema crucial que el artículo de Alzuru nos ha dolido, sino por este párrafo lacerante: "Es estúpido, por más de extrema derecha que se sea, cuestionar la envergadura (intelectual, supongo, EG) de Marx". A ver Jonatan, convénceme de que es estúpido cuestionar la estatura epistemológica de un señor que -amén de no tener la menor idea acerca de la economía política- entendió muy mal la dialéctica hegeliana ¡que ya era una patraña! Porque se ha descubierto (no yo, sino Kierkegaard) que Hegel nos engañó y que no hay ninguna lógica dialéctica ¿Cómo se puede invertir algo que no existe (la dialéctica idealista) para producir otra cosa que tampoco existe: el materialismo dialéctico?

¿Qué valor intelectual puede tener alguien que creyó que las ideas de los hombres provienen de la realidad material; cuando es exactamente al revés: que aquéllas derivan su fuerza de su capacidad para trascender la realidad? ¿Qué estatura ontológica puede tener un "filósofo materialista"? Alguien que no se planteó siquiera el problema de la moral, porque creyó que ésta era un "prejuicio burgués". ¿Cuáles son esos grandes méritos filosóficos Jonatan? Dime uno solo, please, necesito creer que no fui estafado, que no perdí mi juventud leyendo zonceras. ¿Cuál es la envergadura intelectual de un buen hombre que pensó que la lucha de clases era inevitable, porque creyó erróneamente que los capitalistas explotan al proletariado; porque asumió, como ya señalamos, una mentira descomunal: ¡que el valor de las mercancías lo generan exclusivamente los obreros!? El viernes 17 empieza mi curso sobre el libro de Paniker Filosofía y Mística.

Emeterio Gónez El Universal
http://www.eluniversal.com/2008/10/12/opi_art_la-estatura-intelect_1078996.shtml




"Nuestra economía es parte de la planetaria, salvo los inciertos gallineros verticales"


Bondades de la ignorancia

Hay una crisis financiera mundial y a los sabios del gobierno no se les ocurre nada mejor que decir que acá no pasará nada o, en el peor de los casos, no pasará mucho. En realidad, esa actitud podría deberse a que consideran que colocar en la discusión las vulnerabilidades de Venezuela es parte de una campaña mediática de los golpistas, enderezada a poner nerviosos a los venezolanos y aderezada con los avances de Globovisión para producirles surmenages a los jerarcas bolivarianos. La mano del imperio, pues.

La otra explicación es la acción beatífica de la ignorancia. Que no entienden que el sistema económico del país está interconectado radicalmente al mundial; que está globalizado. Que la economía venezolana es parte de la planetaria, salvo los inciertos gallineros verticales y la empedrada ruta de la empanada. Que la interconexión global incluye lo que se come en las taguaras, comprende cualquier instrumento de locomoción (salvo las carretillas rurales), abarca todo aquello con lo cual se habla (salvo los vasos de cartón perforados y conectados por un pabilo, de boca a oreja), y, especialmente, el dispositivo que traga a cada segundo palanganas de petróleo que van desde Venezuela a EEUU y a otras comarcas.



¿Se Hunde? Allá en Miraflores, a golpe de 3 de la madrugada, alguien se ha frotado las manos de contento porque el imperialismo, la fase superiorísima del capitalismo, hace glu-glu-glu. Semeja el líder al Conejo de la Suerte (Bugs Bunny, para los imperialistas) que con inmensa sabiduría dispara la escopeta sin darse cuenta que el cañón está doblado hacia él y que su sabio disparo no hace sino chamuscarlo. Si el transatlántico capitalista se hundiera, el hombre no advierte que está encerrado, allá abajo, en la sala de máquinas, echando petróleo en los tanques; y si ocurriera el naufragio, la primera sección anegada sería aquella en la cual precisamente está, como el ratón Pérez, el perspicaz comandante.

