miércoles, 30 de septiembre de 2009

"Caso venezolano tendrá que ser analizado en la CIDH y la OEA", dijo Pardo


El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue "muy receptivo" y se comprometió a hacer las gestiones para que el caso venezolano sea discutido por la CIDH y la Organización de Estados Americanos (OEA). Así lo aseguró el presidente de la Asociación Internacional de la Radiodifusión, Luis Pardo, en un contacto telefónico con Globovisión.

Al referirse a la reunión que sostuvieron con el mandatario brasileño para que "Brasil pueda poner sus buenos oficios", destacó que Lula "se mostró muy receptivo".

"Esta situación va a tener que ser analizada en el seno de la CIDH y en la OEA", dijo Pardo con respecto al caso venezolano.

Asimismo, consideró que "va a ser difícil que Venezuela entre al Mercosur" por esta misma razón.

Con relación al cierre de emisoras de radio en el país, aseguró que la medida es "ilegal". Adicionalmente, destacó que la reasignación de la frecuencia que correspondía a CNB en Caracas es "una demostración más de la arbitrariedad y de la forma totalmente contraria al derecho como está procediendo el Gobierno del presidente Chávez".


Noticiero Digital





Insulza aboga por una visita de la CIDH ante la huelga de estudiantes venezolanos


El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, expresó hoy su preocupación por la huelga de hambre que mantiene un grupo de estudiantes venezolanos e instó al Gobierno de Caracas a que autorice por fin a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visitar el país.

En declaraciones a Efe, el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA) admitió que le "preocupa" la huelga de hambre de decenas de jóvenes estudiantes universitarios de oposición.

"Me preocupa. Cómo no me va a preocupar tener a 160 jóvenes frente a la sede de la OEA en Caracas!", señaló Insulza.

La huelga de hambre se inició el viernes pasado con el objetivo de lograr que la CIDH envíe observadores a Caracas y que el estudiante Julio Rivas, detenido por su presunta participación en actos de violencia callejera, sea juzgado en libertad, condición que logró este lunes.

El secretario general de la OEA reveló que cuando se planteó el problema de Rivas se interesó por la situación del estudiante, habló con el embajador e hizo las gestiones que creía convenientes.

En apoyo a Rivas se han sumado a la huelga otros detenidos que se hacen llamar "presos políticos".

El Gobierno venezolano descalificó hoy la huelga de hambre y aseguró que se trata de estudiantes que obedecen a "intereses, instrucciones e inspiraciones (de la oposición política) que no tienen nada que ver con el vigor y la combatividad juvenil".

El martes, los estudiantes aseguraron que mantendrán la huelga hasta que la CIDH envíe una delegación "para que constate que se persigue la disidencia política" en Venezuela.

Insulza recalcó hoy que le "parecería muy bien que fuera" la CIDH a Venezuela y que ha hablado de ello con los responsables, pero insistió en que la Comisión ha pedido en varias ocasiones y desde hace años poder visitar el país y únicamente se ha encontrado con el rechazo del Gobierno del presidente Hugo Chávez.

La normativa de la CIDH establece que tiene que disponer de una invitación o de una autorización por parte del Gobierno correspondiente para poder visitar un país miembro, recordó Insulza.

La CIDH, explicó, "ha decidido hace mucho tiempo examinar la situación de los derechos humanos en Venezuela, pero no ha recibido autorización del Gobierno. Ésa es la realidad".

No obstante, Insulza recordó que, la CIDH "puede y no tendría inconveniente en recibir los reclamos y peticiones de los jóvenes estudiantes venezolanos".

En este caso, dijo, "tendrían que venir ellos a la sede de la CIDH o hacerlo de otra manera".

"Por desgracia, la CIDH (...) no puede ir a un país sin tener una invitación o autorización".

"Que vengan. Que venga la delegación de jóvenes a Washington a hablar con la CIDH, o que se entrevisten con su personal o con el relator del país. Estoy seguro de que la recibiría", subrayó.

Insulza no quiso pronunciarse sobre si la huelga de hambre es justificada o no, principalmente porque "no hemos hecho la investigación sobre los hechos".

"Pero para poder hacerlo es necesario que tengamos una invitación o autorización" de Venezuela, reiteró.

El titular de la OEA insistió en que el deseo de la CIDH de visitar Venezuela "no es un asunto discriminatorio", dado que se hace con todos los países miembros.

"Esto podría resolverse si esta visita que la CIDH tiene programada desde hace bastante tiempo se pudiera hacer esta vez", concluyó Insulza.


SDP
http://sdpnoticias.com/sdp/contenido/2009/09/30/503239