domingo, 19 de octubre de 2008

Oposición venezolana enfrenta contienda desigual


Enfrentada en una batalla desigual con un contrincante con enormes recursos económicos y legales a su favor, en una suerte de lucha de David contra Goliat, los sectores de la oposición venezolana podrían sin embargo producir un dramático cambio en el escenario del poder regional, que pondría al chavismo por vez primera en la coyuntura más difícil en 10 años de gobierno.

Según expertos y analistas consultados por El Nuevo Herald, la oposición podría pasar a controlar entre cinco y ocho gobernaciones y al menos la mitad de todas las 330 alcaldías a nivel nacional en las elecciones del próximo 23 de noviembre, aunque todavía deba superar los efectos de una feroz embestida de la campaña electoral liderada por el presidente Hugo Chávez, que ha utilizado desde duros insultos hasta amenazas de enjuiciamientos y prisión a candidatos rivales, para detener el avance opositor en regiones claves del país.

Adicionalmente, la oposición comienza a encarar nuevas estrategias del oficialismo dirigidas a sacar del juego a candidatos que actualmente lideran los sondeos en importantes estados.

En las últimas tres semanas, los candidatos opositores de los dos estados más importantes del país, Miranda y Zulia, que lideran las encuestas, fueron acusados de magnicidas y cometer diversos delitos, con la posibilidad de ser enjuiciados y encarcelados.

El pasado viernes, el candidato opositor a la gobernación de Miranda, Henrique Capriles Radonsky, recibió una notificación de un juez anunciando la posible reapertura de un juicio por la presunta violación territorial en la embajada de Cuba en Caracas, durante el levantamiento militar de abril del 2002.

Capriles ya había sido enjuiciado y estuvo detenido durante casi cuatro meses en la sede de la policía política (DISIP) en el 2004, pero luego fue liberado.

Si el juez decide reabrir un juicio, Capriles también podría ser inhabilitado políticamente y se vería obligado a abandonar sus aspiraciones electorales. El candidato opositor lidera las encuestas con una diferencia superior a los 10 puntos, de acuerdo con varias encuestas, y supera al actual gobernador Diosdado Cabello, una alta figura del PSUV considerado un protegido del presidente Chávez.

En el Zulia, entretanto, el candidato opositor Pablo Pérez, que lidera holgadamente las mediciones, fue acusado de integrar una conjura golpista, que supuestamente planeaba asesinar al presidente Chávez. La única evidencia mostrada hasta ahora es la lista de teléfonos de un joven a quien el gobierno acusó de esconder una bazooka de uso militar, con el cual se iba a consumar el presunto magnicidio. En la lista del joven aparecía el teléfono del candidato opositor.

Pero el liderazgo opositor se vio obligado a comenzar una carrera de obstáculos mucho antes del inicio de la campaña electoral, desde principios de este año, cuando la Contraloría General, controlada por el chavismo, inhabilitó a más de 300 candidatos opositores, muchos de ellos populares como el alcalde de Chacao, Leopoldo López, y el ex gobernador de Miranda, Enrique Mendoza.

"Ese fue el primer paso de la estrategia chavista contra la oposición: disminuir sensiblemente el liderazgo opositor'', indicó Alfredo Keller, asesor político y encuestólogo.

"La oposición ha tenido un proceso muy largo, muy tedioso, muy duro, en el cual han perdido recursos, liderazgos y ganas'', estimó Joaquín Pérez Rodríguez, especialista en encuestas y asesor electoral basado en Miami.

Otro factor que está jugando en contra de los candidatos opuestos al chavismo es la aparente ausencia de un discurso alternativo que cautive a las mayorías más desposeidas del país, según los analistas consultados.

"Les falta todavía humanizar más el mensaje, hacerlo más sensible, humano, más cercano a los problemas de la gente'', estimó el analista político Oscar Schemel, director de la encuestadora Hinterlaces. "En ese aspecto Chávez les lleva una morena [amplia ventaja]. Es un encantador, sobre todo de los más desfavorecidos''.

