jueves, 24 de septiembre de 2009

País Frankenstein. Ni socialismo ni capitalismo ni nada. Un monstruo que da vueltas como un tonto


La figura del famoso monstruo es la que mejor describe el tipo de economía y de sociedad que está resultando de los esfuerzos de Hugo Chávez por implantar en el país su fulano socialismo del siglo XXI.

Si nos restringimos a lo económico, lo que encontramos es una economía contrahecha, llena de torniquetes y repleta de lo que los economistas llaman "distorsiones". Algunos de ellos gustan decir que el gobierno de Chávez nos está conduciendo a una economía socialista, pues los grandes medios de producción han pasado a manos del Estado. Ese es ciertamente un criterio muy usado para decir que una economía es socialista. Pero también es necesario constatar que, al mismo tiempo, en Venezuela la mayor parte de los trabajadores formales son asalariados de empresarios privados, lo que la hace por todo ese lado sustancialmente capitalista.

Interferencia política Lo que en realidad tenemos es un híbrido monstruoso. El sector estatal está sometido a una interferencia política e ideológica que va mucho más allá del tradicional clientelismo, y que agrava sus efectos. Un clientelismo a la segunda potencia. Por su parte, el sector privado está sometido a un cúmulo de regulaciones y hostigamientos que lo agota en el esfuerzo por cumplirlas, inhibe cualquier paso de audacia o innovación empresarial y ahuyenta la inversión. Con ello lo que obtenemos es una combinación frankensteiniana que conjuga un sector estatal más ineficiente que nunca y un sector privado encorsetado por regulaciones que no pueden dejar de aumentar ni de cambiar, pues los efectos perjudiciales de cada una de ellas exigen, para un gobierno de la mentalidad de este, nuevas regulaciones. Lo peor de los dos mundos. Un sector estatal tremendamente ineficiente, y un sector privado al que no se le deja funcionar de acuerdo a las reglas que lo hacen ser eficiente. Para espesar el menjurje, todo eso funciona sin regla alguna. La única regla que hay es que las reglas pueden cambiar en cualquier momento.

Pero dejemos el terreno económico y pasemos al terreno de los valores, las actitudes y las conductas. Esta es una sociedad penetrada de cabo a rabo por valores y conductas propias de una sociedad capitalista, con los aditamentos propios de un país que, además de capitalista, ha sido petrolero. Aquí la incongruencia se profundiza.

La hegemonía Chávez y sus colaboradores citan con frecuencia al pensador comunista italiano Antonio Gramsci y usan, sin saber bien lo que dicen, uno de los conceptos que este ideólogo aportó al pensamiento marxista y al pensamiento social, el concepto de hegemonía. La hegemonía consiste en que una clase social logre que sus valores, ideologías, actitudes, sean consideradas por el conjunto social y por todas las demás clases como los valores universales, racionales, naturales, eternos, y cosas así. Una clase logra eso a través de lo que Gramsci llama, - dando a esas palabras un significado muy particular-, "intelectuales orgánicos" y "sociedad civil" y que vienen a ser el conjunto de formuladores y difusores de esos valores e ideologías por todo el tejido social. Gramsci tenía allí un punto muy fuerte: todo sistema económico requiere una ética que le corresponde. Si no, no podrá funcionar ni sostenerse. Y esa ética se difunde, no se impone.

No vamos a examinar aquí el tipo de vigencia que las ideas de Gramsci, que escribió en los 1920, pueden tener en el mundo y en la Venezuela de hoy. Se trataba de un hombre brillantísimo, pero cuyo pensamiento tenía encima una hipoteca pesadísima: el marxismo al que adscribía. Pero si alguien, un gramsciano, quisiera aplicar esos conceptos para evaluar las posibilidades de una ética socialista en un país como este, vería que la tiene cuesta arriba. Lo vería, con nada más contemplar la multitud de "intelectuales orgánicos" -casi toda la población misma, en realidad- que diariamente y por todos los rincones de la sociedad difunden los valores con los que funciona una sociedad capitalista del tipo venezolano. Para comprobar los efectos de ello, haga un sencillo experimento, frecuentemente mencionado: váyase un sábado a un centro comercial de cualquier parte del país.

He allí entonces una segunda dimensión del Frankenstein: el intento de construir una supuesta economía socialista en una sociedad sin ética socialista. Ética que, a juzgar por la experiencia histórica, no puede echar raíces en ninguna parte.

Ni socialismo ni capitalismo ni nada. Un débil Frankenstein criollo que da vueltas como un tonto sin saber a dónde va.


Diego Bautista Urbaneja El Universal




Cancillería hondureña acusa a Venezuela de amenazar con aviones de guerra

Tegucigalpa.- El gobierno interino de Honduras acusó este miércoles a Venezuela de enviar aviones militares "a la región centroamericana" con el propósito de intimidar o invadir territorio hondureño, al tiempo que urgió a Brasil a cesar su "injerencia".

