viernes, 18 de septiembre de 2009

Ingrese a facebook y búrlese de Chávez


El supremacismo de Cierta Clase Media florece en las mentadas redes sociales

La politóloga Prodigio Pérez afirma que si facebook hubiese sido inventado por una de las mentes brillantes de la oposición venezolana se llamaría el libro de los rencores o el muro de los lamentos. "¡Qué amargura, qué quejadera, pana!", resopla.

Ella navega en esas aguas biliosas y sabe que las tan mentadas "redes sociales" se han convertido en una competencia consuetudinaria e inacabable a ver quién demuestra más ingenio en el desprecio y la descalificación de todo lo que haga el rrrégimen.

Desde la semana pasada, las oleadas de maledicencias en tiempo real se han cebado en el tema de la alfombra roja y Oliver Stone. Prodigio hizo una recopilación de frases escritas por la intelligentzia internáutica y ya se siente lista para escribir un nuevo capítulo de su inconcluso Tratado acerca del supremacismo racial, social y académico de Cierta Clase Media.

Pérez muestra una de sus perlas: "Para que tengas una idea, el más aplaudido fue quien dijo que Chávez en las grandes librerías de Madrid parecía un niño de la calle con aparatos de ortodoncia. Me puse a averiguar el autor y es un mocosito del periodismo que cursa un posgrado en España y ya por eso se considera una reencarnación de Uslar Pietri, jeje".

Pero, como nunca falta gente con hobbies raros, en el odiolibro opositor se ha colado un personaje que tiene por costumbre romper el consenso de la tirria intelectualoide contra el tiranuelo de Sabaneta. "No, no es un chavista, ni lejanamente -explica Prodigio-. Es tan opositor como el que más, pero tiene el mal hábito de profundizar en los temas y sacudir verdades".

La semana pasada, en tanto los participantes se afanaban en superar la metáfora del huelepega que va al odontólogo, este hombre se lanzó con un análisis llamado "La dura verdad" en el que decía que mientras Chávez se daba bomba en el Festival de Venecia, aquí los partidos y otros grupetes opositores se sacaban los ojos puertas adentro, en lo que cabe suponer será el preludio de la riña colectiva que tendrán luego por los puestos de la así llamada alianza perfecta.

El Analista Indeseable pasó revista a la situación de lo que queda de AD, donde Ramos Allup tuvo que recurrir a no sé qué treta para seguir siendo secretario general. También reseñó como hombres armados irrumpieron en el proceso interno de Copei, por órdenes del secretarito general, Luis Ignacio Planas. Y, para completar, explicó cómo cada grupo de poder mediático-político tiene oculta su propia lista de candidatos a la Superfecta de 2012.

Prodigio relata que el opinador infiltrado cerró su comentario con la siguiente frase: "Sigan burlándose de Chávez. El que ríe de último es el que más tarda en entender el chiste".


Clodosvaldo Hernandez
El Universal





Lectura recomendada: El expediente rojo

El expediente rojo

http://www.expedienterojo.bravehost.com/index.html



La muerte llegó como una nube naranja

Gas cloro iba rumbo a represa Los Clavellinos para tratar el agua



Trataban de inhalar fuerte, pero era imposible. No podían respirar. Se ahogaban y mientras más les faltaba el aire, más crecían la desesperación y el miedo a morir asfixiados. Ese fue el síntoma común que se repitió en aquellos que resultaron afectados por el derrame de gas cloro, ocurrido en el sector Minifinca, de la carretera Clarines-El Hatillo, estado Anzoátegui, el miércoles a las 8:26 de la noche, luego de que la gandola que trasladaba 17 cilindros se volcara.

Sonia Rojas y su hija de 13 años fueron de esos afectados que creyeron morir ahogados. "Creí que había llegado el final, pensé que nos moríamos". Con la respiración entrecortada, y desesperada por la falta de aire, Sonia tuvo que cargar a su muchacha que colapsaba. La adolescente cedió primero a la asfixia. Su piel comenzó a tornarse violeta (cianótica), perdió el conocimiento y no reaccionaba a ningún estímulo. Así llegó al Hospital Antonio Rondón Lugo de la población de Clarines. Aunque ambas lograron superar los síntomas, permanecían ayer en el centro asistencial. "Tengo miedo a que se repita la crisis de mi hija, prefiero permanecer aquí", dijo Sonia.