"La oposición no ha logrado configurar un liderazgo global o una propuesta alternativa'', coincidió Germán Campos, director de la encuestadora Consultores 30.11, en Caracas. Campos sostiene que este factor podría inclinar la balanza a favor del oficialismo, que ofrece un mensaje más unificado.

"Existen en este momento plazas electorales donde la gente es opositora a Chávez y sin embargo, el candidato presentado por la oposición no logra la conexión popular suficiente para materializar ese sentimiento anti Chávez en votos para él'', escribió en un reciente análisis el experto Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis.

Una dificultad adicional es el limitado acceso que tienen los candidatos opositores a los medios masivos, en gran medida debido a la falta de recursos económicos, y al enorme control oficial sobre cadenas de radio y televisión a nivel nacional.

Hasta ahora, el factor que más favorece a la oposición es la consolidación de una estrategia unitaria, que la ha llevado a presentar candidatos únicos en 80 por ciento de los cargos regionales.

"Ha logrado llegar a acuerdos básicos en cosas esenciales, y han logrado un solo candidate en todos los lugares, lo cual demuestra un proceso de maduración importantísimo'', asegura Joaquín Pérez Rodríguez.

Otra de las fortalezas que favorece a la oposición es la "crisis de credibilidad, de desgaste y cansancio'', que lleva a la gente a aspirar a un cambio de lidedrazgo com una de las primeras prioridades, afirma Schemel. "Las mediciones que hemos realizado indican que por lo general los gobernadores y alcaldes del oficialismo tienen una muy mala imagen en todas partes, y al ocurrir esto se abre un boquete de oportunidades muy grande para demandara cambio, que es la motivación más importante que los electores están poniendo sobre la mesa'', agregó el experto.

Casto Ocando El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/167/story/305350.html


Ofensiva chavista no tiene límites


Para los candidatos chavistas a alcaldes y gobernadores que aspiran a ganar las preferencias electorales el próximo 23 de noviembre en Venezuela, la figura del presidente Hugo Chávez puede significar al mismo tiempo un formidable acicate o un grave peso en el ala, a medida que se calienta la ofensiva de la campaña oficialista.

Presionado por la posibilidad de que la oposición aumente significativamente el control de más gobernaciones y alcaldías, el chavismo con el propio Chávez a la cabeza ha desarrollado una estrategia de múltiples aristas que busca avasallar a los candidatos opositores empleando recursos materiales y logísticos sin precedentes.

Además de una masiva campaña propagandística que utiliza a su favor prácticamente sin control los recursos del estado venezolano, la ofensiva chavista también ha incluido un arsenal de denuncias de conspiraciones y magnicidios, la exclusión de candidatos de la oposición potencialmente triunfadores, y la apertura de juicios a aspirantes contrarios en estados claves como Zulia y Miranda.

Según expertos, el presidente Chávez está empleando en esta campaña electoral tácticas propagandísticas que les dieron importantes resultados en el pasado, como la polarización entre chavistas y antichavistas, las promesas de que garantiza un futuro mejor para sus seguidores, y la utilización de insultos procaces contra sus opositores dentro y fuera del chavismo.

"Es una clara estrategia para promover la polarización y ganar votos'', dijo a El Nuevo Herald Oscar Schemel, experto encuestador que dirige la firma Hinterlaces, con sede en Caracas y que monitorea el panorama electoral venezolano.

De acuerdo con Schemel, Chávez quiere convertir las elecciones en una votación ‘‘plesbicitaria'' sobre "la amenaza opositora'' y "la esperanza chavista'', con el objetivo de "construir un enemigo'' que sirva de un factor cohesionador entre sus seguidores.

Para el encuestador, el presidente Chávez "es la gran fortaleza del chavismo'', y aunque "ya no es un portaviones, todavía puede ser un buen remolcador'', porque promueve un modelo de "inclusión'' y "reivindicación de los sectores populares'', un modelo "que tiene respaldo''.

"Chávez sigue siendo una fuerza importante en el país'', coincide en señalar Felipe Mujica, presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), que se opone a Chávez.

