martes, 11 de agosto de 2009

Ley de Educación desestima orientación y función escolar

http://members.libreopinion.com/memoriapamiat/enlaces.htm


Mariana Herrera denuncia que no se habla de calidad y de los aprendizajes


Tome nota. La propuesta de Ley Orgánica de Educación de la Asamblea Nacional contiene 56 artículos y 9.114 palabras. Pero el término "escuela" aparece sólo 9 veces, y en apenas dos oportunidades se define su función. En el resto de la Ley "está unida en palabras compuestas con la palabra comunidad o en una lista de agentes educativos".

Así se desprende del estudio realizado por el director del Centro de Investigaciones Culturales y Educativas (CICE), Mariano Herrera. Otro descubrimiento revela que en el proyecto la palabra "aprendizaje" se menciona cinco veces y "enseñanza" tres veces.

Entre las conclusiones a las que arribó Herrera, destaca la siguiente. "La Ley no está hecha para orientar ni para definir con claridad los fines de la educación ni el rol de las escuelas ni las responsabilidades de los docentes, ni de otros actores, ni mucho menos para adaptar la legislación a la Constitución de 1999. Está hecha para restregarle a la sociedad que aquí manda el Gobierno y que todo el poder va a estar en manos de quien nombre el Presidente".

Al investigador, que trabaja en el mejoramiento de la calidad educativa en los planteles más apartados del país, le resulta "insólito" que no "se defina a la escuela como el espacio principal que nuestra sociedad tiene para atender a los niños, niñas y adolescentes. La escuela se concibe como centro comunitario y para adultos y, una vez más, se expresa el desprecio, por parte de los asesores y ministros del área por la escuela y por todo lo escolar", reflexionó.

El desdén oficial que denuncia Herrera se potencia con el sinfín de atribuciones que se arroga el Gobierno en la administración pedagógica para planificar, coordinar, crear, construir, ejecutar, evaluar y sancionar.

Escuela en problemas Al recordar el "estado de abandono y de deterioro" de los planteles públicos, Herrera sostiene que "una ley de educación debe sobre todo centrarse en orientar a todos los agentes y actores educativos acerca de los fines, las metas, los resultados esperados, las responsabilidades y las competencias de cada quien".

De acuerdo con el director del CICE, lo más importante de la escuela "no es ser el centro de la comunidad, sino que el alumno sea el centro de la atención y el beneficiario por excelencia del trabajo educativo y de la acción escolar. Todo esto se les olvidó a los que redactaron el proyecto de Ley, porque la palabra proyecto le queda grande", estimó.

Como si lo anterior no fuera suficiente, Herrera llama la atención sobre las omisiones, pues no se mencionan asuntos centrales: la función de los directores, los apoyos a los docentes, la manera de hacer más atractiva la carrera de educación, la misión específica de la educación inicial, la primaria y la secundaria.

"No se habla de la calidad de los aprendizajes ni de cuándo se va a cumplir con el mandato constitucional, que establece que todo venezolano debe alcanzar mínimo 11 años de escolaridad, es decir, ser bachiller, y eso desde 1999".

Por último, y no menos importante, el investigador concluye que es "asombrosa" la irresponsabilidad "que significa que los máximos responsables de la educación en Venezuela publiquen un documento como ése y en serio piensen aprobarlo. Eso es lo más insólito, es inaceptable".

Gustavo Méndez

EL UNIVERSAL



Noticias de Chávez y adláteres


Las noticias son éstas:

El gobierno de Venezuela cerró 34 emisoras de radio. "Son las primeras" y pueden seguirlas otras 250 emisoras -40 televisoras regionales y 210 estaciones de radio-, bajo vigilancia de Chávez "por tratar de lavarle el cerebro al pueblo venezolano" según el ministro Diosdado Cabello.

El gobierno venezolano elabora una ley sobre contenidos mediáticos, que más que una ley mordaza, es calificada como una ley capucha, porque no solo controlará lo que se puede decir sino también lo que los venezolanos puedan oír y ver. Se prevén severas penas de prisión para los periodistas que difundan noticias desfavorables al Gobierno.

Un grupo de choque armado del chavismo atacó y atentó contra la TV independiente Globovisión.

Nadie puede sorprenderse de las medidas tomadas por Hugo Chávez y lo que ocurre en Venezuela. Lo que en principio sí sorprende es que el gobierno de España de Rodríguez Zapatero redoble su respaldo a Chávez. Según afirmó su canciller Miguel Ángel Moratinos Cuyabué, de visita y de negocios por Caracas, "el nivel de libertad de expresión (en Venezuela) es satisfactorio". Y no solo eso, de hecho apoyó, y justificó la conducta de Chávez porque "en Venezuela hay un sector de medios de comunicación muy críticos", tal cual se lo expresó a El País de Madrid.

Sobre este tema, en tanto, no tenemos noticias sobre si el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, dijo algo. De pronto se ha vuelto prudente. No solo por el tema de su reelección sino porque la vez que se metió con Venezuela para opinar en esa materia -cierre de RCTV- Chávez lo calificó de "pendejo" e "insulso".

Otras noticias.

Armas compradas por Venezuela a Suecia, fueron incautadas a las FARC. Colombia pidió explicaciones a Chávez y éste ni le contestó. Cuando el hecho trascendió y el gobierno sueco, alarmado, pidió explicaciones a Venezuela, Chávez vociferó "gran falsedad", "agresión". Como no se le creyó, días después dijo que esas armas les habían sido robadas al ejercito venezolano. ¿En qué quedamos, no era una gran falsedad y una agresión de Colombia?

Sobre este caso, el inefable secretario general de la OEA hace un llamado al diálogo. ¿Un llamado al dialogo sobre qué? Chávez por su parte dice que el gobierno democrático de Colombia debe dialogar con los terroristas de las FARC, porque, sostiene, se trata de un asunto político y simultáneamente sale a denunciar los acuerdos entre Colombia y EEUU para luchar contra el terrorismo y el narcotráfico, esto es, contra sus amigos de las FARC.

Volviendo a Moratinos y su opinión sobre las libertades, no debería extrañar tanto: él ha afirmado, no hace ni un mes, que Teodoro Obiang "está embarcado en la construcción de una democracia". Obiang, es desde hace 30 años el dictador de Guinea Ecuatorial, considerada junto a Corea del Norte y Birmania, una de las tres dictaduras más represivas del mundo. Pero ocurre que tiene petróleo al igual que Venezuela. Sobre Chávez, Moratinos, dijo "que ha ganado las elecciones, y no una, sino varias". Aparentemente un gran demócrata.

Negocios son negocios, parecería ser el claro mensaje de Moratinos cuando arenga a los empresarios españoles para que hagan acuerdos y contratos con Venezuela y Guinea. En estos casos ni hablar de retirar los embajadores; los principios y rasgarse las vestiduras son para países como Honduras que ofrecen pocas oportunidades comerciales.

Ahora, con respecto a la entrega de armas al terrorismo, ¿qué opinan el Reino de España, Rodríguez Zapatero y Moratinos? ¿Les caería bien que Portugal le entregara armas a la ETA o que Francia reclamara que el gobierno español dialogara con la ETA, porque el que está en juego, esto es, la causa del diferendo, es un tema político?

Negocios son negocios, pero ¿se puede llegar hasta tanto? Y por el otro lado ¿Es preciso pagar un precio tan alto por seguir en un cargo en un organismo tan desacreditado?

Danielo Arbilla
El Universal