La ignorancia también protege de la historia. Es posible que este sea el capítulo final del capitalismo, pero, no es lo más probable. Muchos pensadores, entre los que destaca Marx, describieron en forma brillante la forma en la que funciona el sistema y cómo su propia dinámica interna, la que produce expansiones, crecimiento, milagros en el consumo y la inversión, ilimitadas expansiones de la riqueza, es la que lo contrae, ajusta sus variables y produce desempleo, restringe el crecimiento, y genera caídas aparatosas del consumo y la inversión. Es una dinámica que tiene que ver con grandes ciclos de desarrollo científico y tecnológico, dentro de lo cual juegan un papel invenciones o descubrimientos decisivos (el motor de combustión interna, la electricidad, la energía nuclear, las computadoras, Internet), y los grandes ciclos de inversión.

Hay que explicarle a los prestidigitadores oficiales que las crisis no son un paréntesis del capitalismo sino una forma en la cual éste experimenta adaptaciones. Tanta fuerza tiene la lógica del sistema que después de todas las experiencias socialistas, una vez que colapsan -todavía faltan unas tres o cuatro-, lo que producen es capitalismo. En unos casos, ordenado; en otros, autoritario; en muchos, de carácter salvaje. Tanto es así que uno de los capítulos de la economía política que solía ser el de las transiciones del capitalismo al socialismo, ahora ha tenido que ocuparse de las transiciones inversas, del socialismo al capitalismo.



¿O se Adapta? No se contraría en estas líneas que a lo mejor, tal vez, quién sabe, el sistema se acaba y la tierra completa se vuelve bolivariana; pero, lo más probable es que la inmensa crujida de estos días sea una mutación que el sistema capitalista requería desde que se derrumbó la URSS y aquél comenzó a imperar incontestado, salvo por los aullidos revolucionarios socialistas expelidos en algunas zonas de la selva humana. El mundo que emergió después de la II Guerra estaba basado en dos pilares -EEUU y URSS- que, en el marco de la Guerra Fría, crearon la arquitectura mundial prevaleciente. La evaporación del mundo socialista dejó al territorio de los humanos con un solo e inmenso poder. Dejado a su arbitrio, puede haber llegado hasta sus límites.

No es verdad que hasta el presente ha imperado el neoliberalismo radical que quería expulsar al Estado del paisaje humano. Eso no es cierto ni en América Latina ni en el mundo. La idea de que el Estado debía ser diminuto, sin poder, ocupado apenas de la conserjería de las naciones, tuvo un momento históricamente breve (entre los 80 y los 90), que se evaporó desde hace una década. La idea de que el Estado tiene que intervenir en la orientación estratégica de la sociedad es parte del nuevo consenso creado a partir de los fracasos tanto del populismo como de los radicalismos neoliberales.

Sin embargo, el cataclismo financiero y eventualmente económico que recorre al mundo global requiere formas más articuladas de intervención, ya no de cada Estado, sino de su conjunto, lo cual podría ser uno de los saltos hacia el futuro que resulte de esta crisis. El otro aspecto que se ve, en vivo y directo, es cómo surgen, desaparecen, se fusionan y se fisionan empresas de distinto tamaño, ramos productivos y capitales. Y, como siempre, hay perdedores y hay ganadores. En este aspecto, el desafío central que debían tener una sociedad y un gobierno es el de desarrollar las estrategias para no quedar entre los fracasados sino entre los triunfadores. Desde luego que este tópico no se lo plantean quienes piensan que están redimiendo a la humanidad con su espada salvadora, e infortunadamente tampoco muchos de los que se le oponen.



La RespuestA. Lo que se le ha oído al Gobierno después de que ha comenzado a ceder la perplejidad que lo sobrecogió, es que van a restringir el uso de celulares y van a bajar algunos sueldos. Han decidido proteger al país de la madre de los huracanes con una sombrilla de papel crepé, confeccionada por los penitentes del PSUV. Todavía no saben que quienes mandan en el planeta tienen entre sus objetivos el de cortar o disminuir la dependencia del petróleo, y con ese objetivo dirigen los esfuerzos científicos, políticos e institucionales de sus países. Eso puede que tarde, pero la máquina del mundo ha echado a andar hacia allá.