"Es el centro de una campaña con un despliegue impresionante de recursos como ningún otro presidente había hecho en la historia democrática'', agregó Mujica.

Sin embargo, según expertos, no está claro si esta estrategia le permitirá obtener los mismos resultados para los venideros comicios de noviembre.

"El amenazar, el gritar, el decir que él es el más macho, es algo que a Chávez le ha dado resultado en el pasado'', asegura Joaquín Pérez Rodríguez, analista politico y experto encuestador basado en Miami. "Pero ahora no le esta dando mucho resultado, ya que dentro del grupo de indecisos no gusta la estridencia del mensaje de Chávez. La pelea antes daba votos, pero ahora no'', apuntó el especialista, que fue viceministro de Información en Venezuela.

"La polarización le ha resulado en los segmentos más radicales del chavismo, pero de acuerdo a los estudios que hemos hecho, al chavista de a pie le produce un gran desgano'', indicó el experto encuestador Alfredo Keller, que preside la encuestadora Keller & Asociados, de Caracas.

Por otro lado, al encabezar la campaña nacional para promover los candidatos regionales del chavismo, está mostrando a los aspirantes oficialistas como políticos ‘‘débiles'', que "no tienen personalidad propia'', lo cual produce una imagen negativa en el electorado.

Hasta ahora, coinciden analistas y observadores, el desafío más importante para el chavismo en las elecciones regionales va a ser el de los enfrentamientos internos, que ya han generado una importante cuota de disidentes que le están disputando el triunfo por lo menos en tres estados, entre ellos Barinas, el estado natal del mandatario venezolano.

"La disidencia chavista tiene un peso propio, y le está generando un ruido tremendo al factor de unidad homogénea del chavismo'', indicó Alfredo Keller.

El experto estimó que el oficialismo enfrenta problemas internos de envergadura en cinco estados (Guárico, Barinas, Portuguesa, Trujillo y Carabobo), y en numerosas alcaldías, un fenómeno que está generando "una lectura de un chavismo dividido'' frente al electorado.

"La disidencia en el chavismo va a aumentar el número de gobernaciones que ya no estarán bajo control de Chávez después de las elecciones regionales'', aseguró Mujica.

Una derrota significativa de candidatos chavistas podría suponer una catástrofe política para el futuro del propio presidente Chávez.

"La campaña chavista está en una lucha por la vida'', aseguró Pérez Rodríguez. ‘‘Chávez no se puede dar el lujo de perder porque estaría inmediatamente cuestionado su posible control de la Asamblea Nacional en las elecciones parlamentarias del 2010, con lo cual se le cierra a Chávez totalmente las puertas de una reelección''.

"El panorama electoral es más complicado para el chavismo que para la oposición'', indicó por su parte Keller. "Si la oposición gana sólo una gobernación más, ya es un triunfo. Si gana 7 ó 10, el triunfo es resonante. Y esto tiene una consecuencias en el mediano y largo plazo muy importantes''.

Casto Ocando
El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/213/story/305354.html


Polémica por presunto fraude electoral


Las historias son casi cómicas: Mickey Mouse y Donald Duck se han inscrito para votar el 4 de noviembre. Todo el equipo de fútbol de los Dallas Cowboys, de Texas, se ha inscrito... en Nevada.

Pero nadie se está riendo.

Los republicanos, encabezados por John McCain, están hablando de un amplio intento de fraude electoral. Los demócratas y Barack Obama han respondido diciendo que es una alegación ridícula y que se trata de calumnias políticas.

En el medio está la Asociación de Organizaciones Comunitarias para Reforma Ahora (ACORN según su sigla en inglés), un grupo comunitario que ha encabezado causas liberales desde su fundación en 1970. Este

año, ACORN ha contratado a más de 13,000 trabajadores a tiempo parcial y los ha despachado a 21 estados para enrolar votantes en vecindarios pobres y de minorías. ACORN ha sometido 1.3 millones de tarjetas de inscripción a los funcionarios electorales locales.