Yanira Bárcenas no se asfixiaba, ella no paraba de vomitar. La séptima vez lo hizo con vestigios de sangre; además le dio fiebre y picazón en todo el cuerpo. A ella también le dio miedo por el bebé que lleva en su vientre. A su enorme barriga se abrazaba como si rezara para que aquella pesadilla terminara pronto. Un poco de calma volvió a su rostro, cuando el médico tratante le dijo que no había nada que temer.

Ellas son el reflejo de lo que padecieron más de 800 personas que resultaron afectadas por el derrame del gas cloro y que lograron sobrevivir, según indicó el director general de Protección Civil, Fernando Perdomo. De esas, explicó el gobernador de Anzoátegui, Tarek William Saab, 50 permanecían hospitalizadas; cinco de ellas muy graves y una más en estado crítico. Los primeros auxilios los prestaron en el Hospital Antonio Rondón Lugo y los casos más complicados en el Hospital Luis Razetti de Barcelona.

Pero el saldo fue aún peor. Nueve clarinenses fallecieron por haber estado expuestos al gas tóxico. Seis de ellos fueron identificados como: Wilmer Castellanos, 55; María Esther Martínez, de 34 años; Pedro Sojo, Ely Canelón, de 33; Freddy José Morales, 45; y Aura Arismendi de Macías, presidenta de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría.

Perdomo dijo que aunque se hablaba de nueve muertos, no se había contabilizado aún la cantidad exacta. Admitió que se se comentaba de once fallecidos, pero no tenía la certeza.

Perdomo aseguró además que más de 300 personas fueron desalojadas. Ellas estaban repartidas en cuatro sectores que fueron los afectados: Paso Real, José Antonio Anzoátegui, Clarines y Las Casitas de Barrio Obrero. Las reubicaron en la Casa de la Alimentación y en la escuela del caserío de Cauritico.

Señaló que los atendidos ayer eran los que estaban durmiendo y no se percataron del problema, los que tenían los aires acondicionados encendidos y las personas que padecen de problemas en las vías respiratorias.

Según trascendió, la crisis durará cuatro días, si no ocurre alguna otra eventualidad.

Ayer fue declarado en Clarines y zonas circunvecinas como día no laborable. El anuncio lo hizo el alcalde del municipio Bruzual. Se estima que la medida se mantenga tres días más.

Las personas permanecerán en el refugio durante los días que esté declarada la emergencia y volverán, cuando los expertos -Bomberos de Pequiven y Pdvsa- hagan un estudio y verifiquen que ya no habrá peligro.

Para dónde iba

El conductor de la gandola que trasladaba el gas cloro, presuntamente, intentó pasar un camión que transitaba por la carretera nacional de Oriente, a la altura del sector Mini Finca. Con la plataforma, al parecer, chocó al camión que llevaba una carga de hierro, y en ese momento tres de los 17 cilindros que llevaba, cayeron y se derramaron. El conductor que llevaba el gas cloro, al ver que aquel material se derramaba, se colocó su máscara de seguridad, se bajó de la gandola y huyó. Esta había salido desde Maracaibo, estado Zulia y se dirigía hacia la represa Los Clavellinos en Cumaná, estado Sucre. El material, según se pudo conocer, sería usado para tratar el agua.

Econtrans, empresa que transportaba el gas cloro, al parecer fue contratada por Isolago, que se encarga del mantenimiento de las represas del país.

Los encargados de atender la emergencia fueron los Bomberos de Pequiven y de Pdvsa, quienes llegaron desde el Complejo Petroquímico Jose, ubicado en Anzoátegui.

Ellos eran los únicos capacitados para manipular el gas tóxico, que corrió como una nube de color naranja apenas se derramó.

Una de las fallecidas, cuyo nombre no pudo conocerse hasta el cierre de esta edición, habló con su hijo minutos antes de morir. Ella le dijo: "No sé lo que está pasando, pero una nube naranja viene hacia nosotros". La dama manejaba su carro. Diez minutos después de hundirse en la nube, murió asfixiada.


Miriam Rivero

María Isoliett Iglesias

EL UNIVERSAL