Una respuesta seria pero imposible de estos patéticos personajes que creen que Venezuela está tan blindada como los automóviles en los que andan, sería convocar a todos los sectores nacionales para construir una agenda común, que se plantee los temas del petróleo, la reforma del Estado, y la nueva inserción de Venezuela en el reacomodo mundial.

A estos personajes que gobiernan no se les juzgará históricamente tanto por el número de maletines transhumantes sino por ser los responsables de haber perdido una oportunidad fabulosa para Venezuela.

Carlos Blanco El Universal

http://www.eluniversal.com/2008/10/12/opi_art_tiempo-de-palabra_1086403.shtml


Marcano presentó al ex vicepresidente denuncias sobre el "Cartel del sol". En las dos semanas siguientes prometió nombres y pruebas para el 1° de septiembre de 2004. Ese día lo asesinaron (Cortesía Estrella Velandia)


Caso Marcano

Dos veces muerto

"La impunidad es un poder". Son palabras de José Vicente Rangel tras el cierre del caso del único periodista asesinado por narcos. Recuerda que recibió sus denuncias en persona días antes del crimen. Por Joseph Poliszuk

Hace menos de un mes que la justicia venezolana cerró el expediente de Mauro Marcano, sin encontrar responsables de su muerte. En respuesta, Reporteros sin Fronteras, la Federación Internacional de Periodistas y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa coinciden en que se trata de un mal precedente, que siembra la impunidad en el primer caso documentado de un comunicador social asesinado por denuncias contra narcotráfico.

Las discusiones sobre libertad de expresión han vuelto al ruedo esta semana en la Asamblea número 64 de la Sociedad Interamericana de Prensa. Mauro Marcano, sin embargo, ya no está en agenda. Al día de hoy no hay quien responda por el asesinato del columnista de Maturín, quien cayó muerto hace cuatro años tras denunciar una red de narcotraficantes con vínculos en las altas esferas militares.

Fue Marcano el que acuñó el término de "Cartel del sol", en referencia a un entramado de traficantes en el que señalaba a comandantes de la Fuerza Armada Nacional que ostentan varios soles en sus caponas. El diario El Oriental y la emisora Radio Maturín reprodujeron las denuncias en las que Marcano dio nombres y apellidos de una mafia que también involucraba jueces, políticos, fiscales y policías.

El martes 31 de agosto de 2004 escribió su último testimonio. En esas líneas advirtió que habían desaparecido 7 de los 11 kilos de cocaína decomisados esa semana por la Policía de Monagas. A la mañana siguiente murió desangrado frente a su residencia: dos balas certeras le penetraron cuando salía de su casa. Los familiares, entretanto, lamentan que la escena del crimen no tenga responsables.

Mauro Marcano hijo critica una serie de hechos que, cuando menos, le parecen peculiares. "Una de las dos escabinas que dictaminó la sentencia llegó a dormirse en la sala de audiencias, nunca encontraron el arma de los dos autores materiales ni llamaron a declarar a los militares que fueron acusados en las columnas".

Sin responsables El juicio terminó el pasado 28 de septiembre con la absolución del presunto asesino. Ceferino García había sido extraditado en 2006 desde Trinidad y Tobago con documentación falsa, para ser procesado en Venezuela como sospechoso del asesinato de Marcano. Después de once audiencias, el jurado concluyó que las pruebas no eran suficientes para culparlo.

Para la familia Marcano, sin embargo, los testigos y cruces de llamadas que acusaron a García son ciertos. Recuerdan por ejemplo, que el taxista Héctor Rocca Cermeño, quien condujo el vehículo de los homicidas, acusó a García y a cuatro personas más a cambio de beneficios procesales. Esas denuncias no pasarían de una crítica más al sistema judicial venezolano, si no fuera porque periodistas y gremios de esferas y tendencias a veces hasta opuestas, han levantado sus voces contra la decisión del Tribunal Quinto de Control del estado Monagas.

"Reporteros sin Fronteras desea fervientemente una revisión del proceso", declararon el pasado 11 de septiembre a través de un comunicado. "Esta sentencia supone una victoria de la impunidad sobre la justicia. Pone de manifiesto la protección que pueden disfrutar los narcotraficantes, entre otras de las autoridades locales, y permite que los malhechores continúen sembrando el terror, sin miedo a que les persigan".

El presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, José Gregorio Salazar, agrega que este tipo de hechos "deja en estado de indefensión al periodismo y conduce a posturas de censura y autocensura en los medios".

En el aire No fue posible contactar a García, aunque a contracorriente de la opinión pública, desde que quedó libre ha reiterado su inocencia en los medios del estado Delta Amacuro, donde tiene una finca. El ex vicepresidente de la República, José Vicente Rangel, se atreve aun así a acusarlo. "Detrás de ese crimen estaba la mano de él".

Rangel ya había calificado la decisión judicial como la "segunda muerte de Marcano", pero esta semana fue un poco más allá. "No me cabe la menor duda de que Ceferino García fue el autor intelectual", aseguró en la tarde del miércoles.

Lo dice precisamente quien ocupaba el segundo puesto del Gobierno en los días en que Marcano se desangró sobre el asfalto. Para Rangel, "la impunidad es un poder", lo que muestra según sus propias palabras, que la industria de la droga ha permeado en todos los ámbitos de la vida nacional.

No quiere que sus juicios se malinterpreten en contra o a favor de una parcialidad política, porque cree que la historia de éste y otros países está llena de relaciones estrechas entre el narcotráfico y la corrupción: "Esta situación se politiza de manera bastarda". Reconoce, de cualquier modo, que "la trama del narcotráfico es mucho más poderosa de lo que a simple vista se cree, porque ha logrado conectarse a las instituciones, toca políticos, magistrados y militares".

Eso fue justamente lo que Marcano le advirtió a Rangel dos semanas antes de morir. Había viajado a Caracas para contarle a su antiguo compañero del Movimiento Al Socialismo sus conclusiones sobre las actividades del llamado "Cartel del sol". "Él me suministró información sobre toda la red de narcotraficantes del oriente del país, y yo, por mi parte, le di lo que sabía, le dije la conexión con Colombia y la forma cómo arribaban al interior del país".

El columnista y concejal de Maturín advirtió en esos días que funcionarios del Cicpc sólo entregaron la mitad de una tonelada de cocaína que decomisaron el 10 de febrero de 2004 en la finca Tucupita-Agropecuaria de Bejuma, Carabobo.

Marcano llevaba semanas acusando la ruta de la droga por el oriente del país. En febrero denunció a narcos apoyados por generales venezolanos; estaba decidido a llegar hasta el final, dicen sus familiares. Fue entonces cuando acudió a Rangel. No hubo mucho más días a partir de ese momento: prometió dar nombres, apellidos, cargos y pruebas de sus denuncias en un programa de radio pautado para el 1° de septiembre de 2004. Ese día lo asesinaron.

A esta hora no hay una voz oficial que diga si el "Cartel del sol" continúa operando en el oriente del país, o, si simplemente se trata de una leyenda urbana que construyó un columnista que está bajo tierra. Lo único cierto, sin embargo, es que Marcano murió después de haber reportado una operación antidrogas en la que varios narcotraficantes tenían carnets militares con la firma del general Alexis Maneiro, quien estaba a cargo del Comando Regional número 7 de Anzoátegui.

Rangel no recuerda los detalles del tema. Cuando le preguntan por Maneiro y los otros altos militares que Marcano denunció, responde que no está al tanto de lo que ha pasado desde entonces. ¿Dónde quedan entretanto esa retahíla de denuncias? "En el aire", lamenta.

Nadie, ni siquiera el propio Rangel, ha vuelto a abordar el tema: ningún tribunal, organismo policial o periodista ha profundizado las denuncias de Marcano. En un informe sobre el caso, la Asamblea Nacional concluyó el 7 de mayo de 2005 que el móvil del asesinato fue una venganza. Aun así, ninguno de los señalados en las columnas fue llamado a testificar. Mataron al mensajero, pero nadie confirmó o desmintió la denuncia.

El Universal
http://www.eluniversal.com/2008/10/12/pol_art_dos-veces-muerto_1083221.shtml