sábado, 11 de julio de 2009

Venezuela ataca a EE UU por calificar de "no inteligente" su relación con Irán

Barack Obama y Hugo Chávez durante la V Cumbre de las Américas celebrada en abril



Caracas considera las críticas de Hillary Clinton una "señal torpe y agresiva"


La distensión entre Caracas y Washington ha durado muy poco. El miércoles, dos semanas después de que ambos Gobiernos decidieran normalizar sus relaciones, la cancillería venezolana emitió un comunicado para rechazar las declaraciones realizadas el martes por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en las que aseguró que "no es inteligente" la relación que sostiene Venezuela con Irán. Clinton también criticó a los presidentes latinoamericanos que aspiran mantenerse muchos años en el poder y que "usan la democracia para socavar la democracia".

"En un momento en el cual se hacen esfuerzos por mejorar las relaciones con el Gobierno de Estados Unidos, Hillary Clinton repite la vieja práctica de dar recetas y emitir valoraciones sobre la democracia venezolana y sobre las relaciones soberanas que nuestro país tiene con otras naciones", dice el documento del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela.

La nota agrega que "las insinuaciones de la secretaria de Estado reflejan un profundo desconocimiento de nuestra realidad, así como un desdén hacia la voluntad que numerosas veces nuestro pueblo ha manifestado en el marco de una verdadera democracia participativa. Es difícil creer que sean sinceras las intenciones de recomponer la relación bilateral cuando se calculan actos inamistosos de estas características".

Venezuela considera que los conceptos que emitió Clinton el martes constituyen una "señal torpe y agresiva del Gobierno de los EE UU hacia Venezuela, América Latina y el Caribe". El Ejecutivo Bolivariano de Venezuela rechaza "este gesto irrespetuoso y aboga por una rectificación para el bien de la relación entre el Gobierno de Estados Unidos y el Gobierno Bolivariano de Venezuela".

Pero las opiniones de Clinton sobre Venezuela -que no han variado desde que asumió la secretaría de Estado- no han sido la única afrenta. Quizás lo que más ofende al Gabinete de Hugo Chávez es que estas afirmaciones hayan sido emitidas durante una entrevista exclusiva que concedió Clinton al canal de noticias Globovisión, abiertamente crítico del Gobierno, minutos después de que la Secretaria de Estado se reuniera con el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, para buscar soluciones a la crisis institucional que atraviesa ese país.

Clinton insistió durante dicha entrevista en la necesidad de que el presidente Chávez sea respetuoso con las críticas que recibe. "Parte de lo que espero que veamos en los próximos meses en Venezuela es el reconocimiento de que puedes ser un líder fuerte y tener opiniones firmes sin la necesidad de asumir demasiado poder e intentar silenciar a todos tus críticos. Hay modos de que el actual Gobierno de Venezuela mantenga una presencia fuerte sin que se cuestione su adhesión a la democracia", aseguró.

Y cuando el entrevistador le preguntó si dentro de poco tiempo la sociedad iba a ver una fotografía de Obama con Chávez en la Casa Blanca, Clinton ofreció una respuesta evasiva después de una carcajada. "Bueno, usted sabe que el presidente Obama quedó muy sorprendido cuando le dieron el libro [Las venas abiertas de América Latina, del uruguayo Eduardo Galeano, un ensayo escrito en los años setenta que denuncia la injerencia a través de los siglos de los países europeos y Estados Unidos en la región], pero estamos intentando rebajar la temperatura". Al terminar la entrevista, Clinton sí posó para una fotografía, flanqueada por el director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, y por uno de los moderadores insignia del canal, Leopoldo Castillo, dos personajes tildados por el Gobierno como "enemigos" de la revolución.


El País, España