domingo, 19 de octubre de 2008

Aumento de las protestas es signo del deterioro institucionaL


En 2008 los venezolanos han manifestado 20% más que en 2007


Las marchas, las protestas, las huelgas y el cierre de vías públicas son algunas de las formas que ha tomado el reclamo de los venezolanos en 2008, año en que la cifra de manifestaciones promete superar la obtenida en 2007 en el país.

Entre los meses de enero y julio de 2008 se han producido en Venezuela al menos 773 manifestaciones de acuerdo con el informe semestral de la asociación civil, especializada en promover y defender los derechos humanos, Espacio Público.

"Hemos encontrado un incremento en torno a 20% en el número de manifestaciones en relación con el mismo período del año pasado", señala el director de la ONG, Carlos Correa.

En el documento se especifica que en ese período se realizó al menos una manifestación diaria, siendo los meses de febrero (137) y junio (161) aquellos en los que ocurrieron el mayor número de protestas.

Asimismo, se encuentra que el grueso de las acciones han tenido lugar en los estados centrales -Distrito Capital, Aragua, Miranda, Carabobo-, y en Bolívar, donde los problemas laborales mantienen a los sindicatos en la calle.

Si bien en años anteriores los derechos políticos y de participación habían acaparado la agenda de los manifestantes, en 2008 son las demandas sociales -en particular las relacionadas con los derechos laborales, la seguridad personal y la satisfacción de las necesidades básicas- las protagonistas de la protesta.

Reconocen derechos La coordinadora de la maestría de Psicología Social de la Universidad Central de Venezuela, Mireya Lozada, señala que, pese a ser molesta, la manifestación es un derecho ciuda- dano.

"El ejercicio de ese derecho es un logro de la sociedad, el problema radica en la manera en que son atendidas esas demandas", acota Lozada, quien indica que la protesta ha pasado de ser la última a ser la única opción para visibilizar los problemas en el país.

Correa explica que el incremento de las acciones de calle tiene dos causas: "Hay una apropiación social de la perspectiva de que la gente tiene derechos y, por otra parte, se hace evidente cierta incapacidad de las instituciones para responder las peticiones de la ciudadanía".

El coordinador del informe anual sobre derechos humanos de la organización no gubernamental Provea, Lorenzo Labrique, coincide con Correa: "Lo que está pasando con las manifestaciones es un poco de la descomposición del tejido social que se manifiesta también en la falta de institucionalidad. Hay una especie de anomia y esa burocracia pocas veces ha dado una respuesta oportuna a la gente".

Labrique asegura que la población ha radicalizado sus acciones y ve con preocupación el incremento, pues cree que la frecuencia con que se producen podría desnaturalizar la fuerza de las mismas.

Rebeca Fernández
EL UNIVERSAL

http://www.eluniversal.com/2008/10/19/pol_art_aumento-de-las-prote_1100045.shtml


Entrevista // Gustavo García, economista, profesor del IESA

"La caída del crudo evidenciará los embustes de este gobierno"


"Con la cesta petrolera venezolana a un promedio de 60 dólares habrá un ajuste del tipo de cambio oficial"


Gustavo García estima que la acelerada caída de los precios del petróleo obligará al Gobierno a desnudar la situación de la economía y el strip tease no promete nada agradable a la vista de los venezolanos.

"Si el petróleo desciende a 60 dólares el barril habrá que ajustar el tipo de cambio oficial para cuadrar las cuentas", afirma el economista y profesor del IESA, quien añade que la devaluación de la moneda, que permitiría obtener más bolívares por cada petrodólar, sucedería incluso si el Gobierno implementa el impuesto al débito bancario e incrementa el IVA.

Por encima de 60 dólares la situación mejora pero no del todo. Con la cesta petrolera venezolana a 80 dólares el barril el equilibrio de la balanza de pagos se torna precario.

"Con la cesta petrolera a 80 dólares podríamos tener unos ingresos por exportaciones petroleras de 54 mil millones de dólares en 2009, eso es prácticamente el mismo nivel al que van a cerrar las importaciones de este año. ¿Puede crecer la economía el próximo año con el mismo nivel de importaciones? Obviamente se impactaría el crecimiento", dice convencido.

Profundiza en este aspecto y señala que "si no se quiere congelar el nivel de las importaciones entonces se tendría que ajustar el tipo de cambio oficial o apretar aun más el torniquete cambiario".

"Si se controlan las importaciones tendremos un efecto recesivo y si se devalúa tendremos más inflación. Creo que en este dilema entre inflación y un efecto recesivo el país va a terminar teniendo una dosis de ambas cosas", explica.