Durante el proceso han aparecido tarjetas con nombres de personajes de muñequitos y docenas de otras obviamente falsas. En los últimos días estas inscripciones han provocado una acusación de los republicanos de que se trata de un fraude de gran alcance, y un grupo de activistas relativamente oscuro ha pasado a los primeros planos en las últimas semanas de la contienda presidencial.

En esencia, la discusión gira sobre lo siguiente:

¿Está ACORN, como afirma McCain, realizando unos fraudes electorales que

pudieran estar "destruyendo el tejido de nuestra democracia''? ¿O están los republicanos tratando de impedir que sectores pobres, que tienden a ser demócratas, no puedan votar en medio de una candente campaña que ha atraído un número sin precedente de votantes?

Legalmente, una persona comete un fraude electoral si presenta algún tipo de documentación -una licencia de conducción, una cuenta de teléfono u otra forma de identificación- que tenga un nombre falso, el de Mickey Mouse, por ejemplo. Quien haga eso puede ser multado y preso según las leyes estatales.

Mostrar tarjetas falsas de inscripción es otro problema. Actualmente, en una docena de estados, las agencias locales de justicia están investigando tarjetas falsas de inscripción presentadas por trabajadores de ACORN. A fines de la semana pasada, la AP reportó que el FBI estaba revisando esos casos.

Las acusaciones de fraude electoral tienen un larga historia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Pero esta campaña se ha caracterizado por una particular acritud.

"Esto es una tontería'', afirmó Tova Wang, de grupo Common Cause. "Se trata de crear la percepción de que hay un gran problema con el fraude electoral y eso no es cierto''.

El viernes, durante una aparición, la candidata a la vicepresidencia republicana Sarah Palin insistió en las recientes alegaciones de McCain de que Obama tiene estrechas relaciones con ACORN.

Obama ayudó a representar a ACORN en una exitosa demanda en 1995 contra el estado de Illinois, que obligó a promulgar la llamada motor-voter law, que facilitó enormemente el proceso de inscripción para votar. Esta semana Obama dijo que "no tenía nada que ver'' con la masiva campaña de inscripciones de ACORN.

Brian Kettenring, portavoz de ACORN, respondió:‘‘Lo que estamos viendo es la fabricación de una crisis y el intento de calumniar al senador Obama. Esto ofrece una excusa si uno pierde o si hay un resultado muy cerrado en las elecciones''.

El fraude electoral ha sido raro en Estados Unidos, según un reporte del Brennan Center for Justice de la Escuela de Derecho de la Universidad de Nueva York. Basado en una revisión de las alegaciones de fraude a nivel estatal y federal, el centro llegó a la conclusión de que la mayor parte de las alteraciones son ocasionadas por problemas técnicos y errores de los propios electores o de los funcionarios electorales.

Alex Keyssar, un profesor de la Escuela Kennedy de Gobierno en la Universidad de Harvard, califica la presente controversia del "Capítulo 22 de un drama que se está desarrollando desde hace algún tiempo. No hay casos conocidos de personas votando fraudulentamente. Lo que hemos visto'', dijo Keyssar, "son errores o simples chistes como inscribirse como Donald Duck''.

Los funcionarios de ACORN han insistido en que su propio personal ha sido el primero en descubrir boletas problemáticas.

En todos los estados que están investigando inscripciones dudosas, ACORN ha avisado a los funcionarios locales sobre tarjetas falsas o incompletas, dijo Kettenring.

Según el profesor, los trabajadores a tiempo parcial de ACORN reciben un entrenamiento de un día y se les paga $8 la hora para recoger firmas. Keyssar culpa de las tarjetas falsas a empleados perezosos que tratan de ganar dinero sin hacer nada.

Cuando son detectados, dijo Kettenring, esos trabajadores son despedidos. El grupo está en el proceso de contar las tarjetas fraudulentas recibidas por los funcionarios electorales. Kettenring afirma que duda que lleguen al 2 por ciento.

Pero los republicanos dicen que cualquier cantidad de inscripcionesfalsas es inaceptable y que afectarían las elecciones de noviembre.

El Nuevo Herald

http://www.elnuevoherald.com/186/story/305439.html