domingo, 11 de octubre de 2009

Maraco: "Llegó la hora de darle un viraje total al país"




A pocos días desde la liberación del estudiante Julio César Rivas, otro de los emblemáticos presos políticos fue sacado de la cárcel. Esta vez la felicidad correspondió a la familia de José Maraco Dacre, que estaba detenido desde enero.

Al salir del penal de La Planta, con boleta de excarcelación en mano, dijo que se sentía inmensamente feliz y se encontró con su esposa, Norma Vidal, y sus hijos, que lo esperaban junto con su abogada, Claudia Mújica.

A Maraco, de 53 años de edad, lo detuvieron en enero en una protesta de estudiantes de varias universidades del país, en las inmediaciones del Tribunal Supremo de Justicia, y fue imputado del delito de intimidación pública por supuestamente tener en su poder bombas tipo molotov.

Había participado en manifestaciones similares, pues transportaba en su camión las cornetas con las que los universitarios amenizaban las actividades de calle.

Después de nueve meses en La Planta, dijo que no se arrepentía de haber ayudado a los estudiantes y reivindicó la protesta universitaria por su empeño en conseguir cambios y mejoras:

"Llegó la hora de darle un viraje total al país, un giro de 180 grados, y eso es algo que todos podemos hacer. Los estudiantes han dado una muestra de valentía y me han apoyado, necesitamos con urgencia rescatar la democracia".

Maraco se lamentó de todas las cosas horribles que le tocó vivir en la cárcel, pero agradeció a la directora de La Planta, Eglee Ascanio, "porque tiene mucha mística".

El Tribunal 15º de Control le otorgó una medida cautelar que lo obliga a presentarse cada 15 días en el Palacio de Justicia.

El conductor felicitó a los estudiantes porque considera que la huelga de hambre que hicieron la semana pasada, además de ayudar a la liberación de Julio Rivas, contribuyó con la suya.

"Estoy contento de seguir luchando, espero que consigamos un país donde los muchachos se gradúen y se queden, y no tengan que irse por falta de oportunidades".

Quedan. Los casos de Maraco y Julio Rivas eran emblemáticos en los expedientes de los presos políticos, porque fueron detenidos por participar en protestas contra las políticas del gobierno de Hugo Chávez.

Sin embargo, aún quedan tras las rejas los 11 funcionarios de la Alcaldía Metropolitana que marchaban al TSJ y el prefecto de Caracas, Richard Blanco, que participó en la protesta contra la Ley de Educación el 22 de agosto pasado.

El consultor jurídico de la Alcaldía Metropolitana, Carlos Guevara, recordó que el lunes próximo se vence el plazo para que la Fiscalía decida si acusa a los trabajadores de ese organismo y que el jueves también le toca a Blanco.

Dijo que espera que el Ministerio Público sobresea a los funcionarios, aunque considera que, como se trata de presos políticos, no se puede anticipar: "Si se analizan el tema de los liberados y a los que se les ha confirmado la privativa, se determina que los que tenían los delitos políticos han sido liberados".

Se refirió a los casos del general (GN) Wilfredo Barroso y el almirante Carlos Millán Millán, que fueron dejados en libertad el jueves.

"Puede ser que estas prerrogativas judiciales formen parte de una estrategia del Gobierno para decir que no tiene imputados por delitos políticos y dejar detenidos a quienes fueron llevados a la cárcel por delitos comunes", indicó Guevara.

Carlos Lozada, de la Alcaldía Metropolitana, es estudiante de la UCV.

El Nacional








Vamos de mal en peor


El ex director del BCV, Domingo F. Maza Zavala, señala que el país registrará una mayor inflación de hasta el 32%, y que mientras no se planifiquen medidas serias habrá un peor desempeño en materia económica.

El ex director del Banco Central de Venezuela, Domingo F. Maza Zavala, advierte que el país está desperdiciando fuentes de recursos e insiste en que, a causa de no tomar medidas serias, Venezuela corre el riesgo de quedar atrapada en una mayor inflación.

“El próximo año pasará del 30% o 32%, sobre todo en el ramo de alimentos que es el de mayor importancia por su incidencia en la población”, explicó el economista, académico y ex directivo del BCV en entrevista concedida a Unión Radio.

Maza Zavala considera que las consecuencias de esta falta de previsión económica serían enormes si se sigue inyectando más dinero a las manos de la gente y no se proporciona los bienes y servicios esenciales para los ciudadanos.

“La consecuencia es evidente, con el aumento de los precios en proporciones mucho mayores que los actuales”, dijo.

El economista espera que este año la inflación culmine en 27% y apunta que para el 2010, pasará del 30 a 32%, al tiempo que teme un índice de alimentos para el año próximo de 40%.

Con respecto a la rueda de prensa de ayer de los ministros de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani y Alí Rodríguez Araque respectivamente, en la que no se anunciaron las tan esperadas medidas económicas, Zavala indica que el Gobierno admite el no crecimiento económico sino “una contracción económica que pudiera señalar en 0,5%. La cual va a ser mayor porque hay que tomar en cuenta el crecimiento de la población que es de 1,9% anual; de modo que el producto por habitante va a decrecer en 2,4%”.

Este crecimiento de 0,5% indica recesión y el gobierno hará todo un esfuerzo en movilizar toda su maquinaria y aumentarán los gastos públicos por tratarse de un año electoral. “El crecimiento económico apenas será de 0,5%, lo cual significa recesión, porque también hay que tomar en cuenta el crecimiento de la población”.

Maza Zavala dó las claves de cómo lograr que el crecimiento económico retorne al país. “Para eso hay que tomar medidas concretas sobre la economía real y sobre el sector productivo del país que está decaído; y es fundamental el entendimiento con el sector privado”, puntualizó.

TalCual