A un promedio de 90 dólares para la cesta petrolera, el país tampoco estaría en una situación económica estable porque el gasto público se desbocó en los últimos años.

"Hay déficit fiscal. En 2007 el sector público consolidado, una cuenta que incluye al Gobierno central y todas las empresas públicas así como al Seguro Social, de acuerdo con las cifras oficiales, cerró con un déficit de 4 mil millones de dólares".

Gustavo García se adentra en los números fiscales y precisa que las estadísticas oficiales señalan un déficit fiscal de 14,5 millardos de bolívares fuertes (7 mil millones de dólares) en el primer semestre de este año.

"Esto se financió con reintegros a la tesorería y retiros de fondos públicos en la banca. En 2007 el déficit se cubrió endeudando a Pdvsa y al Gobierno central", recalca y resume que "la ampliación de esta brecha fiscal obligaría a recortar el gasto público sobre todo en proyectos de inversión, que es lo menos sensible políticamente".

-¿Cuál es el estimado de producción petrolera para estas proyecciones?

-Pdvsa habla de una producción de 2,8 millones de barriles diarios pero los informes basados en lo que reportan los compradores indican 2 millones de barriles diarios. De estos 2 millones cerca de 200 mil barriles van a Petrocuba y Petrocaribe, donde prácticamente no se reciben ingresos, entonces, en realidad, se trata de 1,8 millones de barriles diarios, eso es lo que exportamos.

-¿Entonces el Banco Central miente al publicar el ingreso por exportaciones petroleras?

-No, lo que pasa es que refleja cifras oficiales de Pdvsa. Para que cuadre Pdvsa coloca unos 22 mil millones de dólares en cuentas por cobrar y una supuesta acumulación de depósitos del sector público en el exterior, esto también es una cuenta de cuadre.

-El Gobierno afirma que tiene, descontando las reservas internacionales, unos 60 mil millones de dólares para enfrentar la caída en el precio del petróleo.

-Supuestamente el grueso de esos recursos están en el Fonden, que al cierre de 2007 había recibido un total de 27 mil millones de dólares. Con este monto financió la recompra de bonos Brady por 3 mil 500 millones, se compró armamento por 6 mil 500 millones, 6,2 millones se invirtieron en notas estructuradas y otra parte en proyectos. El propio Chávez admitió en un momento que líquidos quedaban 5 mil 500 millones.

Complementa la respuesta e indica que "en el primer semestre de este año Pdvsa pudo haber depositado dinero en el Fonden, con lo que habría unos 15 mil millones de dólares".

"Tomemos en cuenta que el Gobierno no ha pagado las empresas cementeras y tiene que cancelar la compra del Banco de Venezuela, además hay que ver cuánto de lo que tiene el Fonden no son fideicomisos con papeles de deuda", subraya enfáticamente y afirma que "con la caída del petróleo van a quedar en evidencia dos grandes embustes del Gobierno: la supuesta exportación de Pdvsa y lo de los fondos en el exterior".

-¿Cómo observa la posibilidad de obtener financiamiento internacional?

-En este momento hay una fuerte aversión al riesgo, es muy difícil que el Gobierno y Pdvsa consigan financiamiento. El mercado sabe cuánto en realidad exporta Pdvsa y la situación fiscal, por eso la deuda venezolana después de cinco años de boom petrolero es más riesgosa que la de Argentina.

No duda en advertir que en este entorno el Gobierno no puede controlar el dólar paralelo. "Si se intenta emitir bonos en dólares y se incrementa la oferta de papeles puede venir una saturación y una caída más pronunciada de los bonos venezolanos, como sucedió con los Boden argentinos. El incremento del mercado paralelo va a incidir sobre la inflación".

Al analizar el entorno para la banca indica que "con una inflación de no menos de 40% el Gobierno va a tener que ajustar al alza las tasas de interés, la inflación se está comiendo los ahorros de los venezolanos".

Inmediatamente agrega que "si no hay un ajuste de las tasas de interés vamos a tener mayor presión sobre el mercado paralelo de dólares, donde hay poco margen de maniobra y si se incrementan las tasas de interés entonces el sistema financiero va a tener un impacto en la cartera de crédito, esto es un efecto previsible".

Víctor Salmerón
EL UNIVERSAL

http://www.eluniversal.com/2008/10/19/eco_art_la-caida-del-crudo_1100071.shtml




Seis cosas que debe saber sobre la crisis


Las calamidades financieras han venido en oleadas en las dos semanas recientes, y cada una de ellas ha sacudido la economía del país.