"Preocupa" la "amenaza que se cierne sobre Honduras por parte del Gobierno de Venezuela, el que se ha extralimitado en su intrusión abierta y descarada, llegando al extremo de enviar aviones militares a la región centroamericana, con el propósito avieso de intimidar o invadir Honduras", afirmó la cancillería en un comunicado.

La acusación no dice el lugar de "la región centroamericana" en que se encontrarían los aviones venezolanos, ni da cifras o características, informó AFP.

Por otra parte, el comunicado afirma que "la injerencia del gobierno brasileño ha sido puesta en relieve con el ingreso del señor Zelaya a los locales" que Brasil "tiene todavía en Tegucigalpa".

El derrocado Manuel Zelaya ingresó el lunes a Honduras y está refugiado en la embajada brasileña, rodeada por tropas hondureñas.

El gobierno de facto acusó a las autoridades brasileñas de permitir que su embajada se convierta "en un centro de subversión mediática, desde donde el huésped irregular y su cercano entorno político continúan formulando llamamientos a la insurrección y a la toma del poder por la fuerza".

El gobierno de facto de Roberto Micheletti insistió en que está dispuesto a conversar con cualquiera, incluido Zelaya, para solucionar la crisis política, siempre y cuando éste acepte la legitimidad de las elecciones programadas para el 29 de noviembre.

"En esta posición, el Gobierno de la República ha invitado a distinguidas personalidades de América para que visiten Honduras a la brevedad, a los efectos de facilitar las mejores vías de aproximación a eventuales conversaciones", expresó el documento.

Se espera que una delegación de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el secretario José Miguel Insulza lleguen a Honduras el próximo fin de semana para ayudar a una negociación.

El Universal





Venezuela propone donar aviones caza a Ecuador


El ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, señaló que mantienen conversaciones con Venezuela sobre la posibilidad de donaciones de ``implementos'' para la recuperación de la flota de aviones Mirage de este país, pero subrayó que no hay aún nada resuelto al respecto, según publica la prensa local.

``Lo que hemos estado conversando [con Venezuela] es de la posibilidad de donación de algunos implementos que nos puedan ser útiles en la recuperación de nuestra flota de los Mirage. Todo lo que hace referencia a esa donación está en conversación. No hay nada resuelto'', dijo Ponce al diario El Universo.

Los Mirage ofrecidos a Ecuador fueron recién desactivados por la Fuerza Aérea venezolana después de que cumplieron su vida útil en el Grupo Aéreo de Caza No.11, en el estado de Guárico, en la base aérea Manuel Ríos, detalla.

Para el ex comandante de la FAE Jorge Gabela, lo que está ofreciendo Venezuela no es conveniente porque los aviones Mirage 50 (fabricados en 1970) son más viejos que los Mirage F1 que tiene el Ecuador (fabricados en 1979).

``Desde mi punto de vista se quiere entregar basura por algún fin político. Operativamente hablando lo que se puede conseguir es muy poco, es un avión viejo, análogo; tal vez como repuestos en un porcentaje muy bajo, pero como avión nunca va a volar'', expresó.

Dijo que Chile también desactivó varios aviones Mirage por incompatibilidad tecnológica y el mantenimiento de dichas aeronaves de combate tiene un costo muy alto por la falta de repuestos en el mercado.

Según el rotativo, la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) presentará mañana a Ponce un informe técnico sobre la conveniencia para las Fuerzas Armadas de aceptar una posible donación de una flotilla de aviones Mirage 50 por parte de Venezuela.

El comandante de la FAE, Rodrigo Bohórquez, señaló que está analizando el ofrecimiento del gobierno de Hugo Chávez, publica el rotativo.

``Está en trámite y tenemos que hacer una análisis minucioso de la parte operativa y logística. Obviamente, para nadie es desconocido la crítica situación en la que está nuestra Fuerza Aérea. Los aviones Mirage y Kfir cumplieron su vida útil'', dijo el oficial.

Bohórquez no descartó que en el caso de concretarse la donación, los aviones venezolanos reemplacen a uno de los dos escuadrones de aviones supersónicos ecuatorianos, apunta el rotativo.

Sobre el tema, el asambleísta Paco Moncayo, ex jefe del Comando Conjunto y líder del Movimiento Municipalista, advirtió: ``Esto es muy delicado, nadie regala nada por nada, a futuro las cosas regaladas pasan factura. Los ejércitos no renuevan sus equipos con regalos'', publica el diario Hoy.

Según el subsecretario ecuatoriano de Defensa, general Jorge Peña, los gobiernos de Quito y Caracas recién están en conversaciones previas para analizar la conveniencia de cualquier tipo de cooperación en equipos militares, publica El Comercio.

``La conversación con Venezuela es parte de un proceso de fortalecimiento de las Fuerzas Armadas. Hemos mantenido diálogos con varios países para poder obtener lo mejor para el país'', manifestó.


El Nuevo Herald