Estos sucesos diarios incluyen declives continuos en el mercado de la vivienda, rescates gubernamentales de gigantes financieros, y la desaparición de venerables compañías de Wall Street. Repentinamente, los estadounidenses han tenido que familiarizarse más con términos financieros y captar complicados detalles sobre los mecanismos interiores de un sistema financiero estadounidense y global que está en crisis.

Durante el reciente auge de los bienes raíces, muchos bancos relajaron sus criterios e hicieron préstamos a clientes de alto riesgo, con tasas de intereses que subían con el tiempo y hacían los pagos más altos. Wall Street compró las hipotecas de alto riesgo, las unió en fondos y las vendió en paquetes distintos.

Los inversionistas invirtieron por lo menos $1 billón en esos valores respaldados por hipotecas de alto riesgo. Entonces el mercado de la vivienda se estancó y muchos compradores quebraron en números récords por no poder pagar sus hipotecas. El valor de los valores respaldados con hipotecas se desplomó.

Esas pérdidas son el núcleo de la crisis actual. Mientras el mercado de la vivienda sigue en declive y pasa lo mismo con el resto de la economía, las pérdidas se propagan al mercado hipotecario tradicional y amenazan con empeorar el descenso económico. Los inversionistas (fondos de pensiones, fondos de alto riesgo, fondos mutuos y bancos) hasta ahora han perdido unos $600,000 millones en valores respaldados por hipotecas de alto o de menor riesgo, según Global Insight.

"Armas financieras de destrucción masiva'', es lo que el multimillonario inversionista Warren Buffett llama a los intercambios de deuda. Esos arcanos productos financieros acabaron con la mayor compañía de seguros, American International Group (AIG).

Los intercambios de deuda son contratos de seguros comprados por inversores para protegerse de pérdidas en sus valores respaldados por deudas: AIG perdió al menos $18,000 millones porque tuvo que honrar pólizas sobre valores respaldados por hipotecas.

Los intercambios se hicieron populares entre especuladores y fondos de alto riesgo que no eran dueños de los valores pero que los usaban para conseguir ganancias rápidas. También hay intercambios respaldados por tarjetas de crédito, préstamos de automóviles, empresas y otros préstamos, y una larga cadena de transacciones de intercambio vincula a los inversores en ese mercado de $62,000 billones. Muchas de esas apuestas también se hicieron con dinero prestado.

"Por eso tenemos este problema'', dijo Lance Pa, director de investigaciones de Capital Advisors Group, un administrador de fondos de Newton.

Según aumentaron las pérdidas, el pánico se extendió por todo el sistema financiero. Los préstamos a empresas, bancos y consumidores escasean y son caros, lo que origina una crisis crediticia. Sin préstamos el gasto es menor, lo que hace más lenta la economía.

A las corporaciones les resulta difícil obtener créditos para financiar los gastos diarios. Y uno de los principales agentes de autos del país, Bill Heard Enterprises Inc., abandonó el negocio porque no conseguía financiamiento para los compradores.

La crisis crediticia es la razón fundamental para que el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke crearan un plan de rescate. El rescate autoriza al gobierno federal a comprar hipotecas a las compañías financieras. Esto, a su vez, libera capital en estas firmas para que puedan hacer préstamos a las empresas y a los consumidores.

El gobierno de Bush ideó un plan para dedicar $700,000 millones a comprar hipotecas malas a las compañías financieras e inversionistas con problemas. A esa cifra se añaden los $85,000 millones por la intervención de AIG, la mayor aseguradora del país, y otros $200,000 millones que se inyectarán a las compañías hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac.

Cerca de $1 billón pudiera ser el precio del rescate financiado por los contribuyentes.

El sistema bancario, base de la economía de EEUU, ha estado sometido a tensiones severas a medida que los prestatarios no han podido pagar sus hipotecas, lo que ha dejado a los prestamistas con carteras de casas embargadas y pérdidas crecientes.

Los Reguladores federales intervinieron en julio el Banco IndyMac de Pasadena, California. La semana pasada, los reguladores intervinieron la mayor institución de ahorros del país: Washington Mutual Inc., de Seattle. JPMorgan la compró por $1,900 millones. Bank of America Corp. también adquirió Merrill Lynch & Co, la mayor agencia de bolsa del país.

Aunque los hechos de las últimas semanas fueron espectaculares, no se pueden comparar con la Gran Depresión. Entonces 1,500 bancos quebraron, las fábricas cerraron y uno de cada cuatro norteamericanos perdió su empleo. La crisis afecta a Wall Street, pero no ha devastado la economía de EEUU. En agosto el desempleo fue de 6.1 por ciento, un porcentaje bajo y, técnicamente, EEUU no está en recesión, definida como dos trimestres consecutivos de crecimiento económico negativo.

The Boston Globe Boston